*

X

Bohren & der Club of Gore: experimentos con jazz en la oscuridad

Arte

Por: Jaen Madrid - 03/07/2014

La oscuridad, ese místico pero reluciente producto de la naturaleza, revela sus proporciones benéficas sólo a quién se atreva a curiosear detrás de su disfraz temible.

Bohren & der Club of Gore - piano nights

La oscuridad, esa emblemática ausencia de lo visible, se ha visto relacionada en muchas ocasiones con la soledad y los pensamientos gélidos. Algunos hemos sentido miedo al permanecer entre sus secretos, otros, nos hemos hundido en el confort de su pérfida melancolía. Ella no es más que un elemento de la naturaleza, un ente vivo como el agua y el aire pero que, a diferencia de estos, oculta sus proporciones benéficas revelándolas sólo a quién se atreva a curiosear detrás de su disfraz temible. Así pues, encontramos que la oscuridad ha sido también un espacio cálido para infinidad de músicos que la han interpretado de maneras impredecibles, como lo es en el caso de la exquisita armonía de la música jazz.

Si hasta el momento estás convencido de la delicadeza que puedes llegar a descubrir en la oscuridad, te recomiendo que des play y sigas adelante para disfrutar uno de los discos más sombríos de lo que lleva este 2014 y también uno de los más elegantes. Piano Nights es ya el octavo álbum de los alemanes Bohren & der Club of Gore, una de muchas bandas que han preferido vivir en el núcleo del esoterismo experimental, dejando pasar de largo todas las deformaciones y evoluciones del jazz ya conocidas, para ejecutarlo a su propia manera. Las raíces del proyecto descansan en un pasado fúnebre, en el que algunos de sus integrantes poseían bandas de hardcore y una gran admiración por Black Sabbath. Evidentemente ninguno de estas dos vertientes se acercan a una figura instrumentista, fina y romántica como lo ha sido el jazz, sin embargo, la respuesta fundamental radica en las mixturas de éste, es decir, los subgéneros: Slow Jazz, Lounge Jazz y Dark Ambient.

 No hay piezas experimentales de ritmos electrónicos, no hay métricas de beatitud ni velocidad que procuren la alegría de los tracks; como su nombre lo indica, Piano Nights está dirigido al silencio de la noche tersa, las notas sombrías por debajo de lo permitido para un público débil aromatizan el paisaje antes de que cada instrumento pueda tocar las notas de un aliento apasionado. Algo del sonido trágico y melancólico que logra el órgano recuerda mucho a los también herméticos discos de Vincent Gallo, un sentimiento que te induce a probar el siguiente track de corrido hasta que la llegada del clímax, indiscutiblemente, se ve protagonizada por el distinguido saxofón que no deja de ocultarse y tomar por sorpresa. Un dulce sonido entre las teclas parece adornar la atmósfera como un incentivo romántico que alude a un montón de escenas fílmicas en las que la lluvia, la reflexión y el ambiente taciturno, se llevan las mejores actuaciones.

Al igual que la noche, la mayoría de entes que absorben la luz para convertirla en oscuridad en realidad la reemiten en luz infrarroja, una energía incapaz de mirarse con el ojo humano pero que, en la percepción de algunas otras especies, está brillando como nunca. Es entonces la oscuridad, ese esotérico pero reluciente producto de la naturaleza, que hemos reconocido por sus tenues escalas de serenidad, una cortina sagrada para quienes tienen la curiosidad de saber de dónde provienen sus más hermosos sonidos, de dónde proviene su silencio.

 

Twitter de la autora: @surrealindeath

Música para extraterrestres: el Voyager Golden Record

Arte

Por: pijamasurf - 03/07/2014

La sonda espacial Voyager 1, que en 2013 entró al espacio interestelar, lleva consigo un disco que sintetiza la cultura humana, según un consejo guíado por Carl Sagan.

golden-recordEl "DJ" Carl Sagan compiló en aquellos tiempos ansiosos de enviar un mensaje al cosmos un disco que buscaba resumir el sonido de la Tierra y nuestro máximo acervo cultural. Este disco, junto con más de 100 imágenes representativas del planeta, fue incluido dentro de la sonda espacial Voyager, que se lanzó en 1977 y que actualmente ha rebasado el sistema solar.

La grabación incluye saludos y mensajes de paz a los gobiernos extraterretres en una fantasía espacial de las Naciones Unidas. En cuanto a la música, Sagan eligió ritmos representativos de diferentes culturas, música culta como Bach, Mozart y Beethoven y un poco de rock y  jazz.

Las posibilidades de que una civilización extraterrestre encuentre la sonda y escuche el disco es remota, si las hay. Después de un tiempo, este tipo de naves espaciales dejan de emitir cualquier tipo radiación electromagnética, por lo que sería casi un encuentro casual en la infinidad del cosmos, quizás un poco más probable cuando pase cerca de una estrella, en 40 mil años. Para Sagan, el valor de lanzar esta "botella dentro del océano cósmico" es sobre todo simbólico y habla de la esperanza y buena voluntad humana.

En esta página se puede descargar y streamear el Disco de Oro del Voyager I.

El tracklist, según cuenta la historia, ordenado por el siempre fascinado Carl Sagan, es el siguiente:

 

102 Saludos del Secretario General de la ONU
103 Saludos en 55 idiomas
104 Saludos de ballenas
105 The Sounds Of Earth
106 J. S. Bach -- Brandenburg Concerto No. 2 In F, First Movement
107 Java, court gamelan -- Kinds Of Flowers
108 Senegal, percusión -- Tchenhoukoumen
109 Zaire -- Pygmy Girls' Initiation Song
110 Australian Aborigine songs -- Morning Star And Devil Bird
111 Mexico -- El Cascabel (performed by Lorenzo Barcelata)
112 Chuck Berry -- Johnny B. Goode
113 Papua New Guinea -- Men's House Song
114 Japan, shakuhachi -- Cranes In Their Nest (performed by Coro Yamaguchi)
115 J. S. Bach -- Gavotte En Rondeaux, from the Partitia No. 3 In E Minor For Violin
116 Mozart -- The Magic Flute_ Queen Of The Night Aria, No. 14
201 Georgia, chorus -- Tchakrulo
202 Peru -- Panpipes And Drum Song
203 Louis Armstrong & His Hot Seven -- Melancholy Blues
204 Azerbaijan Bagpipes -- Ugam
205 Stravinsky -- Rite Of Spring, Sacrificial Dance
206 J. S. Bach -- The Well-Tempered Clavier, Book 2, Prelude And Fugue In C, No. 1
207 Beethoven -- Symphony No. 5 In C Minor, First Movement
208 Bulgaria -- Izlel Je Delyo Hagdutin (sung by Valya Balkanska)
209 United States -- Navajo Night Chant
210 Holborne -- Fairie Round, from Paueans, Gaillards, Almains, And Other Short Aeirs
211 Solomon Islands -- Melanesian Panpipes
212 Peru -- Wedding Song
213 China, Ch'in -- Flowing Streams (performed by Kuan P'ing-hu)
214 India, Raga -- Jaat Kahan Ho (sung by Surshri Kesar Bai Kerkar)
215 Blind Willie Johnson -- Dark Was The Night
216 Beethoven -- String Quartet No. 13 In B Flat, Opus 130, Cavatina