*

X

El sentido de la secrecía en la fraternidad Skull & Bones y el pacto fáustico del 1%

Por: pijamasurf - 03/03/2014

¿Masturbarse al interior de un ataúd? ¿Contar secretos sexuales? ¿Desacralizar los huesos del jefe indio Jerónimo? ¿322? La fraternidad Skull & Bones ofrece muchas interrogantes, pero muy pocas respuestas.
bush-society George W. Bush está justo al centro de la imagen, de pie, con un traje claro.

¿Qué tienen en común el exalcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, el expresidente de EU George W. Bush, y el excandidato demócrata John Kerry? Que todos ellos, al igual que miembros selectos del 1% de los más ricos entre los ricos, han pasado por la fraternidad "Skull & Bones" de la Universidad de Yale, cuyas excéntricas prácticas se encaminan a enseñarles una ideología de celebración del poder por el poder mismo.

"Skull & Bones" es la fraternidad más exclusiva de EU y su historia cuenta ya 172 años. Este fenómeno es interesante porque muestra el funcionamiento privado de las élites: el espectro de la democracia sólo puede sostenerse como parodia cuando los dos candidatos de una elección presidencial (en el caso de Bush y Kerry) formaron parte del mismo grupo secreto, del mismo porcentaje ínfimo de miembros de Skull & Bones, aunque afirmen militar en posiciones políticas encontradas y sólo en apariencia opuestas.

La familia Bush ha sido miembro de la élite de Skull & Bones durante al menos tres generaciones, participando activamente en su administración.

Como en todo culto, los miembros deben pasar primero por un rito de iniciación. En S&B, el rito consiste en que el iniciado se coloque dentro de un ataúd, donde deberá masturbarse y contarle a la congregación sus más oscuros secretos sexuales.

Esto puede interpretarse como una forma de "pacto fáustico", donde el alma del iniciado (encarnada en sus secretos más inconfesables) se vuelve el vínculo mediante el cual queda absolutamente expuesto y vulnerable frente a la hermandad. Los secretos (especialmente los de índole sexual) conforman la parte más propia, más intransferible del propio ser; al revelar esos secretos, simbólicamente, el iniciado se sacrifica a sí mismo en una inmolación verbal/sexual, se ofrece como ofrenda, se vacía.

Pero ese vacío se llena rápidamente con la señal de aceptación de Skull & Bones: cada iniciado recibirá, al terminar su ceremonia de iniciación, $15 mil dólares, libres de impuestos.

Como toda sociedad secreta que se precie de serlo, sus miembros realizan también un pacto de silencio. ¿Qué se esconde detrás de los rituales y de la cifra "322", uno de sus misterios? Aunque miembros preeminentes como Bush Jr. o Kerry no negaran pertenecer a la sociedad secreta, ninguno ha dado pistas públicamente acerca de sus actividades al interior.

Como corolario, en el 2000 apareció la película The Skulls, protagonizada por Joshua Jackson y el difunto Paul Walker. En ella, un estudiante becado es invitado a entrar en una prestigiosa sociedad secreta en la universidad, donde podrá codearse con estudiantes ricos e influyentes. Pero el suicidio de su mejor amigo lo hace sospechar de que algo oscuro se trama tras bambalinas.

Un recordatorio de que, en la era de la información, la información más valiosa es la que no está disponible más que para unos pocos.

Leer más sobre Skull and Bones en Pijama Surf.

No es broma: los comediantes están clínicamente más locos que tú

Por: pijamasurf - 03/03/2014

Los comediantes tienen puntuaciones más altas de lo normal en pruebas psicóticas, quizá demostrando una vez más el vínculo entre locura y creatividad.

comediantes

Casi se podría decir que el trabajo de un comediante es dejarte pensando que él o ella están un poco locos. La verdad es que, cuando lo miras en papel, muchas de las características cognitivas que podrían describir a un buen comediante son similares a aquellas que, de forma más extrema, definen la psicosis. Imaginar conexiones entre objetos o ideas que aparentemente no tienen conexión, es una característica fundamental de la esquizofrenia, pero también es el inicio de cualquier broma de Padre de Familia o Los Simpson. Cambios bruscos de ánimo pueden definir un episodio bipolar, así como pueden producir una situación divertida en cualquier sitcom o programa de comedia.

Recientemente, un grupo de psicólogos liderados por Victoria Ando de la Universidad de Oxford quiso comprobar estas similitudes aplicando un cuestionario psiquiátrico a más de 500 comediantes. Los participantes fueron contactados a través de agencias, clubs de comedia y otros grupos en Estados Unidos, Gran Bretaña y Australia. Cada participante se conectó en línea y completó el O-LIFE (Oxford–Liverpool Inventory of Feelings and Experiences), una herramienta que sirve para medir comportamientos psicóticos.

La O-LIFE se enfoca en cuatro escalas cognitivas. La escala de "Experiencias Inusuales" mide cosas como creencias mágicas o paranormales. "Desorganización cognitiva" se fija en procesos de atención y distracción. "Anhedonia Introvertida" mide la habilidad para sentir placer social o intimidad. Y “No-conformidad impulsiva” evalúa la tendencia a comportamientos impulsivos o incluso comportamientos antisociales.

Los comediantes pueden ser mucho más divertidos que tú, pero los resultados muestran que también están bastante más cerca de volverse locos. Los participantes sacaron puntuaciones más altas en las cuatro pruebas que un sujeto promedio, según reportan Ando y su equipo en el British Journal of Psychiatry. Como punto de comparación con otros personajes del mundo del espectáculo, los investigadores hicieron también la prueba a algunos cientos de actores. En todas las escalas menos en una (“Experiencias inusuales”), los comediantes sacaron mayores puntuaciones.

3026360-inline-i-comedian-psychotic-4

Los resultados corren en paralelo con investigaciones sobre la conexión existente entre creatividad y locura. Esta evidencia sugiere que ambas, la mente enferma y la mente creativa, muestran “desinhibición cognitiva” (un problema para filtrar pensamientos inútiles y extraños).

Que los comediantes sacaran puntuaciones altas en "Anhedonia Introvertida" y "No-conformidad Impulsiva" impresionó a Ando y su equipo. Estas escalas están diseñadas para medir rasgos divergentes (la primera sugiere temperamentos reservados o depresivos, mientras que la segunda apunta a comportamientos maníacos o extrovertidos), lo cual ha llevado al equipo a pensar en  que los comediantes muestran comportamientos bipolares. Al parecer, lo comediantes son a veces introvertidos y huraños, mientras que en otras ocasiones pueden ser el alma de la fiesta.

Por supuesto, los comediantes están un poco chalados, pero entonces vale la pena preguntarse qué dice esto sobre los que nos reímos de ellos. Una teoría reciente sobre el humor (que se enfoca en por qué nos hacen reír tanto ciertos eventos trágicos), sugiere que a la gente le divierte que se violen las convenciones sociales, siempre que ellos no estén siendo amenazados. Puede que sea delgada la línea que separa a alguien que actúa como loco de alguien realmente loco, pero la clave es que la línea no sea tan delgada que el público no pueda notarla.

Y hay que tener cuidado, porque fingir que tu cerebro está mal puede ser para algunos psiquiatras síntoma de que tu cerebro está mal. Si no lo crees, puedes ver esta trágica pero divertida plática de Jon Ronson: