*

X

Al parecer, el cosmos suena a pájaros y huele a carne

Por: pijamasurf - 05/12/2014

De acuerdo al reporte de varios astronautas de la Estación Espacial Internacional, el espacio exterior suena al canto de pájaros y huele a "carne chamuscada" y metal.

buho universoA menudo pensamos que el extenso espacio exterior es tan silencioso como vacío, pero tiene, de hecho, la capacidad de ser tan ruidoso como cualquier lugar de la Tierra. También suena sorprendentemente terrestre, de acuerdo a nuevas grabaciones generadas por el artista y compositor multimedia Andrew Williams.

Usando data de satélites y radios de onda larga, Andrew ha revelado las similitudes de sonido creado por electrones que chocan contra la heterósfera (límite superior de la atmósfera) de la Tierra y una parvada de aves al amanecer, mientras que el leve zumbido del plasma pasando a través del sol crea un ritmo pulsante que refleja el latido del sistema solar.

Andrew explica en ScienceDaily:

“Estuve impactado al darme cuenta de la similitud de electrones chocando contra la atmósfera de la tierra y el sonido de el canto de pájaros. Colectivamente, es sorprendente escuchar que el espacio tiene una cualidad “animalística” en sus sonidos”.

Por otro lado, hace dos años, astronautas de la NASA reportaron que el espacio huele a carne y metal. Y al parecer, todos los astronautas parecen estar de acuerdo con la referencia carnívora del olor. Desde la Estación Espacial Internacional, se han referido al olor como “carne chamuscada”, “metal caliente” y “gases de soldadura”. Así, el espacio suena a pájaros y huele a carne y metal, olores por lo demás absolutamente terrestres. Quizá todo es solo una repetición de todo.

Chactún, extendida en 22 hectáreas, estuvo escondida por la voluptuosidad de la selva por siglos: la urbe tiene más de 1,500 años, y fue descubierta en el estado de Campeche, México.

1Las ciudades perdidas siempre son una fascinación para los antropólogos y la historia misma. Las condicionas climatológicas y el paso del tiempo han destruido miles de centros urbanos antiguos, pero con suerte, algunos quedan cubiertos por el espesor del ecosistema, que aunque los deteriora, también, de alguna forma, los protege. Los mayas habitaron gran parte del sureste mexicano, y se extendieron hasta regiones en Guatemala, honduras, Belice y El Salvador durante más de tres mil años de historia. Sus al menos 44 dialectos heredados son un reflejo de la cantidad de poblados y asentamientos que erigieron.

En las últimas semanas un grupo de arqueólogos publicó un comunicado sobre el descubrimiento de una ciudad perdida en el sureste de Campeche, una antigua ciudad maya nunca antes reportada que llamaron Chactún, ubicada en las Tierras Bajas Centrales de esta civilización. El arqueólogo que dirigió la expedición, Ivan Šprajc, dijo que se cree que la urbe fue el centro rector de una vasta región hace mil 400 años, entre 600 y 900 d.C.

El sitio abarca más de 22 hectáreas y está adornado por una decena de monumentos en piedra colmados de inscripciones. Chactún estuvo escondida por siglos. Los constructores antiguos adecuaron las laderas para habilitar sus terrazas, por ello, dimensionar la ciudad por aire es muy complejo y los arqueólogos han recorrido por tierra el lugar intestado por la selva.

La ciudad tiene algunas plazas, montículos, patios, habitaciones, y un basamento piramidal. Desde 1996 inició el proyecto “Reconocimiento Arqueológico en el Sureste de Campeche”, y se han localizado con él más de 80 sitios prehispánicos, entre ellos Chactún. La urbe fue fundada hace más de mil quinientos años. La cultura maya tiene aún secretos reservados por su vasta historia y su expansión por un gran territorio, que han resguardado, junto con el deterioro y la destrucción colonial, conocimientos y expresiones ancestrales que se develan lentamente con el tiempo.

2

 

3

 

6