*

X

Las vacas dan mejor leche si escuchan a Lou Reed

Por: pijamasurf - 06/09/2014

De acuerdo con un estudio, las vacas producen más oxcitocina si escuchan música con melodía. Por ello, Modern Farmer realizó un playlist de "música para ordeñar", que inclye a R.E.M, Lou Reed y Aretha Franklin

da1e453634ba256b1f707e16edee793b1-617x440

La felicidad de las vacas está en mente de los granjeros, pero no necesariamente porque les importa su bienestar, sino porque una vaca feliz libera oxcitocina y la oxcitocina es clave para la liberación de leche. “Happy cheese comes from happy cows” (“El queso feliz viene de vacas felices”) reza un lema de la Campaña de Leche Real de California. Y ¿cuál es la solución para hacer felices a las vacas? Al parecer, R.E.M., Lou Reed y Simon & Garfunkel.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Psicología de Leicester, a las vacas les gustan los ritmos melódicos y fáciles de escuchar. Por ello, Modern Farmer organizó un playlist con los mejores hits bovinos de todos los tiempos llamado “Música para ordeñar”, que contiene las siguientes canciones:

 “Everybody Hurts,” de REM.

What a Difference A Day Makes,” de Aretha Franklin.

Bridge Over Troubled Water,” de Simon & Garfunkel.

Moon River,” de Danny Williams.

Orinoco Flow,” de Celtic Woman.

Perfect Day,” de Lou Reed.

Modern Farmer enfatiza que a las vacas no les gusta el heavy metal ni la música para bailar. Es sentido común pensar que vacas que pasan toda su vida conectadas a máquinas que les sacan leche sin que se puedan mover prefieran escuchar a Lou Reed que a Black Sabath.

 

Gana mexicana Knight International Journalism Award por exponer a grandes consorcios

Por: PijamaSurf Mexico - 06/09/2014

El reconocimiento a Alejandra Xanic surgió por una investigación que hizo en 1992 en Guadalajara, en la cual alertaba por una fuga de gasolina que poco después causaría una explosión de más de 15 kilómetros de alcance

alejLas grandes empresas se han convertido en los actores contemporáneos más poderosos. Se ha documentado cómo estas sobornan a gobiernos, o que a partir del lobbying cooptan la agenda pública. Muchos han cuestionado quiénes en realidad gobiernan el mundo, si un puñado de corporaciones o los políticos que limitadamente elegimos.

Pareciera que la mayoría de los ciudadanos pasamos de autoritarismos de Estado a plutocracias casi sin pasar por la celebrada democracia. En este sentido, además de las sospechas colectivas, las crisis económicas provocadas por algunos consorcios y pagadas por los contribuyentes evidencian un mundo corporativo de excesos. Las investigaciones periodísticas son cruciales para que los gobiernos se vean obligados a  regular y limitar a las empresas, no sin la presión ciudadana y el escándalo generado en los medios por las revelaciones de abuso.

Siendo los medios de comunicación el cuarto poder, el periodismo de investigación se levanta como un arma esencial para exigir una realidad mejor a los grupos de élite y, por ello, las premiaciones prestigiosas para este tipo de trabajos son primordiales, pues promueven la investigación profunda en la cual los periodistas rascan la realidad, en múltiples ocasiones, exponiendo la vida.

Este año el Knight International Journalism fue otorgado a la mexicana Alejandra Xanic, quien en 2013 fue la primera periodista de esta nacionalidad en ganar un premio Pullitzer gracias a su trabajo en colaboración con David Barstow de The New York Times, con un reportaje que revela los sobornos pagados a funcionarios públicos por parte de la empresa Wall Mart para abrir cientos de tiendas en México entre los años 2003 y 2005.

Ahora, Knight International Journalism reconoce otro artículo publicado por la periodista en 1992, en el cual alerta de una fuga de gas que salía del alcantarillado en una calle de la segunda ciudad más grande de México, Guadalajara. El mismo día de la publicación del artículo, una explosión causó la muerte de entre 500 y 700 personas, aunque se cree que las cifras verdaderas fueron cubiertas por el gobierno. La explosión, además, dejó a más de 20 mil personas sin hogar.

En ambos casos la periodista investigó a dos empresas, ligadas, en el caso de la explosión, con la negligencia de la empresa PEMEX y, en el de la tienda Wallmart, con la corrupción tolerada por la empresa desde Estados Unidos. Las corporaciones se erigen como los nuevos actores de cuidado; desde ellas se emana tal poder que defenderán sus intereses por encima de los de la población o, al menos hasta hoy, la lógica ha sido parecida.

Para saber más sobre la historia de esta periodista, da click aquí.