*

X
Aves que sueltan materia fecal en parque y artistas se combinan para crear una pieza musical, recientemente estrenada en el Tate Gallery de Liverpool

Música escrita por la caída de excremento de pájaro fue interpretada en la Tate Liverpool Gallery hace apenas unos días. La artista Kerry Morrison, cuya autoría de la pieza es compteida por los pájaros, colocó partituras en el suelo de parques de Liverpool, esperando a que lo que se convertiría en música cayera del cielo --en la forma del siempre abundante  y generalmente intempestivo (aunque en este caso atinado) excremento de pájaro.

Una vez que la materia fecal de las aves fue registrada, el compositor John Hering transformó la notas en una pieza musical completa, manteniéndose fiel a las posiciones originales del excremento sobre la partitura. La obra de 20 minutos, llamada  Bird Sheet Music (quizás un juego de palabras entre "sheet" hoja y "shit" mierda), representa según Morrison el papel que juegan los pájaros en el medio ambiente. "Juegan un papel importante en el ecosistema de la ciudad a través de sus excrementos --dispersa semillas y tambié ayudan a enriquecer el suelo, a manera de fertilizante", dijo la artista.

El excremento de ave ciertamente contiene un factor artístico --por ejemplo cuando forma imágenes sobre los vidrios de un auto, que en la potencia del azar llegan a tener una cierta atracción estética, la cual puede ser completada por el ojo del artista --como en el caso de Morrison-- que logra capturarlas para darle sentido.

Puedes escuchar esta composición en esta nota publicada por la BBC

 

Fotografía capta raro fenómeno: Volcán Mount Reinier proyectando su sombra al cielo

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 01/23/2013

La poesía gratuita de la naturaleza: fotografía de volcán Mount Reinier, proyectando su sombra en el cielo de Tacoma, Washington.

Este paisaje fue capturado en Tacoma, Washington el 31 de diciembre de 2012 por PCloadletter26. La fotografía se llama "Last sunrise of 2012". Es el volcán Mount Rainier, que emplea el cielo como pantalla de su sombra, bloqueando los primeros rayos del Sol.

Una muestra inmejorable de esa poesía poesía doblemente gratuita de la naturaleza: porque para apreciarla no se requiere nada más que estar en el tiempo y en el lugar adecuado y también porque el fenómeno exhibe una belleza que se consume en sí misma, que se agota en el instante fugaz del acontecimiento.

[io9