*

X

Las vacas dan mejor leche si escuchan a Lou Reed

Por: pijamasurf - 06/09/2014

De acuerdo con un estudio, las vacas producen más oxcitocina si escuchan música con melodía. Por ello, Modern Farmer realizó un playlist de "música para ordeñar", que inclye a R.E.M, Lou Reed y Aretha Franklin

da1e453634ba256b1f707e16edee793b1-617x440

La felicidad de las vacas está en mente de los granjeros, pero no necesariamente porque les importa su bienestar, sino porque una vaca feliz libera oxcitocina y la oxcitocina es clave para la liberación de leche. “Happy cheese comes from happy cows” (“El queso feliz viene de vacas felices”) reza un lema de la Campaña de Leche Real de California. Y ¿cuál es la solución para hacer felices a las vacas? Al parecer, R.E.M., Lou Reed y Simon & Garfunkel.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Psicología de Leicester, a las vacas les gustan los ritmos melódicos y fáciles de escuchar. Por ello, Modern Farmer organizó un playlist con los mejores hits bovinos de todos los tiempos llamado “Música para ordeñar”, que contiene las siguientes canciones:

 “Everybody Hurts,” de REM.

What a Difference A Day Makes,” de Aretha Franklin.

Bridge Over Troubled Water,” de Simon & Garfunkel.

Moon River,” de Danny Williams.

Orinoco Flow,” de Celtic Woman.

Perfect Day,” de Lou Reed.

Modern Farmer enfatiza que a las vacas no les gusta el heavy metal ni la música para bailar. Es sentido común pensar que vacas que pasan toda su vida conectadas a máquinas que les sacan leche sin que se puedan mover prefieran escuchar a Lou Reed que a Black Sabath.

 

Tus actualizaciones de Facebook pueden delatar si estás deprimido

Por: pijamasurf - 06/09/2014

Investigadores han desarrollado una app para saber si tu estado emocional se está deteriorando, mediante un análisis de tus actualizaciones de estado en Facebook
[caption id="attachment_78554" align="aligncenter" width="630"]sylvie-reuterweb Sylvie Reuter[/caption]

Si estás en un mal momento, si a veces lloras sin razón, si sólo eres capaz de ver el lado negativo de las cosas, quizá no te des cuenta, pero tus actualizaciones de estado en Facebook pueden estarte delatando.

Un nueva investigación realizada examinando los perfiles de unos 29,000 usuarios de Facebook, señala una conexión entre lo que escribes cuando actualizas tu estado y tu estado de ánimo.  

No es la primera vez que Michal Kosinski construye un modelo que puede inferir detalles íntimos de la vida de una persona a través de su actividad en redes sociales. En un controversial pero certero estudio, ya demostró que la orientación sexual de una persona, su uso de drogas y su estabilidad emocional pueden ser adivinados tan sólo con saber a qué le da like en Facebook (al parecer, realmente hay gustos gastronómicos o musicales que indican si tienes un I. Q. más alto, por ejemplo).

Para este estudio sobre la depresión, Kosinski y Any Schwartz, investigador de la Universidad de Pensilvania, utilizaron una app que pide permiso al usuario para tener acceso a datos de su perfil de Facebook. Inesperadamente esta app, llamada myPersonality, se volvió viral y han podido recopilar una enorme cantidad de datos. La idea es encontrar conexiones entre la actividad en redes y las siete posiciones en la escala de depresión identificada por la International Personality Item Pool. Los resultados no son aún suficientemente “robustos”, pero se han encontrado algunas palabras con fuertes conexiones a estados depresivos.

[caption id="attachment_78555" align="aligncenter" width="630"]Sylvie Reuter Sylvie Reuter[/caption]

Por ejemplo, tomemos la palabra fuck. La constante presencia de esta palabra en una actualización de estado indica claramente altos grados de hostilidad y agresión en el comportamiento de una persona. Lo mismo sucede con las palabras inglesas pissedbloodyhatelonely. Se vio que la frecuencia de estas palabras también tiene un aumento significativo cuando hay una tendencia estacional a la depresión, sobre todo en invierno. La herramienta tardará algunos años en perfeccionarse, pero cuando lo haga será bastante precisa para dar diagnósticos sobre el estado mental de personas con amplia actividad en redes sociales, señala Schwartz.

Muchos en la comunidad psiquiátrica se encuentran interesados en el potencial de este tipo de apps, pero también hay varios que han puesto la vista sobre su lado negativo. Así como esta información podría utilizarse, digamos, para evitar un suicidio, también podría ser usada por farmacéuticas para generar diagnósticos rápidos y vender medicamentos. Así lo señala Deborah Peel, psiquiatra y fundadora de la organización Patient Privacy Rights, quien recomienda a sus pacientes tratar de no compartir datos íntimos en línea.

Peel se pregunta si este tipo de apps pueda hacer que un paciente con depresión intente ocultar sus síntomas y evite buscar tratamiento por miedo a la estigmatización. Por su parte, Kosinski reconoce que esta clase de apps puede tener dos filos, pero dice: “Piensa en ello como en un cuchillo. Un cuchillo puede herir, pero también es una increíble herramienta”.