*

X

Faltas de ortografía en los libros de texto gratuitos: ¿cuál es el meta-mensaje de este descuido?

Por: Ana Paula de la Torre - 07/24/2013

Los libros de educación gratuita en México contienen 117 faltas de ortografía; ¿planean autoridades poco educadas, educar a una población?
sep

Emilio Chuayffet

En pasados días, diversos medios de comunicación difundieron un caso tan delicado, como surrealista. El gobierno mexicano imprimió 225 millones de libros de texto (como se conoce en este país al material de estudio que aporta gratuitamente el Estado), conteniendo al menos 117 faltas de ortografía. Los libros serán repartidos entre los niños que actualmente cursan los niveles de educación básica.

La indignación sobre todo en redes sociales fue intensa –y evidentemente justificada. Ante esto, el Secretario de Educación Pública (SEP), Emilio Chuayffet, alegó que fue un error de la pasada administración, y que el haber evitado la impresión de los libros habría significado, además de millonarias pérdidas, la impuntual entrega de libros para el siguiente periodo escolar.

El asunto de las faltas de ortografía en los libros gratuitos de educación básica, implica múltiples lecturas. Y es que el hecho de que los redactores carezcan del cuidado, experiencia o conocimiento óptimo para realizar un impecable trabajo en este rubro, revela un radical problema de negligencia –aunado al hecho que no hayan sido minuciosamente revisados.

Cada acción o fenómeno encarna la significación de lo que representa. Este caso sobresale por su simbolismo: si los libros son el principal apoyo didáctico para los maestros y alumnos, y estos incumplen las formalidades básicas, entonces el mensaje sería mucho más trascendente que un simple descuido: difícilmente se podrá educar a una sociedad, sin estar educado.

@anapauladelatd

Investigadores de MIT logran implantar memorias falsas en ratones, abriendo un interesante campo de aplicaciones y usos controversiales.

memoria-falsa

La realidad del mundo que experimentamos es suficientemente confusa tal como la vivimos. Existen innumerables variables para tomar una decisión o para intentar definir algo como verdadero; nos asimos de nuestra memoria, de aquello que creemos nos sucedió como lo más entrañable, la fibra de nuestro fuero íntimo, casi como una segunda naturaleza.  Anteriormente ya habíamos empezado a dilucidar que esto tiene un factor ilusorio, lo que se conoce como la reconsolidación de la memoria: cada vez que recordamos algo reconstruimos ese recuerdo conforme nuestro estado actual, editamos permanentemente el contenido de nuestra memoria, bajo el filtro de lo que pensamos y sentimos en ese momento. Tal que la memoria es también una reconfiguración perpetua del cariz emocional de lo presente ("La memoria es engañosa porque está teñida por los eventos del hoy", decía Einstein). Ahora, sin embargo, se abre la posibilidad científicamente funcional de implantar memorias externas completamente falsas.

Investigadores del Instituto Picower del MIT para el Aprendizaje y la Memoria han logrado implantar memorias falsas en ratones utilizando tecnología de activación celular a través de la luz, lo que se conoce como optogenética. En el experimento primero se logró condicionar el comportamiento de los ratones mediante una descarga eléctrica leve recibida al entrar en una cámara; luego al aplicar un mismo pulso de luz en el hipocampo el ratón manifestaba el mismo miedo pese a ya no estar en la misma cámara o recibir la descarga directamente: el miedo era el resultado de la activación de una memoria.

En el nuevo estudio los investigadores colocaron a los roedores en una cámara "A" sin ningún tipo de descarga, y al día siguiente en una cámara "B" en donde se les aplicaba una descarga --pero en el momento de aplicar esta descarga los investigadores usuaron la luz azul para activar las células que codificaron el recuerdo de la cámara "A". En un tercer día los ratones fueron colocados en la cámara "A" donde no habían recibido descarga y mostraron una parálisis que evidencía  el implante de un recuerdo falso: al entrar en esta cámara vivían el recuerdo de la descarga de la cámara "B" como si hubiera sucedido en la cámara "A". Las memorias inducidas probaron ser tan fuertes como las memorias falsas.

Las implicaciones de la investigación comprueban lo que ya se sospechaba desde una perspectiva legal. Según el Innocent Project, el 75% de los casos revertidos por pruebas de ADN involucraron testimonios de  testigos oculares, pero en la mayoría de los casos no fue porque estos estuvieran mintiendo, sino porque tenían una memoria falsa. Uno de los casos más famosos, el de la familia McMartin, demostró, después de 7 años de prisión y 15 millones de dólares de gastos legales, que la acusaciones estaban basadas en memorias falsas, posiblemente implantadas por los terapeutas de los niños que supuestamente habían sido abusados.

Un experimento anterior logró manipular el sueño de unos roedores en un laberinto.

Por el momento la optogenética requiere de la implantación de células fotosensibles, no queda del todo claro si en un futuro se podrá realizar un procedimiento de activación celular no invasiva, quizás  frecuencias de onda baja o con ultrasonidos. El proceso de intencionalmente implantar una memoria fasla, quizás para que una persona logre un veredicto de inocencia, o como Inception para lograr manipular a un multimillonario CEO, resulta todavía muy complicado. Pero de cualquier forma se abre un panorama de manipulación y también de sanación traumática que en el futuro seguramente tendrá varias aplicaciones

Twitter del autor: @alepholo