*

X
Robert Wilson logró esta extraordinaria grabación de unos grillos, la cual evoca un coro de ángeles en la hierba.

¿Cuántos ángeles caben en la punta de un aguja?, reza la frase popular. Muchos de nosotros en la infancia asociamos el canto de los grillos con las estrellas, con noches en las que salíamos al bosque. Los grillos parecen ser tan innumerables como las estrellas; las estrellas parecen ser los ángeles, como decía Borges, ya que son lo único que podemos comprobar que existe en el cielo. Las estrellas, nos dice la sabiduría pitagórica, hacen una música: la armonías de las esferas. Matemáticamente, reduciendo la velocidad de una grabación de grillos, sin ningún otro efecto, Robert Wilson ha conjurado un coro angelical. Los ángeles están en la hierba.

Los grillos producen su emblemático sonido --llamado "estridulación" -- frotando sus alas con sus fémures. Éste, por supuesto, es un sonido sexual. Chirp, Chirp, así soñamos que también hacen las estrellas: onomatopeya del brillo, cintilación sonora.

 Sobre el trabajo de Robert Wilson, dice Tom Waits: "Wilson siempre está jugando con el tiempo. Oí hace poco una grabación de unos grillos. Suenan como un coro, suena como música de los ángeles. Algo brillante, celestial, lleno de armonía y bajos, no podrías creerlo. Como un arrobador coro del cielo, y sólo está ralentizado, no manipularon la grabación para nada".

Twitter del autor: @alepholo

 

 

Los hongos "producen viento" para que se esparzan sus semillas

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 10/30/2013

Un reciente estudio encontró que los hongos tienen la capacidad de "crear viento" para que este se lleve sus esporas a lugares húmedos y protegidos.

946912_521919084540910_1800593924_n

El mundo de los hongos es un mundo discreto y lleno de extrañeza. Varios científicos se refieren al reino Fungi como “la materia negra de la biología”, porque hay muy poco que se sabe de ellos. Apenas hace poco descubrieron, por ejemplo, que gracias a unos hongos que se añaden a las raíces de los árboles, éstos pueden comunicarse entre ellos y enviarse nutrientes unos a otros. Pero además de que permiten la comunicación arbórea, los hongos también pueden producir viento para que lleve sus esporas a otras partes del bosque.

Por mucho tiempo se pensó que los hongos se reproducían pasivamente tirando sus esporas al suelo para que una corriente de aire las recogiera y las depositara en otro lugar. Pero este nuevo estudio muestra como el fungi es mucho más activo al esparcir sus semillas.

Para “crear viento”, los hongos sólo tienen que dejar que su humedad se evapore. Esta evaporación les permite enfriarse ya que el cambio de fase de agua líquida a vapor usa energía calórica. El aire frío es más denso que el aire caliente y tiene tendencia a fluir y esparcirse.

Esta habilidad para crear viento es lo que les permite nacer adentro de troncos, en hendiduras de árboles, debajo del pasto: lugares donde el viento común no llega fácilmente. Según uno de los investigadores, si llevas una linterna al bosque en la noche podrás ver esporas moviéndose en grandes nubes, con su propio viento.