*

X
Robert Wilson logró esta extraordinaria grabación de unos grillos, la cual evoca un coro de ángeles en la hierba.

¿Cuántos ángeles caben en la punta de un aguja?, reza la frase popular. Muchos de nosotros en la infancia asociamos el canto de los grillos con las estrellas, con noches en las que salíamos al bosque. Los grillos parecen ser tan innumerables como las estrellas; las estrellas parecen ser los ángeles, como decía Borges, ya que son lo único que podemos comprobar que existe en el cielo. Las estrellas, nos dice la sabiduría pitagórica, hacen una música: la armonías de las esferas. Matemáticamente, reduciendo la velocidad de una grabación de grillos, sin ningún otro efecto, Robert Wilson ha conjurado un coro angelical. Los ángeles están en la hierba.

Los grillos producen su emblemático sonido --llamado "estridulación" -- frotando sus alas con sus fémures. Éste, por supuesto, es un sonido sexual. Chirp, Chirp, así soñamos que también hacen las estrellas: onomatopeya del brillo, cintilación sonora.

 Sobre el trabajo de Robert Wilson, dice Tom Waits: "Wilson siempre está jugando con el tiempo. Oí hace poco una grabación de unos grillos. Suenan como un coro, suena como música de los ángeles. Algo brillante, celestial, lleno de armonía y bajos, no podrías creerlo. Como un arrobador coro del cielo, y sólo está ralentizado, no manipularon la grabación para nada".

Twitter del autor: @alepholo

 

 

"Pic Nic en el Río" para recuperar los ríos ocultos bajo el asfalto

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/30/2013

El despacho de arquitectura Taller 13 ha generado un movimiento para recuperar la vida de las ciudades comenzando con los ríos,; el objetivo primario, recuperar el río de La Piedad de la Ciudad de México, donde ahora yace un llano de asfalto para autos conocido como el Viaducto

picnicHace unos días en la Ciudad de México se generó indignación colectiva en las redes sociales tras un desalojo de jóvenes que realizaban un pic nic en el Viaducto Miguel Alemán, para convivir en el camellón de esta vía; el débil argumento del gobierno fue que el evento era peligroso, pues distraía a los automovilistas.

De esta manera, en esta última edición del evento "Pic Nic en el Río", el gobierno reaccionó de forma arbitraria, descontextualizada y torpe, pero paradójicamente, lo anterior sirvió para que el movimiento de Sinergia Regenerativa, el cual busca una recuperación de la naturaleza y los espacios públicos en las ciudades, adquiriese más legitimidad ante la ciudadanía.

Cuando dimensionamos los estragos causados por nuestra forma de vida urbana, por la cual eliminamos toda lógica natural del entorno, como la geología, afluencia hidrológica y vida vegetal y animal previa del lugar, ahora no resulta descabellado pensar erradicar cientos y miles de kilómetros de asfalto para devolver algo de la dinámica orgánica natural de estos sitios.

En la Ciudad de México, por ejemplo, en 1940, el río de la Piedad conservaba su aspecto natural. Ahora, éste permanece entubado por la construcción del Acueducto Miguel Alemán, el cual está conformado por 13 kilómetros de cauce en donde se mezclan aguas negras y pluviales. La anterior obra se realizó para crear seis carriles, mismos que privilegian el uso automovilístico, en 8.40 metros de ancho, y que, además, incumplen las mismas normas viales, según Taller 13 (creadores del movimiento Sinergia Regenerativa y Pic Nic en el Río).

Este movimiento planea la recuperación no únicamente este río de la Ciudad de México, sino de los principales 45 ríos de la ciudad. Lo interesante de esta iniciativa es que se trata de un modelo serio, que calcula las implicaciones que una transformación así tendría, tanto económicas como sociales. De esta manera, a nivel técnico, el equipo cuenta con los argumentos necesarios para refutar cualquier intento de  objeción.

Para dimensionar esta idea, el proyecto de recuperación del río de la Piedad en el Viaducto Miguel Alemán requeriría de una inversión de 12 a quince mil millones de pesos. Si consideramos las inversiones pro automóvil que se han realizado en la ciudad, como el segundo piso del periférico, la anterior cifra resulta razonable: el segundo piso costó 5 068 millones,  pero su beneficio es en términos de afluencia de tráfico, y no abona a una calidad de vida integral en la ciudad.

Aquí puedes ver el proyecto completo, además de encontrar manuales para comenzar a recuperar los ríos de tu localidad, iniciando con un simple  movimiento de Pic Nics en el Río, los cuales afortunadamente cada vez son más conocidos; en el entendido paradójico de que la ciudad es de todos, incluyendo de la naturaleza.

 Para más información:

www.picnicenelrio.org