*

X

¿Eran los mayas extraterrestres híbridos con un gran concentración de DMT en la sangre?

Por: pijamasurf - 10/03/2013

Un nuevol libro formula la hipotésis de que los mayas tuvieron algún tipo de contacto con una civilización extraterrestre la cual pudo haberlos modificado para que obtuvieran grandes cantidades de DMT en la sangre

sky-people

Pocas culturas para detonar estrafalarias teorías sobre su origen y su desaparición como los mayas --una civilización cuyo desarrollo matemático y arquitectónico para algunas personas resulta inexplicable sin invocar asistencia cósmica. Un nuevo libro, Ancient Aliens in Australia, propone que esta civilización fue influenciada por extraterrestres de las Pléyades, quienes genéticamente habrían intervenido para aumentar la conciencia o manipular a este pueblo. La teoría se correlaciona con su otra desaforada propuesta de que los abórigenes australianos son el eslabón perdido y provienen, según su propia mitología, de las estrellas. Según Bruce Fenton:

El centro de la tesis es que seres de las Pléyades jugaron un papel primordial en el desarrollo del Homo Sapiens Sapiens. Mi parte favorita de mi trabajo fue la hipótesis de que híbridos humanos pleyadianos en Palenque tenían altos niveles de DMT endógeno en la sangre, por esto su sangre era considerada una ofrenda sagrada y una llave para abrir dimensiones espirituales. Por lo que sé está idea nunca ha sido propuesta antes para explicar porque los Señores Mayas (algunos de los cuales podrían haber sido híbridos) eran los únicos que tenían sangre apropiada para los rituales.

Las ideas de Fenton no son del todo novedosas en tanto a que siguen la línea de investigación de autores como Zecharia Sitchin, Erich von Däniken y Graham Hancock, las cuales pueden ser agrupadas en la teoría de los "antiguos astronautas", relacionada también a la versión de que los Annunaki, los dioses sumerios, eran entidades celestes que minaron a los seres humanos. Lo novedos estriba, acaso, en la idea de que el DMT podría haber jugado un papel en sus visiones y en el desarrollo de su cosmogonía. Esta molécula se encuentra de manera natural en la glándula pineal de los seres humanos y es parte de una tradición chamánica particularmente en el Amazonas, quienes la consumen en brebajes como el ayahuasca. También es cierto que el Dr.Cilff Picover ha especulado antes que algunas visiones bíblicas --teofanías como la de Moises-- podrían haber sido provocado por la secreción de DMT endógeno. Asimismo, algunas culturas prehispánicas modifican su cuerpo, específicamente partes de su cerebro, algo que quizás pudiera tener que ver con el DMT.

Vía Jason Colavito

 

"La ciudad alucinada", Rafael Toriz presenta su nuevo libro el viernes 4 de octubre en la Ciudad de México

Por: pijamasurf - 10/03/2013

El nuevo libro de nuestro colaborador Rafael Toriz es un viaje alucinatorio de la ciudad de Buenos Aires, visto a través de los ojos de un dandy tropical que invita a su mesa de excesos y delicias a los fantasmas de la literatura

ciudad-alucinada

El escritor Rafael Toriz, un dandy veracruzano afincado en Argentina, presentará su nuevo libro La Ciudad Alucinadaen diferentes lugares de México, empezando este viernes de 4 de octubre en la Ciudad de México. Toriz mantiene una columna en Pijama Surf llamada Tropical Data, una serie de excursiones psiconáuticas por lo mejor de la literatura en la Red.

La obra en cuestión, que mereció el Premio Nacional de Ensayo Alfonso Reyes el año pasado, fusiona diversos registros (el diario, la entrevista, el ensayo literario y cultural) para reflexionar sobre la experiencia urbana contemporánea y proyectar, al mismo tiempo, una mirada original hacia un sector poco frecuentado de la literatura argentina en México. El texto se inscribe en la tradición alfonsina, haciendo del ensayo un espacio para elaborar reflexiones, más que para exponer ideas ya construidas y definitivas; lo que le permite, con alta fibra literaria, reflexionar sobre le viaje, las ciudades, la construcción del yo y la misma escritura.

Las presentaciones se llevarán a cabo en los siguientes espacios.

Ciudad de México. Viernes 4 de octubre a las 19 horas. Librería Rosario Castellanos. Con los comentarios del escritor Jorge F. Hernández, el fotógrafo Aki Itami y Gustavo Pacheco, agregado cultural de Brasil en México.

Puebla. Viernes 11 de octubre a las 19 horas. Profética Casa de la lectura. Con los comentarios de los escritores Fernanda Melchor y Yussel Dardón.

Monterrey. Sábado 19 de octubre. El libro se presentará a las 15 horas en el marco de la Feria Internacional del libro de Monterrey 2013. Con los comentarios de las escritoras María Belmonte y Katia Irina Ibarra.

Xalapa. Jueves 24 de octubre. 20 horas. Galería de Arte Contemporáneo. Con los comentarios de Rodolfo Mendoza, director de la revista literaria La Nave, del poeta José Homero y de Alberto Espejo, profesor emérito de la Universidad Veracruzana.

 

Aquí una probadita que hemos robado del libro por estrenarse, y que sirve como intro ala apropiación delirante que hace Toriz de Buenos Aires, invitando a la alta hueste literaria a la mesa:

Si empezar un libro parece, por lo menos, imposible, resulta lógico que tampoco sea dable terminarlo. Como los órganos  del cuerpo o los mapas de la noche, la escritura nos habita  porque nuestra voluntad le pertenece: escribir es materializar  ausencias y dialogar con ecos. Estas palabras son la sombra de un territorio que —ciego atlas de la mano— siempre me ha pertenecido. Aunque  nadie lo supiera, aunque a nadie le importara. Antes de que pisara esta ribera —antes, siquiera, de que  pudiera imaginarlo— esta ciudad ya era un río subterráneo  que murmuraba en mis entrañas. 

¿Olvida usted algo?

La memoria, serpiente con espolones, es un animal peligroso.  A la manera del camaleón, suele mimetizarse con el entorno  que la rodea, e inventa circunstancias y postales para darle  un sentido narrativo a la vorágine de la experiencia, que  ciega e impasible nos sepulta en su multiplicidad. Contar historias, llevar registros y hacer ensayos son las  trampas mejor soldadas de las que disponemos para engañar  al tiempo, y acaso con un poco de esperanza también a nosotros mismos. Este cuaderno aparente no es otra cosa que el eco de las  palabras de un viejo bebedor: “mi talento literario se limita a  los registros precisos de un diario de viajes” —Joseph Roth.

[Hello DF]