*

X

Todas las historias en sencillos diagramas: la tesis de Kurt Vonnegut que fue rechazada en la Universidad de Chicago (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 02/23/2014

¿Todas la historias alguna vez contadas se podrían resumir a un puñado de formas? Según Kurt Vonnegut, sí. Alguna vez el escritor estadounidense presentó esta tesis en la Universidad de Chicago pero, pese a su elegante simpleza y su voluntad lúdica, el mundo académico la rechazó.

kurtSe dice, quién sabe con cuánta verdad, que en literatura hay sólo un puñado de temas sobre los que es posible escribir y, en términos generales, todas las obras alguna vez escritas son sólo variaciones de esos mismos. El amor, la muerte, el heroísmo, la tragedia de vivir y acaso algunos pocos más. Paradójicamente, esto no va en detrimento de la literatura y quizá tampoco podría ser de otro modo. Como aseguraba Kierkegaard, “cuando se afirma que la vida es una repetición, se quiere significar con ello que la existencia, esto es, lo que ya ha existido, empieza a existir ahora de nuevo”. Puede ser que el amor nos suceda a todos, pero nuestra condición histórica, subjetiva, hace que a todos nos suceda siempre por primera vez, como si nunca antes hubiera sucedido en el mundo ―y en la transmisión de esa inauguración imposible reside el talento del escritor.

En algún momento de su carrera, Kurt Vonnegut elaboró una serie de diagramas que partían de la premisa de que todas las historias alguna vez contadas podían graficarse a partir de dos ejes: por un lado, el eje de la Fortuna (Buena en la parte superior, Mala en la inferior) y, en la línea horizontal, el eje que comienza en el Principio de la historia para terminar no en el fin, sino en la Entropía. Vonnegut aseguraba que en esta adaptación del plano cartesiano cabían lo mismo las historias del Antiguo Testamento que, digamos, el cuento de la Cenicienta, en particular si estas se consideran desde el punto de vista del protagonista y su devenir sobre el eje de la Fortuna.

Así, por ejemplo, en la forma “Chico conoce Chica”, el personaje principal comienza en un punto más bien medio, en el que su fortuna no es buena ni mala, pero a partir del encuentro se desencadenan altibajos que lo llevan a la cima pero también a lo más hondo de la mala suerte. O, si se toma una historia de Kafka para ejempificar la forma “De mal en peor”, vemos que la fortuna del protagonista no hace sino hundirse cada vez más conforme avanza la historia, hasta el infinito según Vonnegut.

La propuesta del escritor estadounidense era el punto medular de su tesis de maestría en antropología que presentó en la Universidad de Chicago (“su contribución a la cultura más hermosa”, como gustaba de presentarla). Curiosamente, esos círculos académicos rechazaron el proyecto por considerarlo “demasiado simple y parecer muy divertido”, criterios consistentes con la aversión natural de las universidades a todo lo lúdico y poco pretencioso.

Recientemente, la diseñadora Maya Eilam retomó la idea del autor de Matadero 5 para elaborar este infográfico en el que se resumen visualmente los gráficos de Vonnegut. Cabe mencionar, sin embargo, que antes, en un artículo de brain pickings Maria Popova había hecho algo similar, con imágenes más sencillas pero que igualmente ilustran de buena manera 4 de las 8 formas de historias. En esta ocasión compartimos ambas visualizaciones y además, al final, el video la conferencia en la que Vonnegut explica todo esto.

kurt-vonnegut--the-shapes-of-stories

Clic en la imagen para ampliarla

vonnegut_maninhole vonnegut_boymeetsgirl vonnegut_kafka vonnegut_hamlet vonnegut_cinderella

 

Literatura Musical: Black Poetry, la revolución musical

Por: Jaen Madrid - 02/23/2014

Las premisas del rap y el hip-hop ya estaban escritas por The Black Poets antes de la gran revolución ideológica.

The Last Poets-0

La sociedad está seriamente enferma de su alma. El tiempo nos lo ha demostrado cada vez que es necesario el surgimiento de una rebelión que defienda a gritos el supremo y quizás utópico concepto de Justicia. La bestia que lleva por nombre Protesta, se ha manifestado como arte en un millar de ocasiones, de manera que podríamos preguntarnos, ¿qué evolucionará primero: las artes mediante influencias económicas-sociales, o la sociedad mediante influencias artísticas? Recordemos que las artes representan la esencia de nosotros mismos (ideas y sentimientos), el reflejo de nuestros ojos, los que construyen esta realidad y por ende el esquema social. Esta retroalimentación eterna dio lugar a transformaciones importantes en la música y la libertad de expresión allá por 1960, frente a los actos tiránicos interpretados por el racismo y la lucha de clases. La guerra del lirismo musical que tanto hacía falta trasladar del papel al micrófono se dio gracias a The Last Poets, proyecto nacido por destino en los talentos musicales innatos de neoyorkinos niggas (con gran admiración de Gil Scott-Heron): Felipe Luciano, David Nelson, Gylan Kain, Abiodun Oyewole fueron los principales miembros de este colectivo que cantaba a rimas conscientes, la llamada “era de los derechos civiles”. 

 

"When the revolution comes, guns and rifles will be taking the place of poems and essays"

Con la muerte de Luther King a la vuelta, hablar sabiduría entre un montón de ritmos nativos del funk obsoleto hacía que el pueblo afroamericano adquiriera mayor fuerza para desaprobar las agresividades por parte de los blancos, —la historia de siempre: la humanidad oscilaba entre la penuria y el descaro—, bongos en su máxima pureza rezaban a sus multitudes con carácter: “Factories of insanity playing on your vanity as they distort your sense of self”, mientras los disparos en el cielo anunciaban la hora de mirar la realidad bajo el sol de una metamorfosis colectiva. Las premisas del rap y el hip-hop estaban ya escritas por The Black Poets para cuando llegó la revolución ideológica de 1970. Ya poseían "Jazzoetry", el trabajo más revelador en la historia musical negra que hasta entonces no se encontraba familiarizada con ese espíritu de protesta tan bruscamente afilado para atravesar saxofones preciosos y percusiones de suave tonalidad, la lectura de cada canción exigía una enseñanza valiosa y se aprendía no sólo a escuchar la música, sino también a comprenderla: “Internal feeling is spiritually healing when I'm dealing with jazz”. 

El pensamiento afroamericano siempre ha sido naturalmente musical, es envidiable y claramente hermoso. Las subversiones, revoluciones, e inconformismo con el sistema de jerarquía global que protagonizaron nos han dejado una sublime biblioteca de vida que puede ser llevada a la práctica cuando las acciones oligárquicas o demagogas lo ameriten. Somos prisioneros de un ciclo fatal de las formas de gobierno, un círculo invisible y eterno que, si ha de producir evoluciones forzadas a nuestra conciencia, ¿por qué no forzarlo a evolucionar conscientemente?

 

Twitter de la autora: @surrealindeath