*

X

¿Somos cultura o somos genética? (sobre los niños ferales y la naturaleza humana)

Por: María González de León - 03/26/2014

Los niños ferales podrían ser clave en uno de los debates más intrigantes sobre la naturaleza humana.

Screen Shot 2014-03-25 at 11.41.49 PM

Los niños ferales y los mitos alrededor de ellos  han fascinado y horrorizado al hombre desde tiempos remotos. Ya en la mitología griega podemos encontrar casos, por ejemplo Rómulo y Remo, los míticos fundadores de Roma, criados y amamantados por una loba como animales salvajes. También una de las varias versiones que narran la infancia de Zeus cuenta que éste fue dejado por su madre Rhea en una cueva para evitar que su padre lo devorara y ahí, en la oscuridad de esa cueva, fue criado por la cabra llamada Amalthea.

Un niño feral (en inglés, wild child) es aquel que ha crecido lejos de la sociedad humana y de sus convenciones. Las razones por las cuales un niño crece en estas condiciones pueden variar, ya sea porque se pierden en un lugar despoblado (hecho que sucedía con más frecuencia en la Antigüedad) o porque sus padres u otros familiares los aíslan deliberadamente. Por lo general, los niños ferales no saben hablar, desconocen cualquier tipo de regla o convención social y son incapaces de relacionarse de manera ‘normal’ de acuerdo a los cánones culturales.

Existen muchos casos documentados de niños ferales; uno de los más notables es el del pequeño niño francés Victor de Aveyron, que a finales del siglo XVIII fue encontrado por los habitantes del pequeño pueblo de Saint-Sernin-sur-Rance deambulando por los bosques cercanos. Victor había pasado la mayor parte de su vida solo en el bosque y cuando llegó a la civilización supuso un objeto de curiosidad y de estudio; incluso fue adoptado por un maestro que se dio a la tarea (nada trivial y relativamente exitosa) de reinsertar al pequeño a la sociedad. Victor de Aveyron y su historia fueron inmortalizados en 1969 por François Truffaut, en su película L’Enfant sauvage. Así también, el cineasta Werner Herzog hizo el retrato cinematográfico de otro caso de un niño feral, el de Kaspar Hauser, quien pasó los primeros años de su vida aislado en la oscuridad de una celda. Mowgli, el protagonista de El libro de la selva y Tarzán, son dos conocidos ejemplos de niños salvajes en la literatura.

romulus-remus

En noviembre de 1970, las autoridades de Los Ángeles, California, encontraron a una pequeña niña de 13 años que había pasado la mayor parte de su vida encerrada en una habitación donde sólo había una bacinica y una cama. Esta pequeña, que fue bautizada con el pseudónimo de Genie (palabra inglesa que hace referencia a los seres fantásticos conocidos como genios), había sido aislada y maltratada por su padre y jamás había tenido contacto con el mundo exterior. Cuando fue encontrada y separada de su familia, Genie tenía 13 años, pero se veía como una niña de 7; era incapaz de hablar, no sabía jugar, escupía todo el tiempo y sus movimientos se parecían a los de un animal. El caso de Genie es uno de lo más estudiados por la ciencia moderna: la pequeña fue analizada exhaustivamente por psicólogos, psiquiatras, neurólogos, lingüistas, sociólogos y una infinidad de personas que veían en este caso una oportunidad para saber más sobre la mente y sobre el comportamiento social y psicológico de los humanos. Después de haber sido adoptada por varias familias sin éxito, Genie fue llevada a una clínica localizada en las afueras de Los Ángeles, donde vive hasta el día de hoy. Su padre se quitó la vida unos días después de que la pequeña fue descubierta por las autoridades.

Al ver los videos y fotografías de la pequeña Genie, y de casos semejantes, surgen preguntas difíciles de responder: ¿Por qué los niños ferales causan tanta curiosidad y nos pueden horrorizar al  mismo tiempo? ¿Qué es lo que estos niños reflejan del género humano? ¿Qué es lo que hace que una persona sea parte de un grupo social o se le considere civilizada? Y finalmente, ¿cuál es el efecto que tienen las sociedades y sus reglas sobre la naturaleza humana?

Los niños ferales son incapaces de adquirir un lenguaje (o al menos, son incapaces de utilizar una lengua de manera correcta y funcional), no se mueven, no sonríen, no se comunican y no crean lazos afectivos como la gente que se desarrolla dentro de una sociedad. El camino para conocer la mente y la naturaleza de los seres humanos aún no ha sido recorrido del todo. Una prueba de esto son los niños ferales y las interrogantes que surgen frente a ellos. ¿Qué es lo que hace humano a un hombre? ¿Es acaso su contacto y desarrollo dentro de una cultura o es su naturaleza genética?

Twitter de la autora: @MissMariaaaa

 

Te podría interesar:

8 grandes películas que jamás se hicieron

Por: pijamasurf - 03/26/2014

La historia del cine está plagada de joyas inconclusas y proyectos que jamás lograron terminarse.

Screen Shot 2014-03-27 at 1.04.19 AM

Indudablemente el cine es un arte integral, no sólo en el sentido en que cumple con los requisitos de las llamadas 'grandes artes', sino que incluso es una especie de cóctel de habilidades que incluye muchas de las virtudes de otras disciplinas. El cauce literario del guión, la estética escénica, la fotografía y el lenguaje corporal son algunos de los innumerables ingredientes que convergen en una buena película. Sin embargo, precisamente esta rica combinación de variables provoca que el proceso de crear una obra de cine esté entre los más complejos –y en este sentido seguro envidia la simpleza de un piano delineando una historia sonora, o el que un lienzo, botes de pintura y un par de artefactos más basten para hacer florecer enormes piezas en la pintura.

Tal vez por esta misma complejidad que obliga la sincronización de voluntades múltiples, y presupuestos más o menos cuantiosos, es que a lo largo de la historia cinematográfica múltiples obras se han quedado en los deseos de su creador –incluso renombrados directores han tenido que renunciar a algunas de sus más brillantes ideas por falta de recursos o de apoyo en general.

En todo caso resulta interesante el ejercicio de definir cuáles son las más grandes películas que jamás lograron concretarse, y por eso decidimos compartirte esta pequeña y ecléctica selección. Evidentemente faltan muchos sueños rotos en esta lista, podríamos pensar en más de un proyecto frustrado de Werner Herzog, el Quijote de Terry Gilliam, o aquel film que Dalí pretendía dirigir y que sería protagonizado por los Marx Brothers. Si conoces alguna joya "no lograda" del cine te invitamos a que la compartas en los comentarios, para crecer esta lista de filmes que, por qué no, quizá alguien esté disfrutando en un universo paralelo –o algo así.

Don Quixote / Orson Welles

El genial Welles es probablemente el director que más proyectos dejó inconclusos por falta de financiamiento. Entre estos destacan Dark Heart o un filme semibiográfico sobre la vida de Jesucristo (a quien él mismo hubiera interpretado). Pero Don Quixote es tal vez el proyecto en el que más insistió, y a pesar de contar con el respaldo de amigos y mecenas, entre ellos el propio Frank Sinatra, el creador de Citizen Kane sólo pudo grabar algunos fragmentos que eventualmente serían presentados en festivales a manera de 'curiosidad'.

Napoleon / Stanley Kubrick

Kubrick dedicó años a estudiar la vida del emperador francés con el fin de llevar esta figura a la pantalla grande. Lamentablemente MGM canceló porque el presupuesto se había desbordado y la intención quedó en el limbo. El año pasado, Spielberg manifestó su interés de retomar el proyecto para llevarlo a la TV.

Screen Shot 2014-03-27 at 1.06.16 AM

Batman: Year One / Darren Aronofsky 

Recién habiendo terminado su opera prima, Pi (1998), el director estadounidense estuvo trabajando en un guión de Frank Miller. Sin embargo, poco antes de comenzar a rodar Warner retiró su intención de fondear el largometraje y ahí terminó la pre-aventura. 

Kaleidoscope / Alfred Hitchcock

El magistral 'suspensista' planeó una película sobre violencia y sexualidad, que se liberaba de los propios cánones que había construido a lo largo de su carrera. El proyecto fue suspendido por MCA/Universal y algunas de las escenas ideadas se reciclaron en Frenzy (1972).

Leningrad: The 900 Days / Sergio Leone

Esta magna producción, que ya tenía un presupuesto asegurado de cien millones de dólares,  el apoyo del gobierno soviético y que contaría con la participación de gente como Robert de Niro y Ennio Morricone, fue cancelada tras la repentina muerte de Leone a causa de un infarto cardiaco. 

The Sandman / Roger Avary

Para muchos habría sido genial ver a Avary colaborando con Neil Gaiman para animar al personaje de este último, Sandman. Desafortunadamente, cuando ya estaba el proyecto en marcha, Avary renunció a continuar por 'diferencias' creativas con el productor y la intención se diluyó. 

Ronnie Rocket / David Lynch

En algún momento Lynch escribió el guión de una historia sobre un detective que en un viaje transdimensional conoce a un adolescente enano que se convierte en un rockstar. No sabemos mucho sobre los detalles de la aventura, pero tampoco es difícil imaginar lo que habría sido esta producción en manos de un Lynch fresco que recién había lanzado Eraserhead (1977). El poco futuro comercial del guión bloqueó la consumación de este filme.

Megalopolis / Francis Ford Coppola

Desde 1984 Coppola comenzó a escribir un épico guión para filmar una historia de urbanismo futurista alrededor de Nueva York. Más de 15 años después, cuando el proyecto estaba en marcha, ocurrió el histórico 9/11 y el apoyo a esta producción súbitamente se desvaneció.