*

X
De 1930 a 1970 la economía crecía 6.56% anual, desde hace dos décadas, esta ha aumentado apenas un 2.58%: los beneficiados por las reformas neoliberales son contados, y acentúan la desigualdad en el país

images (2)En 1994 México se convirtió en el vigésimo quinto miembro de la OCDE (Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos). Este organismo fue creado a finales de la Segunda Guerra Mundial, financiado por el Plan Marshall, como un proyecto de recuperación para los países que participaron en la guerra. El plan también fue conocido como una estrategia para frenar el comunismo, y su principal objetivo fue promover el libre comercio, y el crecimiento económico 'sano'. 

Los países de la OCDE son conocidos como el grupo de los más ricos, ellos aportan 80% del PIB mundial. Su objetivo es compartir políticas económicas y sociales para aumentar la economía y mejorar las condiciones sociales. Hoy la OCDE aporta interesantes estudios sobre los indicadores sociales en los países miembros.

La polémica sobre la ideología de la OCDE es que  promueve principalmente el libre mercado y crecimiento económico como panacea para la solución de los problemas sociales. Sin embargo, la realidad para México, a dos décadas de que abriera sus fronteras al comercio mundial, es que sólo ha crecido 2.58% anual (según el INEGI). En contraste, entre 1930 y 1970, periodo conocido como el Milagro Económico, México crecía de forma sostenida 6.56% anual. En ese periodo el país tenía una política económica que fortalecía al mercado interno, conocida como "sustitución de importaciones", que de alguna forma es antagónica al libre mercado.

Atender las recomendaciones de los organismos internacionales como el FMI, el Banco Mundial o la OCDE ha resultado en un buen manejo de la macroeconomía, pero también en un estancamiento social. Los pobres siguen siendo la mitad de la población desde hace veinte años, y los que han aprovechado el libre comercio, por su educación, talento o capital, han sido muy pocos: esto ha incrementado la brecha entre los más ricos y más pobres.

Según el último informe de la OCDE, México es el más desigual de los 34 miembros. En este país, 38.3% de su población declaró, después de la crisis financiera, no tener suficiente dinero para comer –cuando en la organización, el promedio fue de 13%. México es el país más desigual de este grupo en ingresos, es decir, los estratos que ganan más y los que ganan menos presentan la diferencia más exorbitante, con un índice de Gini de 0.47%.

Lo cierto es que desde que México acata recomendaciones de organismos internacionales, cuyo propósito es promover el libre comercio, el crecimiento económico del país ha sido prácticamente nulo. Los mexicanos conservan casi los mismos problemas que hace dos décadas. Evidentemente, los programas sociales implementados tampoco han mejorado los ingresos de la población en general. El fortalecimiento del mercado interno es una alternativa que los llamados gobiernos neoliberales han ignorado, en el mejor de los casos por ideología, y en el peor por compromisos internacionales, que trascienden nuestra soberanía.

Twitter de la autora: @anapauladelatd 

 Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

Gigantesca tormenta solar pudo haber devastado la Tierra en el 2012

Por: pijamasurf - 03/21/2014

Una tormenta solar pudo haber provocado un enorme caos en nuestros sistemas de telecomunicación hace dos años.

tormenta-solar-02

Una tremenda tormenta solar ocurrida en julio del 2012 pudo haber provocado un caos de proporciones mundiales en nuestro planeta. Por suerte para nosotros, la tormenta pasó de largo. ¿Pero qué hubiera ocurrido si la Tierra —esa pequeña pelota azul brillante en el sistema solar— hubiera sido golpeada de lleno?

Un estudio de Nature Communications sugiere que la sobrecarga electromagnética hubiera freído todos los sitemas de comunicación en la Tierra, desde los satélites y los GPS hasta los electrodomésticos, tal vez por años. Una tormenta así se registró en 1859 y se le conoce como "evento Carrington"; todos los telégrafos dejaron de funcionar, y algunos operadores recibieron descargas eléctricas. Otro evento más tuvo lugar el 13 de marzo del 1989, dañando la fuente de poder de una presa en Canadá, lo que provocó que seis millones de personas se quedaran sin luz eléctrica durante nueve horas.

Por caóticas que pudieran ser sus consecuencias, la belleza de estas tormentas puede ser arrobadora. Sin embargo, la investigadora Janet Luhmann de Berkley afirma que por hermosa que pudiera ser, las ramas de magnetismo solar pudieron haber magnificado el campo magnético del planeta. La tormenta "produjo un campo magnético orientado hacia el sur. Esta orientación conduce las tormentas magnéticas más grandes cuando golpean a la Tierra porque el campo sur se une violentamente con el campo norte de la Tierra en un proceso llamado reconexión."

"Las tormentas", continúa la investigadora, "que normalmente desecharían su energía sólo en los polos, la depositan en los cinturones de radiación, la ionósfera y la atmósfera superior, y crean auroras en los trópicos."

Es por eso que resulta por lo menos vanidoso hablar a veces del "equilibrio de la naturaleza", como si la naturaleza no fuera un campo minado de eventos impredecibles que, aunque hermosos para la percepción humana, tienen el potencial de cambiar las condiciones de vida en el planeta de un momento a otro.