*

X

Cuatro expertos te aconsejan cómo volverte deseable en sitios de citas online

Por: pijamasurf - 02/26/2014

No son los más guapos, los más ricos o los más exitosos, pero por alguna razón sus perfiles son los más visitados en el concurrido OKCupid.

cita_internet1

Vivimos en una cultura de likes, de aprobación y desaprobación, de resúmenes interminables y fragmentos ínfimos en los que destilamos nuestra personalidad para volvernos reconocibles y de algún modo sobrevivir en las selvas del Internet. Pero existen algunos profesionales de la autoeditorialización que saben cómo volverse atractivos en medio de las fieras disputas por atención en el sitio de citas OKCupid.

El creador del sitio, Christian Rudder, realizó toda clase de análisis en la data de los usuarios de OKCupid (además del blog OKTrends) con lo que formó el libro Dataclysm, un gran éxito de ventas. Y es que en Nueva York las citas online son un deporte de competencia local: quién destaca de la masa y quién es absorbido por ella (como en un concurso de popularidad a escala masiva), donde el carisma y el look pueden volverte atractivo, pero algunas tácticas profesionales te darán un buen empujón. Es por eso que los cuatro perfiles más atractivos de OKCupid (en las categorías de hombre y mujer hetero, y hombre y mujer gay) hablaron sobre su experiencia en la NYMag.

Estos cuatro perfiles fueron encontrados con una simple metodología: son los que más mensajes de interés recibieron durante enero. No son ni los más hermosos ni los más ricos ni los más exitosos profesionalmente, pero entre 400 mil usuarios anuales de OKCupid, estuvieron entre los cinco perfiles más visitados y demandados.

nebulae

Lauren Urasek de 23 años sabe que es una mujer atractiva: los tatuajes, el peinado estilizado y los labios rojos componen una exitosa foto de perfil, la cual puede volverse una molestia con docenas de mensajes diarios. La maquilladora profesional pasa todo el día en filmaciones y sesiones de fotos, por lo que reconoce el impacto de una buena foto de perfil. 

Pero una imagen no lo es todo: "Incluso si una chica increíblemente atractiva dijera algo estúpido en su perfil, aún recibiría mensajes." A pesar de ello, Lauren (o nebulaeandstuff, en el sitio) afirma que le interesa el hockey, nadar en el mar, la física y la astronomía. Este combo de diferenciadores (además de su innegablemente atractiva foto de perfil) la colocan como la mujer heterosexual más deseada del sitio.

La atención que ha recibido la ayudó a superar una ruptura difícil, además de asuntos relacionados con su autoestima. "Nunca fui la chica bonita", afirma, lo que la hizo apreciar la posición de poder relativo que da el aprobar o ignorar a hombres que se muestran interesados en ella de antemano. ¿El lado malo? Ese interés está motivado mayormente por lo sexual. Mensajes como "ur hot. not usually into girls with tats but ur sexy we should chill i got a huge cock …" (estás buena. no me gustan las chicas con tatuajes pero tú eres sexy deberíamos salir tengo una gran verga) inundan su bandeja de entrada. Para los mensajes más vulgares Lauren abrió el tumblr ­theyreallysaidthis

myties

James Hawver de 29 años es agente inmobiliario y el soltero heterosexual más popular de NY. Su perfil mezcla un interés por la moda, los viajes por Nepal y China, además de bromas como "Ryan Gosling podría ser mi doble. Eso si no hiciera yo mismo mis propias escenas de riesgo".

Una técnica de Hawver (aka MyTiesAreSkinny) es enviar mensajes a sus matches personalizados según el día de la semana: si es domingo, lunes o martes, la chica lee "Hey, señorita X, ¿en qué problema te metiste el fin de semana? :)", si es miércoles, "Hey, señorita X, ¿en qué problema te metiste esta semana? :)", para jueves o viernes: "Hey, señorita X, ¿en qué problema te meterás este fin de semana? :)", y si es sábado "Hey, señorita X, ¿en qué problema te meterás hoy? :)"

El resultado es un tipo de flirteo con cierto grado de personalización que tiene como fin romper el hielo de forma mecánica, esperando la reacción de las chicas al otro lado de la pantalla. Puedes colocar algo de información personal de la chica en el mensaje, pero si tienes un poco de tiempo y algo de conocimientos de programación podrías hacer que un bot ligara por ti. Just saying.

riot

Kerry Campbell de 26 años es diseñadora de modas y artista callejera. Su perfil de OKCupid, riot_rhytms, es el perfil de mujer gay más popular. Su selfie de perfil está tomada en el baño de su casa, y aunque tiene un cuerpo en forma en realidad sus fotos no le hacen justicia. En su perfil detalla lo más importante de su vida (familia, amigos, arte y fitness), y el sarcasmo aparece como "segunda lengua". 

Kerry tenía un perfil previo en OKCupid como heterosexual, pero luego se hartó. En ese momento, antes de informarle a su familia o amigos más cercanos, Kerry salió del clóset al marcar la casilla "interesada en chicas".

Los mensajes que Campbell recibe no son solamente de mujeres atraídas por ella, sino muchas veces de hombres heterosexuales o chicas heterosexuales que buscan probar algo diferente. "No me interesa ser el experimento de nadie", afirma Campbell, quien en tres años ha tenido 10 citas solamente, por timidez, según ella. Ajena del todo a lo que ocurre en su propio perfil y del buzz que genera, Campbell no se arrepiente de haber abierto una cuenta: "de lo contrario, nunca habría conocido a la chica con la que estoy saliendo. Ella me encontró —no es ni siquiera como que yo la estuviera buscando."

vibes4

Thomas McKee (aka Vibes4Dayz) de 24 años es el soltero gay más buscado en el sitio. Como gerente de marketing, afirma estar acostumbrado a trabajar con marcas, por lo que su perfil en OKCupid "es como tu marca personal." 

Para este branding virtual de la individualidad, McKee siente que "debe ser percibido como exclusivo... como una marca de lujo, que no es para todos. Vas por gente selecta y cuando ellos no te perciben como alguien exclusivo, pierdes". El sitio califica a sus usuarios según la frecuencia con la que responden mensajes, según un código de colores calcado del semáforo (verde, responde frecuentemente; amarillo, responde, pero no tanto; rojo, casi no responde.) La estrategia de McKee para "posicionarse" como una cuenta atractiva fue pasar por muchos perfiles y rankearlos con cinco estrellas; cuando un usuario se mostraba interesado en él, McKee no contestaba. Esto le hace creer al sitio que McKee recibe más mensajes de los que contesta, posicionándolo en el sector "exclusivo" (semáforo rojo).

¿Qué podemos aprender de estas cuatro cuentas? Que en la era de la comunicación extrema hay tan poco que decirle a los extraños que incluso es posible hacerlo a escala masiva. Que la autopromoción es una forma de producción como cualquier otra. Que la empatía superficial y la aprobación son capitalizables. O en una nota menos cínica, que en el océano del Internet siempre habrá más peces de los que puedas conocer.

Vivimos en la era de la espiritualidad pop, pero ¿qué es?

Por: Pedro Luizao - 02/26/2014

Inquieta, inmadura, confusa, y dispuesta, son algunas de las características que podríamos atribuirle al grueso de la espiritualidad contemporánea.

spirituality

Con motivo de la lista anual que publica la revista Watkins, presentando las cien personas "espiritualmente más influyentes" de la actualidad, recién publicamos una reflexión alrededor de los diez líderes que encabezan el listado. Si bien bastan unos segundos para concluir que la selección tiene algo de caricaturesco, lo cual se confirma al momento de leer nombres como Paulo Coelho y Oprah Winfrey, también es cierto es que una vez superada la 'indignación' inicial –y confirmado que no se trata de una sátira–, es evidente que el ejercicio es en sí interesante. 

Antes de continuar, y sin ánimo de entrar a debates profundos alrededor de este término, definamos por ahora la espiritualidad como esa búsqueda de lo sagrado, o mejor dicho de conciliar lo que consideramos sagrado con nuestro camino de vida 'mundano'. En este sentido, y aunque nos genere resistencia, líderes de opinión disímiles, y muchos de ellos construidos a partir de los medios, sí ejercen una influencia significativa en la búsqueda espiritual de millones de personas. Sé que para muchos de nosotros es casi inadmisible asociar a Rhonda Byrne (autora de The Secret) con un sentido válido de espiritualidad, pero la realidad es que la australiana verdaderamente incide en la búsqueda de muchos. 

La selección de Watkins, independientemente de que nos parezca o no cuestionable, refleja con fidelidad el actual escenario espiritual. En el artículo pasado muchos lectores reaccionaron burlonamente ante la lista, una postura comprensible de entender y compartir, pero que también resulta cómoda y limitada. Y es que no necesitas mucha claridad o congruencia para cuestionar la autoridad mística de Coelho. Pero si nos limitamos sólo a eso, entonces quizá estemos perdiendo la oportunidad de una buena reflexión, la cual con un poco de suerte tal vez nos permita entender mejor lo que sucede a nuestro alrededor. 

Enfatizando en esta última posibilidad, a continuación les comparto algunas reflexiones, traducidas en aspectos que distinguen la espiritualidad contemporánea.

Inquieta

Múltiples indicadores sugieren que estamos justo en medio de una búsqueda masiva por re-ligarnos a lo que consideramos como sacro. La mentada "revolución de la conciencia" no es más que una necesidad, masivamente compartida, de remitirnos a aspectos de nuestra existencia que vayan más allá de los pilares socioculturales del entorno: empleo, consumo, diversión, entretenimiento, etc. Hoy compramos libros, vemos DVDs y charlamos sobre temas como conciencia, evolución personal, y abstracciones similares, vamos a clases de yoga y atribuimos ciertos eventos a factores como el karma. Y precisamente en este sentido podríamos hablar de una espiritualidad inquieta, proactiva, incluso enérgica. 

Inmadura

La noción de que haya una búsqueda colectiva por reencontrarnos con lo sagrado, nos indica que es algo que de algún modo habíamos dejado de hacer –quizá porque nos parecía poco entretenido el ejercicio. Pero que ante las exigencias de la vida contemporánea, y sobretodo de rubros como nuestra salud física y mental, nos vimos obligados a retomar esa búsqueda pues sin ella nuestra existencia simplemente carece de sustentabilidad. Ahora parece que debemos pagar con nuestra 'inmadurez espiritual' la factura de haber abandonado este rubro de nuestra vida –algo que tampoco parece grave mientras el deseo de retomarlo sea genuino.

Pop 

Asociada con esta inquietud espiritual, y con el hecho de que somos una sociedad esencialmente mediatizada, entonces no debería sorprendernos que Oprah ocupe el séptimo lugar de la lista de Watkins, o que Ekhart Tolle, Chopra, Coelho, y Byrne se distingan por haber vendido millones de libros. El actual poder de los medios para amplificar y validar a un personaje es monumental. Y como bien advierte la revista-librería británica, su listado incluye a los más influyentes –no a los más honestos o más lúcidos–. Por eso, reitero, es entendible que decenas de pop stars aparezcan en el grupo, porque es a ellos a quienes la mayoría de las personas los premia con su confianza. 

Confusamente ecléctica

Con la consolidación del movimiento New Age, surgido a principios del siglo XX como una síntesis del conocimiento propio de diversas tradiciones antiguas, y cuya popularidad estalló hace unas tres décadas, el mapa referencial que muchos utilizan para orientar su desarrollo espiritual está ahora plagado de nociones provenientes de escuelas distintas. Este coctel, aunado a interpretaciones de interpretaciones, y a la práctica recurrente de remitirnos a 'traductores' o intermediarios en lugar de a las fuentes originales –por ejemplo textos milenarios–, "complejizó" el escenario y ahora vivimos inmersos en una pirotecnia retórica con tintes esotéricos que, independientemente de sus virtudes o defectos, favorece la confusión.

A partir de estas cuatro características, y de combinarlas, podemos entender en alguna medida la identidad de esta espiritualidad contemporánea. Por ejemplo, si ligamos inmadurez con inquietud, entonces entendemos la falta de selectividad que le rige. Dentro de ese proceso de madurez tendremos que afinar herramientas como el discernimiento. O si combinamos el aspecto pop con la confusión, entonces es explicable el porqué de nuestra excesiva receptividad a una orientación mística que se emite vía un programa de televisión. 

En fin, este breve diagnóstico es sólo un intento más de entender lo que sucede a nuestro alrededor, con el fin de hackear las licitantes que enfrentamos e intentar crecer. Pero en todo caso creo que es un buen ejemplo, una analogía, de cómo en múltiples situaciones nos limitamos a descalificar algo y luego, cómodamente, nos enfocamos en otra cosa –sin siquiera habernos remotamente acercado a la sustancia de la situación. Y sí, a mí también me parece una burla a la raza humana el contemplar la posibilidad de que algunos de los elegidos por Watkins sean hoy los patriarcas del espíritu, pero no por eso me deja de resultar fascinante la posibilidad de reflexionar sobre lo que esta posibilidad nos sugiere.