*

X

¿Estás enfermo? Las demás personas pueden olerlo

Salud

Por: pijamasurf - 02/10/2014

Nuestro organismo está capacitado para discriminar a las personas según su sistema inmune.

people_walking_blurred

Contribuyendo a la paranoia y al pánico social que algunas personas padecen, un nuevo estudio muestra la implacable capacidad de la selección natural de distinguir aquello que amenaza a los genes. Publicado en el jornal Psychological Science, el estudio realizado por investigadores del Karolinska Institutet en Suecia muestra que la enfermedad tiene un olor particular que se genera como consecuencia de un sistema inmune excesivamente activo, al combatir una infección.

Estudios anteriores ya mostraban que algunas enfermedades detonan un cierto olor, como la fiebre amarilla que huele "como una carnicería" o la escrófula (una forma de infección similar a la tuberculosis) asociada con un olor a cerveza rancia. Ahora los investigadores suecos buscaron determinar si la carga inmunológica en sí, señal de una patología, produce señales distintivas que pueden ser olfateadas. Para ponerlo a prueba, los participantes fueron inyectados con una endotoxina que genera una respuesta inmunológica similar a la que ocurre cuando una bacteria o un virus invade el cuerpo; en otra sesión se les inyectó una solución salina que no genera respuesta alguna. Los participantes usaron camisetas para absorber el sudor y compilar muestras de olor corporal.

Los resultados mostraron que las camisetas usadas por personas en momentos que habían sido inyectados con la endotoxina para generar una reacción similar a una enfermedad fueron evaluadas como las más "desagradables", "menos sanas" y de olor "intenso".

La investigación hace pensar que la capacidad para detectar la diferencia entre personas sanas y enfermas se trata de una conducta adaptativa que permite que una persona se proteja al alejarse de personas que podrían contagiarla. Además, los voluntarios lograron oler la enfermedad sólo horas después de que el mecanismo inmune había sido detonado —esto es, antes de lo que una persona suele tomar en descubrir que está enfermo, lo cual representa una importante señal de advertencia.

La capacidad del organismo de recoger señales de la inmunología de otra persona es asombrosa y rige muchas de nuestras relaciones sin que seamos conscientes, tal es el complejo de histocompatibilidad, a través del cual una persona puede detectar, vía el olfato, si una potencial pareja tiene un sistema inmune más compatible. También se ha descubierto que las mujeres suelen tener más orgasmos con personas con rostros más simétricos —lo cual no parece ser algo relacionado a un paradigma estético, sino que la simetría facial es una señala de mayor salud.

 

En su libro "What's Your Poo Telling You?", el Dr. Anish Sheth, gastroenterólogo de la universidad de Princeton, nos revela el porqué del placer que sentimos al ir al baño.

Jose Rodolfo Loaiza Ontiveros

Hablemos de la mierda y sus placeres. ¿O no te encanta esa ocasión solemne de subir al trono y volverte el centro del universo? En su libro What's Your Poo Telling You?, el Dr. Anish Sheth, gastroenterólogo de la Universidad de Princeton, llama a la placentera sensación de defecar poo-phoria, algo así como la euforia de cagar.

Esto ocurre cuando el movimiento de tus entrañas estimula el nervio vago, el cual desciende desde el cerebro hasta el colon, pasando por el corazón y el estómago. Este nervio juega un rol fundamental en muchas funciones corporales, desde la digestión hasta la regulación del ritmo cardíaco y la presión sanguínea.

Cuando es estimulado, puede causar reacciones como sudoración y escalofríos. También puede hacer caer tu ritmo cardiaco y tu presión sanguínea, causando una “una sensación de relajación sublime”. Si una cantidad particularmente grande de materia fecal repentinamente sobreestimula el vago, puede incluso hacer que te desmayes en el acto, por un fenómeno llamado síncope defecatorio.

La poo-phoria puede ser adictiva y "pasar de lo abstracto a lo concreto" sólo es la forma más convencional de detonar este placer. No por nada se encuentra en aumento el número de devotos del rosario, y cada día viaja más turismo rumbo a las tierras de Sodoma.

[Outside]