*

X

¿Somos lo que comemos? Así se alimenta la gente alrededor del mundo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/12/2014

En su nuevo libro "Lo que como: La vuelta al día en 80 dietas", Peter Menzel y Faith D’Aluisio nos muestran los hábitos alimenticios de distintas personas alrededor del mundo, ¿será que somos lo que comemos?

himba

¿Qué diría sobre ti una foto en la que te vieras junto con todo lo que comes durante un día normal? ¿Qué tan diferente sería a la de tu vecino, a las de tus amigos o a la de alguien que vive alejado de la ciudad, en la sierra? Recuerda que somos lo que comemos, somos un hervidero incesante de reacciones químicas que transforman lo que consumimos en nuestro cuerpo.

La idea del nuevo libro de Peter Menzel, Lo que como: La vuelta al día en 80 dietas, es hacer una comparación de lo que nos hace únicos en cuanto a nuestros hábitos alimenticios. Después de viajar alrededor del mundo siguiendo dietas y estilos de vida distintos en cada cultura, Menzel y su esposa Faith D’Aluisio esperan que la gente se detenga un segundo y reflexione sobre el camino por el que está llevando su alimentación y qué es lo que dice eso sobre su vida.

Las fotos recorren toda una gama de posibilidades. Un niño en un campo de refugiados de Chad, un cazador de focas en Groenlandia, una mujer británica que consume más de 12,000 calorías al día o un homeópata Indio cuya dieta Shivambu incluye beber diariamente de su propia orina. 

El libro hace evidente que lo más difícil de ver es lo que tenemos más cerca, sólo cuando alguien hace un comentario sobre los lentes con los que miramos el mundo nos damos cuenta de que los traemos puestos, de que las cosas podrían ser vistas de manera diferente. No hacen falta mayores explicaciones, tan sólo con tener frente a nosotros lo que comemos nos daríamos cuenta de qué es lo que estamos haciendo con nuestros cuerpos, y de que somos campos de batalla en que se libra una guerra entre el estilo de vida que nos venden y lo que realmente queremos.

“Hemos intentado escoger gente muy activa físicamente y también gente que realiza mucho trabajo de escritorio” dice Menzel. El libro no pretende ser una denuncia, sino una herramienta. Sin embargo estas fotos tienen muchas lecturas, arrojan luz sobre lo que la globalización, las corporaciones y la publicidad le están haciendo a nuestras vidas. Entre los entrevistados, ya un trailero tuvo dos ataques al corazón y un trabajador del acero de Chicago decidió, después de ver su foto en una exhibición, dejar de tomar bebidas azucaradas. 

Este nuevo libro sigue el éxito de Hungry Planet, anterior libro de Menzel y D’Aluisio, que reseñamos aquí en Pijama hace un par de años. Este nuevo proyecto es el producto de 4 años de trabajo y miles de kilómetros de recorrido, aquí algunos ejemplos:

chad

Abdel Karim Aboubakar es un refugiado sudanés que vive en el  Campo de refugiados de Breidjing, al este de Chad. El valor calórico de su comida de un día es de 2,300 kcal. Tiene 16 años, mide 1.76 mts y pesa  poco menos de 50 kilos. Escapó de Darfur con su madre y sus hermanos después de que las milicias Janjawiid quemaran su pueblo. Su alimentación aquí es muy parecida a la de su pueblo, sólo que ahora  menos.

 

tenesse

Rick Bumgardener posa aquí con su dieta recomendada para perder peso en su casa de Halls, Tennessee. El valor calórico diario de su comida es de 1,600 kcal. Tiene 54 años, mide 1.75 metros y pesa 212 kilos. Sufre de problemas de espalda, no puede salir de su casa sin usar silla de ruedas y tiene diabetes tipo 2. Necesita perder 100 kg para ser elegible a una cirugía de perdida de peso. Intenta atenerse a su dieta, pero no siempre lo logra. Antes de conducir un camión escolar repartía leche a tiendas y escuelas, muchas veces la intercambiaba por helados. 

 

bangladesh

Ruma Akhter, costurera y una de los 6,000 empleados de la compañía Ananta Apparels en Dhaka, Bangladesh. El valor calórico de su comida es de 1,800 kcals. Tiene 20 años, mide 1.52 metros y pesa 39 kg. En los últimos años, Bangladesh se ha convertido en el cuarto exportador de ropa, por arriba de la India y Estados Unidos. 

 

irak

Curtis Newcomer, un soldado estadounidense, con su comida un día típico en el National Training Center de Fort Irwin en el desierto Mojave en California. El valor calórico de su comida es de 4,000 kcal. Tiene 20 años, mide 1.95 mts y pesa 88 kilos. Durante las 2 semanas anteriores a su regreso a Irak pasó turnos de 12 horas encargándose del radio en la tienda de comunicación. Su dieta consiste en una variedad de comidas instantáneas. Detrás de él, como a un kilómetro, se puede ver Medina Wasl, una villa iraquí de 13 edificios dispuestos para el entrenamiento. 

 

Xu Zhipeng artista y gamer shanghai

Xu Zhipeng es un artista de gráficos computalizados y gamer, aquí en su silla rentada en el Ming Wang Internet Café de Shanghai. El valor calórico de su comida es de unas 1,600 kcals. Tiene 23, mide 1.88 mts y pesa 71 kg. Su tiempo de juego continuo más largo ha sido de 3 días y 3 noches. En China hay más de 300 millones de usuarios de internet, algo así como la población de Estados Unidos.

 mariel booth modelo profesional de nueva york

Mariel Booth, modelo profesional y estudiante de la Universidad de Nueva York. Su dieta diaria es de 2,400 kcal. Tiene 23 años, mide 1.76 mts y pesa 61 kg. Con una figura mucho más saludable que la de una modelo normal, se siente bien, pero lamenta hacer mucho menos dinero.

 zumo

Takeuchi Masato es un luchador profesional de sumo cuyo nombre de batalla es Miyamiyama ("Gracil Montaña"). 

 Aquí la serie completa

¿Qué sucede cuando hombres toman el lugar de modelos femeninas en fotos de publicidad sexy?

Buena Vida

Por: pijamasurf - 03/12/2014

La objetificación del cuerpo femenino permea la publicidad moderna: la comedia es la mejor forma de darnos cuenta de lo enajenante que puede ser colocar a mujeres semidesnudas en poses hipersexualizadas para vender productos.

BONDI-HIPSTERS-570

 

La banda de comediantes australianos Bondi Hipsters ha realizado un sencillo pero revelador experimento social: colocar a un hombre en lugar de Miranda Kerr, quien posó para una serie de fotos sexys en la edición de marzo de la revista GQ. Con tan sólo cambiar el género, al poner al modelo Dom Nader mimetizando las poses semidesnudas de la modelo australiana podemos observar cómo todo cambia: se vuelve cómico o ridículo, pero sobre todo notamos también cómo se le impone a la mujer una hipersexualización que parece poco probable que sea cómoda o natural. Al parecer aunque la publicidad nos quiera hacer pensar lo contrario, las mujeres no son únicamente felinas eróticas que viven en una perpetua seducción y coquetería, transpirando sexualidad sin parar, listas para tener sexo o a quitarse la ropa en cualquier lugar a la menor provocación.

Esta divertida crítica a la industria de la moda y a la objetificación del cuerpo femenino ha causado revuelo en las redes sociales, sin duda porque el tema es una de las sombras que pende sobre los avances en la igualdad de géneros.

El modelo masculino que imita a Miranda Kerr, Dom Nader, dijo bromeando:"Es importante que la gente entienda que lo masculino puede ser tan bonito como lo femenino. ¿Por qué los hombres no pueden apreciar a otros hombres? ¿Por qué los hombres no pueden hablar de masturbarse en el transporte público?"

bondihip

El mes pasado Jennifer Lopez, quien seguramente antes había sido una de las imágenes emblemáticas de la objetificación sexual, apareció en su nuevo video I Luh Ya Papi, completamente vestida con una horda de hombres semidesnudos en la cama, alberca y en un auto, después de de decirle a una bailarina  "¿Por qué los hombres siempre objetifican a las mujeres en todos los videos?".

Buzzfeed, siempre veloz en su captación de estas tendencias, hizo el siguiente video en el que los roles sexualizados se invierten  y ahora son los hombres los que aparecen mágicamente semidesnudos devorando comida chatarra en la cama o en la playa.

Los efectos de la objetificación sexual de la mujer, tal como es representada en los medios van más allá de la forma en la que los hombres tratan o conciben a las mujeres, afectan también a la percepción que tienen las mujeres de sí mismas, interiorizando lo que se conoce como la mirada masculina ("the male gaze") y construyendo su autoestima a partir de cómo los demás perciben su cuerpo, comparándolo irrealmente con el de las modelos que aparecen en los anuncios publicitarios, una belleza que ni siquiera esas modelos tienen, ya que generalmente es el resultado del Photoshop, el maquillaje profesional y algunos otros trucos.

También en Pijama Surf:  Victoria's Secret, el mito de la belleza ideal y los efectos del sexo en la publicidad