*

X

Hay personas dispuestas a pagar cien dólares por marihuana virtual

Por: pijamasurf - 08/10/2013

A veces la estupidez y lo absurdo parecen reinar en el mundo digital. Quince personas compraron un churro de mariguana virtual en la aplicación para iPhone de Snoop Dog.

ku-xlarge

En estos tiempos parece que, con la fórmula correcta, se puede vender lo que sea. Los raperos lo saben bien; su carisma es tan extenso que logran que gente pague mucho dinero para vestirse o peinarse como ellos. Pero la última ocurrencia rebasó los límites de credibilidad. Aunque suene patético, hay quince personas que pagaron cien dólares (más impuestos) por un porro virtual.

No es nada más que un simple dibujo de un porro de marihuana que puedes pegar en tus fotos usando la aplicación para iPhone de Snoop Dog, Snoopify. Incluso las personas que hicieron la aplicación estaban sorprendidas: “Estaba en shock; pero hey, es un mundo nuevo”, apuntó el creador.

Sin duda Snoop Dog felizmente invertirá esos mil quinientos dólares en mariguana real.

[Kotaku]

La creencia es el Prozac del alma

Por: Jasun Horsley - 08/10/2013

La vigilia es considerada como la realidad -y el sueño como la ilusión-- fundamentalmente porque creemos en ella; pero quizás el sueño al acercarse más a lo atemporal y entrando en contacto directamente con el inconsciente podría considerarse como una experiencia con mayor riqueza informativa y perceptual, por lo tanto más "real".
[caption id="attachment_62952" align="aligncenter" width="500"]hallo-beholder Hallo Beholder, de Jared von Hindman (sitio)[/caption]

Cuando dormimos, el control que el ego tiene sobre nosotros se relaja y aunque estamos removidos del contacto directo con la realidad física, estamos mucho más cerca de una experiencia sin filtro de la realidad psíquica. Es bastante simétrica (y solo aparentemente paradójica), porque la manera de entender la naturaleza de la experiencia egóica de la vigilia es utilizando la metáfora del sueño. En nuestra vida ordinaria durante la vigilia somos sonámbulos interactuando con las imágenes subliminales de nuestro inconsciente (el pasado), incorrectamente identificando lo que percibimos como “real” en el presente.

Pero no hay un momento presente aparte de aquella intersección infinitesimal entre el pasado y el futuro, ambos de los cuales, como lo escribe Jed McKenna, tienen el encanto peculiar del no-existir. El ego mantiene nuestra consciencia atada al tiempo, y si el tiempo es una ilusión, entonces todo lo demás lo es también, porque nada puede existir sin el fondo del tiempo-espacio para existir dentro de él.

En los sueños, el tiempo no fluye de una manera lineal, estamos más cerca de la (no) existencia líquida de la psique. Sin embargo, ya que estamos interactuando en forma más directa con los contenidos de nuestro inconsciente, estamos más cerca de la verdadera conciencia y por lo tanto de la realidad.

El ego se ve a sí mismo como representando a la conciencia y la psique como estando inconsciente. Es un prejuicio sin fundamento, una creencia que provee sus propias pruebas, pruebas que le parecen irrefutables.

Ese prejuicio entonces también invierte lo real e irreal, ya que se tiene que ver a sí mismo como real, entonces se otorga a sí mismo el falso poder de definir la realidad (lo que es real e irreal).

Todo lo que no sea “Estoy percibiendo algo” es una creencia. Todo. No podemos saber nada más allá de esto.

La creencia tienen la cualidad especial de reducir la consciencia: mientras más invirtamos en la creencia, nos volvemos más tontos y menos sensibles.

El estado del sueño es uno de incertidumbre en el que cualquier cosa es posible y nada es cierto. Esto lo hace más cercano a la realidad que el estado de vigilia.

El tener una experiencia de “abducción”, o cualquier otro tipo de encuentro trascendental, bueno, malo o indiferente, y tratar de entenderlo como “real” es ir en la dirección contraria a la que la psique (el alma), a través de esas experiencias, trata de llevarnos.

La creencia es el Prozac del alma.

Twitter del autor: @JaKephas