*

X

Todas las historias en sencillos diagramas: la tesis de Kurt Vonnegut que fue rechazada en la Universidad de Chicago (INFOGRÁFICO)

Por: pijamasurf - 02/23/2014

¿Todas la historias alguna vez contadas se podrían resumir a un puñado de formas? Según Kurt Vonnegut, sí. Alguna vez el escritor estadounidense presentó esta tesis en la Universidad de Chicago pero, pese a su elegante simpleza y su voluntad lúdica, el mundo académico la rechazó.

kurtSe dice, quién sabe con cuánta verdad, que en literatura hay sólo un puñado de temas sobre los que es posible escribir y, en términos generales, todas las obras alguna vez escritas son sólo variaciones de esos mismos. El amor, la muerte, el heroísmo, la tragedia de vivir y acaso algunos pocos más. Paradójicamente, esto no va en detrimento de la literatura y quizá tampoco podría ser de otro modo. Como aseguraba Kierkegaard, “cuando se afirma que la vida es una repetición, se quiere significar con ello que la existencia, esto es, lo que ya ha existido, empieza a existir ahora de nuevo”. Puede ser que el amor nos suceda a todos, pero nuestra condición histórica, subjetiva, hace que a todos nos suceda siempre por primera vez, como si nunca antes hubiera sucedido en el mundo ―y en la transmisión de esa inauguración imposible reside el talento del escritor.

En algún momento de su carrera, Kurt Vonnegut elaboró una serie de diagramas que partían de la premisa de que todas las historias alguna vez contadas podían graficarse a partir de dos ejes: por un lado, el eje de la Fortuna (Buena en la parte superior, Mala en la inferior) y, en la línea horizontal, el eje que comienza en el Principio de la historia para terminar no en el fin, sino en la Entropía. Vonnegut aseguraba que en esta adaptación del plano cartesiano cabían lo mismo las historias del Antiguo Testamento que, digamos, el cuento de la Cenicienta, en particular si estas se consideran desde el punto de vista del protagonista y su devenir sobre el eje de la Fortuna.

Así, por ejemplo, en la forma “Chico conoce Chica”, el personaje principal comienza en un punto más bien medio, en el que su fortuna no es buena ni mala, pero a partir del encuentro se desencadenan altibajos que lo llevan a la cima pero también a lo más hondo de la mala suerte. O, si se toma una historia de Kafka para ejempificar la forma “De mal en peor”, vemos que la fortuna del protagonista no hace sino hundirse cada vez más conforme avanza la historia, hasta el infinito según Vonnegut.

La propuesta del escritor estadounidense era el punto medular de su tesis de maestría en antropología que presentó en la Universidad de Chicago (“su contribución a la cultura más hermosa”, como gustaba de presentarla). Curiosamente, esos círculos académicos rechazaron el proyecto por considerarlo “demasiado simple y parecer muy divertido”, criterios consistentes con la aversión natural de las universidades a todo lo lúdico y poco pretencioso.

Recientemente, la diseñadora Maya Eilam retomó la idea del autor de Matadero 5 para elaborar este infográfico en el que se resumen visualmente los gráficos de Vonnegut. Cabe mencionar, sin embargo, que antes, en un artículo de brain pickings Maria Popova había hecho algo similar, con imágenes más sencillas pero que igualmente ilustran de buena manera 4 de las 8 formas de historias. En esta ocasión compartimos ambas visualizaciones y además, al final, el video la conferencia en la que Vonnegut explica todo esto.

kurt-vonnegut--the-shapes-of-stories

Clic en la imagen para ampliarla

vonnegut_maninhole vonnegut_boymeetsgirl vonnegut_kafka vonnegut_hamlet vonnegut_cinderella

 

Alter-instructivo: cómo hacer una taza de café como un experto (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/23/2014

La taza de café perfecta es sólo la que más se disfruta (y no necesariamente cuesta una fortuna en equipo o en la cuenta de un café).

Algunas cafeterías y baristas nos hacen creer que hacer una taza de café se parece a una operación riesgosa en el laboratorio de un científico loco. Las múltiples variables —desde la mezcla de café, la forma de preparación y el tipo de cafetera, hasta la temperatura del agua, el tostado, el molido y todas sus pequeñas supersticiones— tienden a reforzar el mito de que hacer café es difícil, y más parecido a una ciencia que a una forma de deleite. Nada más lejano de la verdad.

En este video, Corby Kummer, autor de The Joy of Coffee, nos enseña un sencillo método para preparar café que sólo requiere de práctica y paciencia, pero que al final no es tan difícil como desarmar una bomba. Los pasos, en una forma simple de describir, son los siguientes: 

1. Mojar el café durante 30 segundos permite que el grano libere sus aromas y esencias. Lo mismo aplica para prensa francesa: humedecer los granos es el equivalente a despertarlos. Usa tu sentido del olfato para detectar cómo el aroma se va desprendiendo suavemente del grano.

2. Vacía el resto del agua caliente (nunca hirviendo) de forma firme y sostenida, en un chorro que no ahogue la mezcla, sino que la moje de modo parejo.

3. Espera un par de minutos y luego remueve un poco el café con una espátula u otro instrumento a la mano: este pequeño secreto hará que toda la mezcla reciba el calor del agua más o menos a la misma temperatura, resultando en una taza más homogénea. 

4. Deja reposar el café por dos minutos más. No se trata de cronometrar el tiempo de espera (es por ello que hacer café no es una ciencia exacta), sino de permitir que los sabores contenidos en el grano dejen su impronta en el agua tibia. La práctica y el gusto personal (además de un conocimiento adecuado de tus instrumentos) son las únicas reglas infalibles: nadie sabe mejor que tú cómo te gusta beber tu café.

5. Disfrútalo.