*

X
Revaluar el papel de los maestros en una sociedad, es fundamental para aspirar a un mejor sistema educativo.

Screen Shot 2013-09-03 at 6.20.39 PM

Ante la virtual aprobación de una reforma educativa que hasta cierto punto endurece las condiciones laborales de los maestros en México, miles de docentes se lanzaron a las calles, desde hace más de una semana, para protestar. Las manifestaciones han desquiciado el tránsito vehicular de la capital, y entorpecido el ya de por sí malogrado funcionamiento de la ciudad. Los ‘hombres de dinero’ se apresuran a publicar cifras, y hace seis días la cifra superaba los 500 millones de pesos, según cálculos de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope-Servytur). En Twitter desfilan posturas, la mayoría notablemente viscerales, a favor o en contra de las demandas magisteriales, y los medios hacen el juego semántico que corresponde a su respectiva trinchera.

Pero más allá de ideologías o tuits, de partidos políticos o agendas empresariales, de penosos traslados por la ciudad u opiniones “especializadas”, lo cierto es que la actualidad del sistema educativo mexicano es deplorable. Así lo demuestra, enérgicamente, la corrupción administrativa, las mafias sindicales, las miserables condiciones en las que viven miles de maestros, y las prácticas viciadas del resto de los actores (ciudadanía, medios, etc).

Confieso que, como la gran mayoría de los mexicanos, estoy menos informado al respecto de la reforma educativa de lo que el asunto amerita. Pero creo que tampoco es imprescindible estar al tanto de la lasaña informativa para ser conciente del crucial papel que tiene la educación en un país –algo así como el “alma” de una sociedad.

Difícilmente podremos aspirar a un mejor México si no afinamos el tema de la educación, y en este proceso es fundamental revisar las condiciones de los maestros. Una de las claves de los sistemas educativos más exitosos del planeta, por ejemplo el de Finlandia, es que el oficio de docente es quizá el más respetado socialmente. Lo anterior se debe no sólo a que se trata de un profesorado altamente capacitado, sino también a que la ciudadanía y autoridades están concientes de que el futuro del país depende, en buena medida, de la labor de sus maestros. Sobra decir que en ese contexto los maestros son privilegiados con múltiples beneficios, incluidos un salario más que decente –pero a la vez son exigidos proporcionalmente y las expectativas de la comunidad alrededor de su trabajo son muy altas.

Tomando en cuenta lo anterior, parece que en México una reforma educativa integral debería elevar proporcionalmente las exigencias y los beneficios –aunque para exigirles estar a la altura de lo que su labor representa, también debería establecerse un mecanismo de capacitación efectiva. De acuerdo a esto, es necesario tomar en cuenta los planes de educación, el material didáctico (idealmente incluyendo libros de texto sin múltiples faltas de ortografía), un enfoque educativo que favorezca ciertos valores (algo urgente en un país hundido en la violencia y el egoísmo cotidianos), y contemplar una campaña de concienciación alrededor del valor de la educación y de la cultura como activos rentables para el desarrollo personal y social.

En síntesis, creo que la reforma básicamente tendría que primero definir un modelo inédito, por su rapidez y eficacia, de capacitación para revertir el histórico descuido de este rubro, y para empoderar con confianza y orgullo a los profesores. Posteriormente se tendría que aplicar, simultáneamente, un nuevo esquema tanto de beneficios como de exigencias –tan lejano a los apapachos patológicos que el gobierno les ha concedido históricamente, como de las indignas condiciones que miles de maestros, muchos de ellos rurales, enfrentan cotidianamente. Tendría que ir mucho más allá de una simple evaluación, siendo tajante en exigencias al desempeño –con una capacitación apropiada de por medio, y al mismo tiempo recompensar sobradamente su labor. Además, ya en un plano más estratégico, sería prioritario fortalecer, dentro del imaginario colectivo, la figura del maestro como un actor decisivo para el futuro de toda sociedad (tanto a nivel comunitario, como municipal, estatal, y nacional).

La clave para una mejor educación es la dignificación del profesorado, tarea que nos compromete a todos: maestros, autoridades, ciudadanía (incluido obviamente el alumnado) y, por supuesto, también a los medios.   

Twitter del autor: @ParadoxeParadis

* Las opiniones expresadas en este artículo son responsabilidad del autor y no NECESARIAMENTE reflejan la posición de Pijama Surf al respecto.

 

La vibra de tus colegas en el trabajo hace que vivas más (o menos) años

Sociedad

Por: pijamasurf - 09/03/2013

El ambiente entre colegas laborales repercute significativamente en la longevidad de cada uno; mejor llévala bien en tu trabajo.

BadBoss_26_VoodooDoll

Durante tu vida dedicarás alrededor de cien mil horas al trabajo. Y si como en el caso de millones de personas, lo haces acudiendo a un lugar determinado, por ejemplo una oficina, entonces sobra decir que pasarás una buena porción de vida en este espacio. Tomando en cuenta lo anterior, es muy importante procurar un entorno laboral agradable y estimulante, ya que no solo tu calidad de vida, también tu salud, estarán significativamente ligadas a esto.

Para determinar la calidad de tu lugar de trabajo, podrías tomar en cuenta variables como la actitud de tu jefe, el ambiente entre tus compañeros, así como condiciones físicas, entre ellas las características del espacio, los sonidos que lo habitan, incluso la misma estética –aquí no puedo evitar recordar esos ecosistemas amarillentos que impregnan de anti-estimulante personalidad ciertas oficinas burocráticas.

Curiosamente, de acuerdo a un estudio publicado en 2011 por la Universidad de Tel Aviv, el ingrediente de tu espacio de trabajo que más pesa sobre tu salud, particularmente en lo que se refiere a la longevidad, es la cordialidad que existe entre las personas que laboran en un mismo sitio. 

En la investigación encabezada por Arie Shirom, se monitoreó a lo largo de décadas diversas variables médicas en 820 personas. Paralelamente registraron, de forma periódica, su percepción frente a las condiciones laborales que vivían. Y si bien diversos trabajos científicos han sugerido una correspondencia entre salud y entorno laboral, uno de los primeros descubrimientos que este estudio logró, fue detectar  una significativa correlación entre la longevidad de un empleado y la actitud que percibía de sus colegas hacia él.

Los investigadores descubrieron, no sin sorpresa, que aquellos que no recibían apoyo del resto, que no se sentían amigablemente incluidos por el grupo, o que padecían frecuencias poco amables hacia su persona, tenían 2.4 posibilidades más de morir durante el estudio –en contraste con otros factores, también poco deseables pero que  no repercutían tan tajantemente en la longevidad, por ejemplo un jefe poco amable.   

En este peculiar fenómeno confluyen dos variables interesantes, la influencia de los estados de ánimo, y de la cotidianidad en tu salud física – situaciones que con relativa facilidad se podrían intuir. Pero aún tomando en cuenta esto, no deja de resultar sorprendente el peso que tiene la actitud de una comunidad sobre las expectativas de vida de cualquiera de sus miembros.

En fin, más allá de organizar con tus colegas una excursión el próximo viernes a buscar estrellas fugaces, o que implementen medidas en tu oficina para promover prácticas más cordiales entre el equipo, lo cierto es que estudios como este al menos nos demuestran que una atmósfera agradable, en la cual se favorezca la cooperación y la cordialidad por sobre la competencia, resulta no solo fundamental para el funcionamiento, sino que es un factor incluso vital. Y en la medida que promovamos una cultura que resuene con la noción de que mientras mejor le vaya al grupo, mejor le irá a cada uno de sus integrantes, los resultados serán mucho más estimulantes para todos. Una máxima que, por cierto, bien podríamos aplicar a otros modelos sociales, por ejemplo los habitantes de una ciudad o, por qué no, los de un planeta.