*

X
Entre meditación guiada y manual de rediseño mental, este video titulado ‘How to Operate your Brain’, fue creado por Timothy Leary en 1993.

 Screen Shot 2013-10-06 at 10.50.21 PM

El desarrollo de la humanidad conlleva una extensión del lenguaje. Permanentemente estamos añadiendo nuevos términos a nuestro universo semántico, situación que a su vez extiende los márgenes de nuestra elástica realidad. Pero más allá de agregar ingredientes a nuestro universo racional, el nacimiento de nuevos conceptos, y de su respectiva terminología, permite, además, enriquecer nuestro menú de metáforas.

Con la consolidación de la cibercultura surgieron sustantivos como software, verbos como programar, y conceptos como hackear. Y con el tiempo, comenzamos a utilizar estos términos para describir un ejercicio tal vez milenario: re-configurar nuestra mente. Así hoy ‘sabemos’ que al recurrir a determinados protocolos mentales o psico-softwares, como por ejemplo una meditación guiada, entonces podemos no solo revitalizar nuestro cerebro, sino hackear nuestra propia realidad, es decir, incidir de manera precisa y voluntaria en la manera en la que percibimos, procesamos, e interpretamos nuestra existencia.

Independientemente de los sentimientos encontrados que a muchos de nosotros nos genere su figura, lo cierto es que Timothy Leary concretó significativas aportaciones al estudio de la mente en general, incluyendo la conciencia, y particularmente en su relación con los psicodélicos. Luego de una vida repleta de aventuras, tanto físicas como intangibles, en 1993, tres años antes de su muerte, Leary creó una especie de videomanual psiconáutico, titulado ‘How to Operate your Brain’.

Durante 28 intensos minutos, compuesto por imágenes y música pro-epilépticos, el video presenta un monólogo de Leary,  notablemente inspirado en las ideas del genial teórico de los medios, Marshall McLuhan, aparentemente diseñado para facilitar el ‘reseteo’ de tu mente.

La pieza comienza recordándonos que el estado original de nuestro cerebro es el caos. En sintonía con esta premisa, se nos recomienda saturarlo de información, desbordarlo, deconstruir su organización lineal:

Pero el caos es básicamente positivo. Relájate. ‘Surfea’ las ondas del caos y aprende a reprogramar tus realidades. Siéntate. Fluye. Abre tus ojos. Apaga tu mente. Des-afoca y deja que las ondas del caos recorran tu cerebro. Flota a la deriva. Zoom. Diseña. Crea un nuevo orden, tu orden, tu estilo desde el caos.

El manual prosigue profundizando en abstracciones más complejas y estimulantes. La brújula sigue siendo la obligación existencial de actuar como ingeniero de tu propia realidad, pero ahora, la comunión con el caos se desdobla en una tajante invitación: cuestiona la autoridad, piensa por ti mismo, aléjate de la veneración autómata, y sobretodo, conócete a ti mismo.

La meditación guiada continúa. Ahora adquiere la forma de un racimo de advertencias alrededor de los medios: “Cambia las palabras que utilizas. Cambia las formas en las que te comunicas. Si cambias el medio, entonces te cambias a ti mismo. Y cambias tu sociedad”. Dos o tres citas de McLuhan, el mensaje se mantiene: cambia el medio, no dejes que nadie controle tu percepción de las cosas.

Finalmente entramos a la celebración de la cultura digital como una pradera repleta de posibilidades, de medios y mensajes floreciendo, de fantasías programables, y cierra con un optimista decreto en torno a la telepatía: “Acabamos de aprender como comunicarnos de cerebro a cerebro, de alma a alma”.

How to Operate your Brain es una especie de reliquia vintage de contracultura y neuro-responsabilidad ontológica. Y más allá de su potencial, existente o no, de fungir como un instructivo de re-programación mental, no podemos dejar de reconocerle a esta pieza su calidad de recordatorio: eres lo que quieres ser, no hay pretextos. 

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

 

Estos son todos los colores que emite la luz solar (IMAGEN)

Por: pijamasurf - 10/06/2013

La fascinante complejidad cromática del blanco solar.

sunx

Seguramente de niño dibujaste un disco de Newton: un círculo de papel con los colores del arcoiris (o los de tu lapicera de colores, claro) que, al dar vueltas en torno a un eje, se veía completamente blanco. El Observatorio Nacional de EU, ubicado en Tucson, Arizona, ha hecho justamente eso, pero en una escala mucho mayor.

La imagen que vemos aquí muestra el espectro completo de luz visible que puede capturarse desde la Tierra. Cada una de las 50 capas cubre 60 angstroms del espectro lumínico, en un rango de 4000 a 7000 angstroms (siendo que un angstrom equivale a la diezmilmillonésima parte de un metro).

Las áreas amarillas y verdes son las más brillantes, y las líneas negras que se ven están hechas de algunos de los gases de la atmósfera del sol, los cuales absorben partes de la luz. También podemos ver que no existe el rosa en el espectro: esto es porque el rosa es un color "artificial", es decir, que puede ser producido a partir de pigmentos, pero que no está presente en una longitud de onda individual de la luz.

Esta "deconstrucción de la luz" nos muestra la fascinante complejidad de algo con lo que convivimos diariamente y que damos por sentado, la luz solar.

Ver aquí en alta definición.