*

X

¿Estás enfermo? Las demás personas pueden olerlo

Salud

Por: pijamasurf - 02/10/2014

Nuestro organismo está capacitado para discriminar a las personas según su sistema inmune.

people_walking_blurred

Contribuyendo a la paranoia y al pánico social que algunas personas padecen, un nuevo estudio muestra la implacable capacidad de la selección natural de distinguir aquello que amenaza a los genes. Publicado en el jornal Psychological Science, el estudio realizado por investigadores del Karolinska Institutet en Suecia muestra que la enfermedad tiene un olor particular que se genera como consecuencia de un sistema inmune excesivamente activo, al combatir una infección.

Estudios anteriores ya mostraban que algunas enfermedades detonan un cierto olor, como la fiebre amarilla que huele "como una carnicería" o la escrófula (una forma de infección similar a la tuberculosis) asociada con un olor a cerveza rancia. Ahora los investigadores suecos buscaron determinar si la carga inmunológica en sí, señal de una patología, produce señales distintivas que pueden ser olfateadas. Para ponerlo a prueba, los participantes fueron inyectados con una endotoxina que genera una respuesta inmunológica similar a la que ocurre cuando una bacteria o un virus invade el cuerpo; en otra sesión se les inyectó una solución salina que no genera respuesta alguna. Los participantes usaron camisetas para absorber el sudor y compilar muestras de olor corporal.

Los resultados mostraron que las camisetas usadas por personas en momentos que habían sido inyectados con la endotoxina para generar una reacción similar a una enfermedad fueron evaluadas como las más "desagradables", "menos sanas" y de olor "intenso".

La investigación hace pensar que la capacidad para detectar la diferencia entre personas sanas y enfermas se trata de una conducta adaptativa que permite que una persona se proteja al alejarse de personas que podrían contagiarla. Además, los voluntarios lograron oler la enfermedad sólo horas después de que el mecanismo inmune había sido detonado —esto es, antes de lo que una persona suele tomar en descubrir que está enfermo, lo cual representa una importante señal de advertencia.

La capacidad del organismo de recoger señales de la inmunología de otra persona es asombrosa y rige muchas de nuestras relaciones sin que seamos conscientes, tal es el complejo de histocompatibilidad, a través del cual una persona puede detectar, vía el olfato, si una potencial pareja tiene un sistema inmune más compatible. También se ha descubierto que las mujeres suelen tener más orgasmos con personas con rostros más simétricos —lo cual no parece ser algo relacionado a un paradigma estético, sino que la simetría facial es una señala de mayor salud.

 

¿Quieres saber si tu pareja aún te quiere? Haz la prueba del bostezo

Salud

Por: pijamasurf - 02/10/2014

El contagio de un bostezo podría ser una fuente de preciosa información... Al parecer el amor puede verse y medirse como un sueño inducido por la empatía.

4_strangers_slide-497b20d9bd92e238363e054160aae29972fa6632-s40-c85

Nuestra necesidad de aprobación y de sentirnos amados nos hace buscar constantemente reafirmaciones del afecto que creemos tener. Esto puede llegar, en casos de inseguridad, a la paranoia y a la elucubración de todo tipo de pruebas en las que se busca de nuevo tener esa certidumbre fugitiva del amor del otro. Una de estas pruebas, aparentemente con un soporte científico, es la del contagio del bostezo.

Un estudio realizado en la Universidad de Pisa en el 2011 descubrió que los bostezos de los familiares cercanos y de las personas con un vínculo emocional son especialmente contagiosos. Entre más cercana la relación aparentemente más rápido se contagia el bostezo. Cuando bostezas en frente de alguien querido es muy probable que esa persona bostece de regreso —al menos de que no te quiera. 

En su libro  The Tale of the Dueling Neurosurgeon, Sam Kean, basándose en el estudio de la Universidad de Pisa, conjetura que existe una relación entre el bostezo y el amor verdadero. Y presenta el contagio del bostezo como un indicador afectivo. Puedes incluso ir tomando el tiempo que la persona tarda en bostezar. Hoy en la comida. En una semana. En un mes. ¿Tu novio sigue tan fascinado contigo cómo tu con él o poco a poco se va desencantando del sueño del amor? Te puede decir todo el tiempo frases dulzonas y sonreírle a todo lo que haces, ¿pero bosteza cuando tu bostezas? (Puedes usar el detector de patanes de Sam Kean para poner a prueba la dilación de su bostezo). Lo puedes hacer también, aunque de manera más arriesgada, en la primera cita: si bosteza es que quiere dormir contigo (acaso ese es el metalenguaje del bostezo una complicidad hipnótica-empática un poco hiperbólica).

Muchos animales bostezan; son menos los que bostezan de manera contagiosa: los humanos, diferentes tipos de monos y los perros, por citar algunos. No se tiene consenso sobre cuál es la función del bostezo, se cree que podría tener que ver con un mecanismo para enfriar el cerebro o que es una respuesta a una secreción de opioides en el cerebro. El bostezo sigue siendo misterioso.

Garret Norris, profesor de la Universidad de Leeds, autor de un estudio similar, señala: "Creemos que el bostezo contagioso es un indicador de empatía. Indica  una apreciación por la conducta y el estado fisiológico de otra persona".

Esta prueba que si bien es sobre todo tomada como juego por parte de Kean no sugiere que cuando una persona bosteza en respuesta a otra esto significa necesariamente que esta enamorada de la otra --existen muchos factores que pueden influir en esto. Sugiere que en personas que tienen una relación afectiva, la falta de contagio del bostezo --no de uno sino reiterativamente-- puede ser un indicador de que el cariño o la empatía que se tenía se está perdiendo. Un indicador a tomar en cuenta entre varios más.

[NPR]