*

X

Joven se cansa del mundo de los alquileres e hipotecas, y construye su propia casa

Por: pijamasurf - 03/20/2014

Una lección frontal para millones de jóvenes es la que nos da este californiano que para emanciparse de rentas o deudas, prefirió construir su propia casa y el resultado es sorprendente.

Millones de jóvenes alrededor del mundo compartimos un mismo problema: la vivienda. Entre los múltiples retos que tenemos a la hora de enfrentar el mundo 'real', tras una vida escolar que generalmente suaviza o amortigua en alguna medida los embates de la selva, el dónde vivir es sin duda uno de los más complicados –y a la vez inevitables. Tarde o temprano, al independizarte del hogar familiar, te enfrentas a un sendero bifurcado que parece condenado a la frustración. Precios excesivos en las rentas, los cuales pagas sabiendo que a mediano plazo no te significarán ningún mérito patrimonial o hipotecas que te obligan a someterte durante quince, veinte o más años a las instituciones bancarias, con complejos escenarios financieros de los cuales solamente extraes la conclusión de que serás cautivo, durante una eternidad mental, de tipos a quienes por cierto consideras como un explícito mal de la realidad contemporánea.

Evidentemente este escenario puede resultar en una buena dosis de estrés, y nubla la ruta hacia un destino que en teoría debiese estar garantizado para todos: la calidad de vida. Frente a estas circunstancias es difícil concebir más alternativas que las que componen la nefasta bifurcación: alquileres sobrevaluados de acuerdo a un mercado inmobiliario generalmente voraz o hipotecas bancarias poco accesibles y que, paradójicamente, alimentan ese mismo sistema que origina la poco deseable situación.

Alek Lisefski es un joven californiano que cansado del panorama inmobiliario que enfrentaba, decidió darle un dedo medio al mercado y los bancos, y en lugar de seguir alquilando eternamente un hogar o de endeudarse por muchos miles de dólares, eligió otro camino –por cierto uno disponible para muchos de los que nos quejamos de la situación. Alek, quien vive de su trabajo como diseñador web freelance, reunió toda la información disponible acerca de cómo construir tu propia casa y utilizando todos sus ahorros y los de su novia Anjali (que juntos sumaban unos treinta mil dólares), construyó una diminuta pero acogedora y cómoda casa. Luego de un proceso que, presumo, fue por completo apasionante, finalmente el nuevo hogar estuvo listo: una preciosa 'casita' móvil, de unos 55 metros cuadrados, suficiente para que el, Anjali, y su perro Anya, se mudaran.

Screen Shot 2014-03-20 at 5.29.14 PM

 

El arrojó de Alek no solo le permitió proveerse de una casa libre de deuda, emancipándose de alquilar para siempre un techo, también lo inspiró a cambiar su estilo de vida, simplificando su existencia y gozando de los beneficios que probadamente conlleva adoptar esta medida:

Habitar un espacio tan pequeño me obliga a vivir de una forma más simple, organizada y eficiente. Sin espacio para almacenar cosas o para esconderme del resto del mundo, estaré obligado a pasar más tiempo al aire libre, en la naturaleza y conviviendo con mi comunidad. Esto se traducirá en una mejor salud y en relaciones más saludables. Al no tener que pagar una renta entonces ahorraré dinero lo cual me permitirá una vida laboral menos acelerada, y así tener más tiempo para dedicar a mi salud, a mis otros intereses y a viajar. 

A raíz de esta tan épica como accesible experiencia, Alek creó el proyecto Tiny Project. Básicamente se trata de un blog en el que comparte su experiencia, las razones que lo llevaron a tomar esta decisión y el aprendizaje que ha tenido hasta ahora. pero además los planos de su casa están disponibles (a cambio de 200 dólares), una medida que no solo le permite generar algo de dinero extra, sino incitar directamente a otras personas a que recurran a una opción semejante, con la ventaja de tener la experiencia de Alek como una referencia útil. Por cierto, no queda del todo claro en que terreno instaló su pequeño hogar móvil, aunque en su blog afirma que pronto entrará en detalles al respecto. 

Vivimos tiempos en los que los  vicios de un modelo heredado y el inédito acceso a información antes hermética, se traducen en una inquietud latente por hacer las cosas diferentes, reprogramar nuestros estilos de vida y explorar alternativas más dignas y saludables. Sin embargo, también tenemos la obligación de, en alguna medida, bajar ese ímpetu y atender ese llamado, materializando en nuestra vida práctica esas reflexiones. El caso de Alek es ciertamente inspirador, o mejor dicho ejemplar, y si analizamos el caso se trata simplemente de un tipo que decidió tomar otra ruta que la culturalmente 'impuesta', y con un poco de valor, creatividad y confianza, hackeó uno de los problemas más comunes que compartimos hoy muchos de nosotros. 

Gigantesca tormenta solar pudo haber devastado la Tierra en el 2012

Por: pijamasurf - 03/20/2014

Una tormenta solar pudo haber provocado un enorme caos en nuestros sistemas de telecomunicación hace dos años.

tormenta-solar-02

Una tremenda tormenta solar ocurrida en julio del 2012 pudo haber provocado un caos de proporciones mundiales en nuestro planeta. Por suerte para nosotros, la tormenta pasó de largo. ¿Pero qué hubiera ocurrido si la Tierra —esa pequeña pelota azul brillante en el sistema solar— hubiera sido golpeada de lleno?

Un estudio de Nature Communications sugiere que la sobrecarga electromagnética hubiera freído todos los sitemas de comunicación en la Tierra, desde los satélites y los GPS hasta los electrodomésticos, tal vez por años. Una tormenta así se registró en 1859 y se le conoce como "evento Carrington"; todos los telégrafos dejaron de funcionar, y algunos operadores recibieron descargas eléctricas. Otro evento más tuvo lugar el 13 de marzo del 1989, dañando la fuente de poder de una presa en Canadá, lo que provocó que seis millones de personas se quedaran sin luz eléctrica durante nueve horas.

Por caóticas que pudieran ser sus consecuencias, la belleza de estas tormentas puede ser arrobadora. Sin embargo, la investigadora Janet Luhmann de Berkley afirma que por hermosa que pudiera ser, las ramas de magnetismo solar pudieron haber magnificado el campo magnético del planeta. La tormenta "produjo un campo magnético orientado hacia el sur. Esta orientación conduce las tormentas magnéticas más grandes cuando golpean a la Tierra porque el campo sur se une violentamente con el campo norte de la Tierra en un proceso llamado reconexión."

"Las tormentas", continúa la investigadora, "que normalmente desecharían su energía sólo en los polos, la depositan en los cinturones de radiación, la ionósfera y la atmósfera superior, y crean auroras en los trópicos."

Es por eso que resulta por lo menos vanidoso hablar a veces del "equilibrio de la naturaleza", como si la naturaleza no fuera un campo minado de eventos impredecibles que, aunque hermosos para la percepción humana, tienen el potencial de cambiar las condiciones de vida en el planeta de un momento a otro.