*

X

Niña de 15 años muere por tomar MDMA ¿Por qué pide su mamá legalizar las drogas?

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/22/2014

La guerra contra las drogas mató a la hija de esta madre soltera
Martha Fernback inquest

Anne Marie Cockburn y su hija Martha.

El gobierno nos debería de proveer las drogas. No sólo medicamentos como vacunas, antibióticos o antivirales; también drogas recreativas, si así lo deseamos. Esta es la conclusión a la que ha llegado Anne-Marie Cockburn, quien después de la muerte de su hija Martha a los 15 años por consumir MDMA encabeza una campaña en Gran Bretaña para legalizar las drogas.

Martha compró un gramo de MDMA en 40 libras justo 42 años después de que, en 1971, Richard Nixon anunciara la guerra contras las drogas lanzando una campaña global de miles de millones de dólares. Martha intentó comprar MDMA puro, investigando en internet su fuente. Sin embargo, el MDMA que compró no era completamente puro. Ingirió 0.5 gramos y dos horas después murió de un paro cardíaco.

Anne-Marie Cockburn, madre soltera de 42 años, respondió de manera inesperada con una implacable lucidez. No culpó a su hija ni a sus amigos ni al dealer, ni al productor de la droga. Culpó al gobierno.

"Rápidamente se volvió evidente que la prohibición tuvo su oportunidad pero fracasó. Martha es una oveja sacrificada bajo la prohibición. La cuestión es: ¿cuántas más Marthas tendremos antes de que cambiemos nuestra postura? No es aceptable permitir que permanezcan los riesgos", dijo Cockburn a The Guardian

Su visión es la de un futuro en el que los jóvenes podrán comprar drogas limpias claramente clasificadas y de fuentes reguladas, a la par de eduación sobre drogas en la escuela. "Es una cuestión de seguridad", dice Cockburn.

El MDMA o éxtasis es una droga que tiene un uso terapéutico pero, sin embargo, en muchos países está clasificada como una sustancia controlada al nivel de la heroína. Su consumo es seguro siempre y cuando se tome la sustancia pura y se hidrate el cuerpo durante la ingesta. Información y control de calidad harían que las drogas recreacionales no sólo pudieran ser tomadas sin riesgos, sino que las experiencias pudieran ser más positivas y transformadoras.

¿Por qué a veces la gente más divertida es la más deprimida?

Sociedad

Por: pijamasurf - 06/22/2014

Es inevitable hacerse la pregunta de por qué se suicido Robin Williams. Sin embargo, su suicidio es sólo el más renocido de todos los casos que se han dado entre los que practican stand-up comedy

 Robin Williams

Quizá haya pocas cosas más desconcertantes que un suicidio sin nota. Las especulaciones empiezan a reproducirse de una cabeza a otra, y pasarán varios días antes de que nos recuperemos y volvamos a encontrar las cosas en el lugar que las dejamos. Pocos pueden esquivar la oleada de especulaciones que el suicidio de Robin Williams ha desatado. Lo cierto es que ahora su suicidio se extiende como una sombra que arroja algo siniestro sobre todas sus actuaciones.

¿Qué pensaba?, ¿qué sentía en el momento de decidir colgarse? Nunca lo sabremos. Jim Norton cuanta en Time que lo conoció de cerca y sabía que Williams era incapaz de verse a sí mismo de la forma en que lo veían sus colegas.

Los comediantes tienden a ser imposibles de impresionar, pero cuando Robin Williams estaba por subirse a un escenario, aunque ninguno de sus colegas quería admitirlo, era difícil ocultar su emoción.

Para Robin era muy importante lo que los demás pensaran de él. Era de los pocos comediantes que podía rodearse de comediantes que se callaban para poder escucharlo y, sin embargo, nunca intentaba imponerse.

Se sabe que luchó largos años contra la depresión y la adicción (incluso se ha revelado que tenía principios de Parkinson), como muchos otros comediantes que son poseídos por los demonios de la autodestrucción. Como dice Norton sobre su propia experiencia, “el pensamiento del suicidio siempre estaba allí, como una opción tras el vidrio que podía romper en caso de emergencia”.

La gente más graciosa parece ser la más rodeada de oscuridad. Se necesita ser un experto en torcer la realidad para poder confundir a los demonios.

Poca gente lo sabe, pero el suicidio es muy común entre los que hacen stand-up comedy. En 25 años de hacer comedia, Norton ha conocido al menos a ocho que se han quitado la vida. Puede que Robin Williams nunca haya entendido lo mucho que los demás lo apreciaban o, como teme Norton, quizá lo supiera, pero esto simplemente ya no fuera suficiente.