*

X
El azar y la contingencia intervinieron para provocar la viralización de un cortometraje realizado a partir de los mensajes encontrados en una vieja contestadora abandonada en un mercado de pulgas en Argentina.

palabra

En una feria de antigüedades de Buenos Aires se vende una vieja contestadora automática, con su correspondiente cassete usado por última vez en 1998. Un joven coleccionista compra el aparato y al reproducir la cinta se encuentra con una joya de la narrativa amorosa: una seguidilla de mensajes que una mujer al borde de un ataque de nervios, María Teresa, le deja a su circunstancial ex, Enrique.

Un tiempo después, un ilustrador conocido como El Niño Rodríguez decide reutilizar ese audio y dirigir en un corto a la deliciosa Andrea Carballo, estrella del off porteño. El resultado es "Ni una sola palabra de amor", un magistral trabajo de lipsync que ya dio la vuelta al mundo, les dio fama a María Teresa y Enrique, pareja sobreviviente, y viene arrasando en diferentes festivales de cine.

Por otro lado, según dio a conocer el diario argentino Clarín, la voz que protagoniza involuntariamente  “Ni una sola palabra de amor” dejó de ser anónima luego de que el propio periódico se diera a la tarea de buscarla. Entre otras cosas, María Teresa relató lo siguiente:

Es la historia de un matrimonio de 30 años y los 10 llamados fueron un punto, un episodio. Detrás de eso hay una historia que supera a la ficción pero que es interesante de analizar para ver cómo se sigue después de un distanciamiento así. Uno piensa que era un drama amoroso pero había otras connotaciones, problemas financieros... Todavía es más interesante para las mujeres porque debemos ser muchas las que estamos en esas situaciones. Yo le había dado un raje violento pero necesitaba que volviera. Yo siempre digo que si viene Campanella y me pregunta sobre la historia, hacemos una película ya. 

Epic: probablemente el navegador más seguro para tu información personal (y también más amable para su uso)

Medios y Tecnología

Por: pijamasurf - 08/26/2013

Luego de que se hizo público el proyecto de agencias de inteligencia y seguridad por recolectar información personal de quienes navegan en Internet, ha aumentado también el interés por proteger dicha información; el navegdor Epic, desarrollado por programadores indios, se presenta como una de las mejores opciones al respecto.

Lock backgroundEn las últimas semanas, la privacidad se ha revelado como uno de los elementos más importantes de Internet. Luego de las filtraciones realizada por Edward Snowden en torno a la Agencia de Seguridad de Estados Unidos (NSA) y su ambicioso proyecto PRISM de recopilación de información personal de quienes utilizan Internet con propósitos de vigilancia (buscado también por otros gobiernos nacionales como el mexicano), ha aumentado el número de usuarios preocupados por una navegación más segura, protegida de estas grandes entidades y corporaciones que monitorean dicha actividad.

Así, por ejemplo, de acuerdo con una encuesta y citada en el sitio Co.Exist, desde que el periódico inglés The Guardian dio a conocer la información clasificada obtenida por Snowden, el porcentaje de estadounidenses que deshabilitaron las cookies de su navegador y modificaron sus ajustes de privacidad creció entre un 7% y un 12%.

En esta coyuntura, programadores en India dieron a conocer Epic, un navegador que se presenta como uno de los que más obstáculos ponen a los sistemas de colección de información personal, al tiempo que presenta una interfaz amable para el usuario (Epic está basado en Chromium, navegador open source que sigue a su vez al popular Chrome de Google).

Alok Bhardwaj, uno de los desarrolladores, declaró que al inicio no creerían que la preocupación por la privacidad cobraría tal relevancia. Ahora incluso Douglas Rushkoff se encuentra entre los consejeros del proyecto.

A decir de este teórico de los medios, sus razones para apoyar el desarrollo del navegador Epic se encuentran en que debido al análisis del comportamiento de los usuarios de Internet, la “experiencia web” es cada vez menos “novedosa y creativa”, y más bien se le conduce al “camino más predecible”. Una homogeneización que sin duda tiene repercusiones en otros ámbitos como la opinión pública, el consumo y otros comportamientos colectivos.

“Queremos proveer búsquedas privadas para nuestros usuarios, así que, por la vía del proxy, ni siquiera nuestro motor de búsqueda, literalmente, puede saber quién eres o qué estás buscando. Todos nuestros resultados de búsqueda se ofrecen con una dirección de IP enmascarada”, explica Bhardwaj.

En la experiencia de Sydney Brownstone, también de Co.Exist, Epic es un navegador sumamente amable con el usuario y, al mismo tiempo, confiable. Brownstone consigna, por ejemplo, que cuando inició sesión en Facebook y comprobó que Epic había bloqueado 7 rastreadores que intentaban recolectar su información persona, entonces se sintió “agradecida con esta precaución extra”.

Cabe hacer notar, sin embargo, que Epic es también una empresa que busca ganancia económica, la cual por ahora obtiene de enlaces de patrocinadores que se muestran en su propio motor de búsqueda. Y si bien estos, también de momento, se dice que no están ni estarán ligados al historial de navegación del usuario, en cualquier caso se convierte en un factor a tomar en cuenta en su futuro como compañía con fines de lucro.

“Pienso que hay mucho potencial para abusar de tu información, y no es algo que realmente puedas controlar. Miles de millones de dólares se están invirtiendo en la big data, y el problema es que tus datos son tus datos, y no estás seguro de cómo serán utilizados”, concluye Bhardwaj.

También en Pijama Surf:

Procura conductas absurdas en la Red para despistar al Big Data

Conozcan al General Keith Alexander, tal vez el hombre más poderoso del mundo

Cypherpunk: ¿la última oportunidad de mantener la privacidad online?