*

X

Los trols de Internet son psicópatas y sádicos, aseguran psicólogos

Por: pijamasurf - 02/18/2014

De acuerdo con una investigación reciente realizada en Canadá, el comportamiento del "trol" promedio de Internet se ajusta a patrones de conducta narcisistas, maquiavelistas, psicópatas y sádicos, en vista de que quien lo practica encuentra satisfactorio provocar el sufrimiento de otra persona.

anatomia-troll

Como sabemos, la psicología moderna tiene como uno de sus métodos fundamentales la clasificación, el establecimiento de una taxonomía que permita identificar y ubicar las muchas variantes que puede adquirir el ser humano en su comportamiento y sus ideas. Es así que, al menos desde esta perspectiva, es posible hablar de “personalidades” fijas, concretas, con rasgos específicos y diferenciados; hablar, por ejemplo, del narcisista, del histérico, de la neurótica, del masoquista y más.

El método puede ser cuestionable, pero sin duda también se puede considerar una manera de acercarse a la realidad psíquica y conductual, de suyo tan compleja.

Recientemente, investigadores canadienses realizaron una serie de pruebas para examinar el llamado fenómeno del “troleo” en Internet, esta suerte de cruzada que algunas personas emprenden desde la lejanía de sus computadoras a veces con el único propósito de molestar y con ello encontrar un goce solitario. Comentarios mordaces o calculadamente ingenuos, portaestandartes de la incorrección política y quizá también la indecencia, falsos dogmáticos que no creen en nada, defensores de lo indefendible, los trols son sin duda una de las especies imprescindibles en la fauna de la Red, pero no por ello menos irritantes, divertidos mientras su peculiar ingenio no intente corroerte.

Para efectos prácticos, el estudio partió de la definición del troleo como “la práctica de comportarse de una manera engañosa, destructiva o perjudicial en un entorno social de Internet”. Con esto, se tomó a algunos voluntarios que con un perfil definido (por ejemplo, que pasaron una buena cantidad de su tiempo en Internet, o que acostumbraron dejar un comentario en sitios como YouTube) y se les pidió que trolearan, esto al tiempo que los investigadores observaban su comportamiento.

trol

De acuerdo con esta investigación, el trol promedio de Internet es una persona que puede incurrir en narcisismo, maquiavelismo, psicopatía y sadismo, un cuarteto caracterizado por la manipulación de los otros, el exceso de amor propio, el goce ante el sufrimiento de los demás y, en suma, la búsqueda de una sensación de superioridad ante el otro. Por otro lado, estas cuatro caracterizaciones se conocen en la psicología contemporánea como la “Tétrada Oscura” (“Dark Tetrad”), por esas mismas razones y porque, en última instancia, se trata de comportamientos autodestructivos que llevan la desgracia a quien así se conduce consigo mismo y con sus semejantes.

En este sentido, algunos de los participantes, al contestar preguntas de los investigadores, afirmaron que disfrutaban lastimar físicamente a otras personas, bromear a expensas de otros o tomar el papel del villano en ciertos juegos para permitirse torturar a otros personajes.

Por otro lado, cabe resaltar que el estudio también llama a los trols “agentes de caos” que encuentran satisfacción en hacer explotar las emociones de otras personas (un poco como el personaje arquetípico de “El Guasón” en el universo Batman).

De ahí también que los investigadores de las universidades de Manitoba, Winnipeg y British Columbia finalicen su estudio sugiriendo que quizá el troleo no es un fenómeno exclusivo de Internet y, más bien, se trata de una expresión en este ámbito de cierto sadismo que se vive cotidianamente.

También en Pijama Surf: Top 10: los comentadores más frecuentes (e irritantes) en Internet

Integrantes de Pussy Riot reciben latigazos de cosacos durante un performance en Sochi (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/18/2014

El siglo XIX ama a Rusia y Rusia ama el siglo XIX: para muestra, este incidente en que un performance del polémico grupo Pussy Riot fue interrumpido por un grupo de cosacos que arremetieron a latigazos contra las mujeres que cantaban una canción contra Putin y su peculiar manera de reprimir la homosexualidad en Rusia.

 

Al parecer la santa madre Rusia continúa instalada en el siglo XIX, y no sólo por sus leyes y prácticas retrógradas al respecto de la homosexualidad, sino también por la manera en que castiga la oposición y el disentimiento.

Para muestra, los latigazos que sufrió una de las integrantes del polémico colectivo Pussy Riot por parte de un cosaco en la ciudad de Sochi, donde actualmente se celebran los Juegos Olímpicos de Invierno y que por esto mismo ha puesto en la mira pública internacional la singular manera en que el gobierno ruso entiende conceptos como los derechos humanos, la preferencia sexual o la libertad de expresión.

Nadezhda Tolokonnikova y Maria Alekhina (puestas en libertad en diciembre pasado, luego de varios meses de encarcelamiento), en compañía de otras, acudieron el miércoles pasado a una de las calles de Sochi para grabarse mientras cantaban la canción “Putin te enseñará a amar la madre patria”, la cual denuncia el autoritarismo del mandatario ruso, en especial al respecto de las libertades individuales y los derechos de personas con un preferencia sexual distinta a la heterosexualidad.

Sin embargo, este pequeño performance fue interrumpido abruptamente por la policía local, los cosacos, quienes a punta de látigo y con ayuda de gas pimienta, evitaron que las Pussy Riot terminaran su actuación.

Otros grupos policiacos arribaron pronto al lugar, pero no realizaron ningún arresto, aunque una de las integrantes del grupo sangró de la cara, al parecer porque un oficial la arrojó contra el suelo.