*

X
Deja que Monsieur Goma te lleve por el Austin Psych Fest 2014, uno de los más grandes festivales de música psicodélica en el mundo.

Austin Psych Fest Portada 1

Hace 4 años encontré mi segunda casa en Austin, una ciudad que en medio del asociado cliché texano ha sido cuna del desarrollo de grandes artistas como Wes Anderson o los 13th Floor Elevators, padres todo poderosos del sueño visual y la psicodelia. Una ciudad que ha sido bautizada como “La capital mundial de la música en vivo”, alojando grandes y reconocidos festivales como Austin City Limits, Fun Fun Fun Fest y más recientemente el festival al cual le dedicamos esta nota.

Hace 4 años descubrí que Black Moth Super Rainbow y Tobacco tocaban en un extraño festival donde la mayoría de las bandas eran totalmente desconocidas para mí, acostumbrado a ir a festivales donde era casi necesario conocer a la mayoría de las bandas del cartel para tomar la decisión de cruzar la frontera. Al ver que dos de mis bandas favoritas tocaban en el mismo lugar, no lo pensé dos veces y compré mi boleto sin pensar qu encontraría en este festival EL PARAÍSO MUSICAL.

Austin Psych Fest  Texto 1

La experiencia de compartir un espacio donde la gente realmente va a escuchar la música, donde se juntan viejos y actuales Merry Pranksters (en el estricto espíritu de Ken Kesey) y donde las bandas conviven con el espectador después de tocar, fue alucinante y desde ese entonces no dejo de hacer la peregrinación anual a la actual meca de la música psicodélica.

VIDEO RECAP 2013 

Este año, y como todos los demás, el cartel es espectacular. La mezcla de bandas famosas y de culto como The Brian Jonestown Massacre (1990), The Dandy Warhols (1994), Panda Bear, Loop (1986), The Zombies (1961), Temples (2012), Moon Duo, Bombino, Peaking Lights, The Golden Dawn (1966), Sleepy Sun o Secret Colours hacen de este festival una deliciadel género psicodélico que ha sobrevivido a lo largo de varias décadas gracias a la constante e inspiradora influencia de los enteógenos (por favor evitémonos el “lo retro está de moda”)

Además de la finísima curaduría del cartel, a cargo de los organizadores mejor conocidos en el mundo musical como The Black Angels, el festival ofrece una experiencia más cercana al espectador. Las bandas venden sus propios vinilos o goodies terminando su presentación, sus integrantes ven a las demás bandas fuera del VIP del escenario, no hay vallas, no hay policía, se acepta la psicodelia abiertamente, los visuales corren a cargo de Drippy Eye Projections y sobre todo hay respeto al espacio personal para disfrutar la música de las bandas en su totalidad.

El Austin Psych Fest es, sin lugar a dudas, unos de los mejores festivales del mundo y ha sido una inspiración para que otras ciudades como Liverpool, Berlín, París o Copenhague hayan creado su propia versión del festival apoyando a bandas locales de género asociados a la psicodelia (Shoegaze, Noise Rock, Neopsicodelia, Folk, Blues, Afro Beat, Dream Pop, Space Rock, entre otros). Un festival que ha cambiado de sedes y ha crecido con el paso de los años sin perder su esencia, haciendo énfasis en el amor por los sonidos, las experiencias y las imágenes que elevan el alma.

SOUNDCLOUD MIXTAPES FESTIVAL 2014

 

Twitter del autor: @monsieurgoma

Nuestro rostro es el emblema de nuestra identidad, más frágil de lo que creemos. La iluminación muestra cómo fácilmente nos convertimos en otra persona --tomamos otra máscara-- cuando los efectos del ambiente se modifican: nuestro rostro es la escenificación de juego de sombra y memoria.

¿Alguna vez te has contemplado en un espejo bajo los efectos de una droga psicodélica? Este video se acerca un poco a transmitir ese efecto caleidoscópico del rostro que va oscilando con la percepción y que parece ser una bóveda viva de tiempo y experiencias. 

El videoasta Nacho Guzmán realizó esta sencilla pero estimulante pieza para la canción "Sparkles and Wine" (Resplandores y Vino) del grupo francés de música electrónica Opal. El ángulo en el cual la iluminación apunta sobre el volumen del rostro y el color de la luz hacen que una mujer sea muchas mujeres, todas parecidas pero notablemente distintas, como si hubieran seguido vidas paralelas, senderos bifurcados o como si mostrara en segundos todo su repertorio de facetas: su alegría, su seducción, su tristeza, su espiritualidad, su inocencia, su ternura, su cólera, su melancolía... En dos minutos podemos ver cómo el ser humano es una multiplicidad: somos otros que integramos en una identidad ilusoriamente inmóvil. Más que tu ser, tu rostro es tu máscara.

Picture 433

¿En realidad tenemos un rostro? O más bien somos un espejo que refleja sutiles matices en perenne mutación −un espejo que cincela nuestro rostro a partir de la memoria− un flujo de geometría humana, veleidad de alma que se proyecta en la cara.

El mundo es un teatro donde se proyectan luces y sombras y con ellas vamos tomando diferentes máscaras −y mientras usamos cada máscara olvidamos las otras y creemos que es la única que somos...

La belleza es inasible, es un espejismo de la luz. La seducción atrae engañando. El rostro de la persona que amamos nunca será igual al rostro del que nos enamoramos. El ser humano aparece y desaparece. Querer anclar (y refugiarnos en) una imagen −esa imagen idílica, esa foto fija onírica− es absurdo y nos puede destruir. 

Durante un viaje de LSD, ayahuasca, hongos, etc., al contemplarnos en el espejo, nuestro rostro parece mutar no sólo con los rostros que hemos tenido −desde tiempos inmemoriales−, sino también nos enseña fugazmente los rostros que podríamos tener si seguimos cierto camino o tomamos cierta decisión. A través de nuestros rostros podemos ver en el tiempo. Los rostros del amor, los rostros de la muerte.

Twitter del autor: @alepholo