*

X
El brillante inventor serbio creyó recibir una comunicación extraterrestre al final del siglo 19.

teslacoil

Son muchas las invenciones de Nikola Tesla que la historia oficial atribuye a otras personas o desdeña, entre ellas la radio y posiblemente la primera máquina para buscar inteligencia extraterrestre. Tesla, el genio serbio que dio al mundo la corriente alterna y logró robar la chispa eléctrica del cielo, murió sin el reconocimiento de los libros de historia, en la pobreza, sólo con sus palomas y sus papeles en el New York Hotel. Existe cierta polémica sobre el caso, pero aparentemente al morir el FBI requisó sus documentos entre los que se delineaban numerosas invenciones, posible tecnología secreta, incluyendo una versión de su famoso transmisor inalámbrico que podía dirigir ondas de radio focalizadas a puntos distantes del sistema solar.

Si bien la genialidad de Tesla es indiscutible, algunas personas cuestionan si en ocasiones su inventiva no llegaba a la megalomanía o al delirio. El interés de Tesla por desarrollar cosas como un rayo de la muerte o una máquina de energía libre gratuita utilizando la energía cósmica aunado al lenguaje cargado de misticismo que solía utilizar, más la posible incautación de sus archivos por parte del FBI, ha hecho que se generen innumerables teorías de conspiración sobre la tecnología desarrollada por Tesla, hasta el punto de que se habla de su participación en proyecyos clasificados como el Experimento Filadelfia o el Proyecto Montauk, supuestamente relacionados con tecnología para hacer invisible la materia o viajar en el tiempo (los cuales parecen ser hoaxes). Lo que si es verdad es que Tesla estuvo interesado a lo largo de su vida en desarrollar tecnología para contactar inteligencias extraterrestres y creyó en por lo menos una ocasión haber detectado una señal extraterrestre.

Desde 1896 Tesla creyó que una versión de su famoso transmisor amplificador inalámbrico podía servir para contactar seres inteligentes en Marte. En el verano de 1899, trabajando en su laboratorio de Colorado Springs, Tesla creyó observar una serie de códigos numéricos en señales cósmicas de radio, las cuales interpretó como una señal de inteligencia proveniente de Marte o de Venus "La sensación creciente de que he sido el primero en escuchar el saludo de un planeta a otro".

Un año después cuando la Cruz Roja le pidió que hiciera una predicción sobre cuál sería el más grande descubrimiento del hombre en el siglo XX, Tesla escribió: 

He observado acciones eléctricas, que parecen inexplicables. Vagas e inciertas como fueron, me dieron una profunda convicción y una preciencia, de que no falta mucho para que los humanos en este planeta, unidos, tornen sus ojos al firmamento, con sentimientos de amor y reverencia, entusiasmados por las felices noticias: "¡Humanidad! Tenemos un mensaje de otro mundo, desconocido y remoto. Se lee: uno... dos... tres...

Tesa no fue el único en creer escuchar señales extraterrestres. Marconi, quien la historia ha preferido como el inventor de la radio, pese a que Tesla lo patentó un par de años antes, también creyó haber sintonizado señales marcianas --algo que pronto fue desestimado como una simple interferencia. El caso de Tesla fue más complejo y algunos creen que pudo haber recogido tormentas eléctricas producidas por la magnetósfera de Júpiter.

En un texto que apareció en el New York Times en 1937, Tesla anunció que había perfeccionado "un nuevo y compacto aparato por el cual considerables cantidades de energía pueden ser dispradas a través del espacio interestelar a cualquier distancia sin la menor dispersión".

Esto podría ser parte de lo que la leyenda ha llamado el "Teslascopio", principalmente debido a la divulgación de Arthur Matthews, protegido de Tesla, que sostenía haber sido visitado por seres venusinos, lo cual para muchas personas puede deslegitimar su credibilidad. Matthews incluso dibujó un diagrama de este aparato y lo discutió con el científico Andrija Puharich, famoso por su interés en la parapsicología y en el tema de extraterrestres vinculado al Council of Nine. 

Al final es difícil determinar el alcance de la tecnología desarrollada por Tesla. Algunos creen que sus invenciones han sido utilizadas por el gobierno --incluyendo posiblemente como prototipo de HAARP-- otros creen que muchas de sus proyectos al final de su vida eran irrealizables, sueños cósmicos afincados en el éter o en un poder mesmérico de la electricidad. De cualquier forma la historia de Tesla es fascinante y merece investigarse con mayor profundidad.

Dilucidaciones sensibles en torno a la autonomía del Ser frente a la construcción de expectativas.

Self-Aware System - Daniel Martin Díaz

Para que pueda surgir lo posible, es preciso intentar una y otra vez lo imposible.

-Herman Hesse

Vivimos —generalmente— a la expectativa del mañana, del otro, de nosotros mismos, de lo que viene, de lo que queremos que sea… Vamos moldeando lo que Somos según se cumplen nuestras proyecciones más intimas. Entre tanto configurar, manipular y esperar, nos olvidamos de observar y asimilar lo que Es y lo que Somos. Dejamos de Ser para proyectar.

 Expectativa: Del latín exspectātum, mirado, visto

Esperanza de realizar o conseguir algo.

Esperanza basada en el pasado, en la experiencia ya vivida. Exquisito amalgama de todo lo que hemos sido, conocido, resentido y deseado que nos empuja a construir castillos en el aire. Esperanza que roza peligrosamente con la creencia, en tanto que suele encarcelarnos. Robert Anton Wilson nos recuerda constantemente en sus libros que en el momento en que escogemos creer algo por sobre lo otro, estamos descartando en vez de incluir, reducimos las posibilidades en vez de multiplicarlas al infinito en un mundo donde todo es posible.

Cada vez que generamos una expectativa estamos apostando todo lo que es por todo lo que podría ser. Estamos colocando una apuesta, sobre otra apuesta: toda expectativa está anclada en la percepción y “toda percepción es una apuesta” (Edmund Husserl, filósofo alemán fundador de la fenomenología trascendental). Entre fantasías y desafíos se nos escapa el Ahora y frecuentemente nace la desilusión –hacia nosotros, el otro, lo que es y lo que no es.

Bienaventurado el que nada espera, porque nunca sufrirá desengaños.

-Alexander Pope

La decepción pesa. Así suele nacer el drama. Caprichosos por excelencia, pasamos de ser actores a ser simples circuitos reaccionando a impulsos eléctricos similares a los que te da el “señor de los toques” en las cantinas mexicanas. Así creamos escenarios inverosímiles dignos de cualquier telenovela, que luego desconocemos estupefactos. Nos pesa encarnar aquello que no proyectamos y entonces nuevamente generamos expectativas de lo que debería de ser y/o suceder.

Así nacen los círculos viciosos.

Cualquier situación servirá para reflejarnos el estado actual de nuestro Ser —como si fueran servicios en los cuales el mecánico te indica lo que hace falta hacer y tú decides si hacer caso omiso o arreglarlo. La vida tiene esa exquisita manía de enfrentarnos con aquello que no queremos reconocer en nosotros. Podríamos llegar a pensar que todo Sucede para revelar(nos) aquello que pretendemos desconocer en el otro que no es otro.

Un hombre no mide su altura en los momentos de confort, sino en los de cambio y controversia.

-Martin Luther King

La adversidad desenmascara. Aquello que niegas es precisamente a lo que le huyes, siempre servirá para derrotarte al final. Cuando uno no se sabe y reconoce tal cual Es en el Ahora, uno sólo puede ocupar el rol de víctima o victimario. Dice un proverbio africano: “Cuando no hay un enemigo interior, los enemigos exteriores no pueden hacerte daño.” No hay afuera y adentro, todo como reflejo de tu esencia más intima que a su vez es una de las tantas manifestaciones del Uno. No hay bien o mal: todo como matiz del Uno. No hay nada que esperar, todo Es. El corazón siente, la mente juzga, la energía fluye.

Además, todo sucede simultáneamente, porque el tiempo no existe. Sólo percibes un porcentaje mínimo de las infinitas posibilidades, y tu percepción está directamente ligada con la frecuencia que emites. La vida como un libro de la serie “Escoge tu propia aventura” donde al final de cada capítulo, según la observación y el análisis que hiciste de los hechos, decides el paso a seguir. De tu capacidad de observación y determinación dependerá el resultado; de la frecuencia en la que resuenas dependerán las opciones que percibes.

La determinación no es un pensamiento, ni un objeto, ni un deseo.

Es lo que te hace invulnerable.

La determinación es lo que empuja al chamán a través de una pared.

Lo hace volar por el espacio hacia el infinito.

                                                                                     -Carlos Castaneda

La clave está en Ser, plenamente consciente de lo que Es.

Expresar(te) en todo momento.

No imaginar el futuro, ni soñar con en el pasado. Evitar que la mente divague y concentrarnos en el momento presente. Expresa lo que Eres y siente(te) sin miedo a lo que pueda Ser, y sobre todo sin esperar nada a cambio. No importa cómo el otro o el mundo reaccione a lo que Eres, la clave está en ser sólo por el gusto de Ser en ese preciso momento, dejarse guiar por la sincronía entonada a la determinación, que a su vez se alinea con el corazón. 

La felicidad es cuando lo que piensas, lo que dices y lo que haces están en armonía.

-Gandhi 

Twitter de la autora: @ellemiroir