*

X

¿Es posible que esta triste melodía húngara haya desatado una ola de suicidios?

Por: pijamasurf - 08/12/2013

¿Es posible establecer una relación de causa-efecto entre la música de esta canción y una ola de suicidios que sacudió Hungría y EU durante los 30?

rob

¿Puede existir una canción tan triste que haga que la gente que la escucha cometa suicidio poco después? Una muy difundida leyenda urbana afirma que la canción "Gloomy Sunday" tiene semejantes poderes. Debido a su relación --real o imaginaria-- con diferentes suicidios a lo largo del siglo XX, ha sido llamada popularmente "la canción húngara del suicidio."

La música fue escrita por Rezső Seress y la letra es de László Jávor, y fue grabada por primera vez por Pál Kalmár en 1935. Aunque nos recuerde vagamente a un tango, desde entonces se han hecho muchas versiones de "Gloomy Sunday", siendo algunas de las más famosas las de Billie Holliday en 1941 y Björk. Incluso inspiró el film alemán Ein Lied von Liebe und Tod ("Una canción de amor y muerte") de 1999, que cuenta la creación ficticia de la canción.

Pero la historia negra de la canción comienza con Seress mismo, quien se quitó la vida el 13 de enero de 1968; el New York Times especuló por entonces que el compositor húngaro habría tomado la decisión por la desesperación de no haber podido crear otra canción igual de popular.

Esto y muchos otros datos respecto a la enigmática tonada fueron analizados por Steven Stack y sus colaboradores en "Gloomy Sunday: did the 'Hungarian suicide song' really create a suicide epidemic?", donde se dedican a analizar algunas de estas leyendas urbanas y a proponer un protocolo científico para evidenciar la posible relación entre la melodía y los casos de suicidio.

 Una de las primeras pistas está en un artículo de la Time Magazine de 1936, que habla sobre una racha de suicidios en Hungría donde la canción tenía un papel a veces protagónico, a veces secundario: un zapatero la menciona en su nota suicida; dos personas se disparan mientras la escuchan; hay reportes de personas que se ahogan en el Danubio mientras sostienen las partituras en sus manos heladas. 

Tal vez a raíz de esto la BBC prohibió la canción hasta 2002. Sin embargo, durante la Gran Depresión mucha gente perdió su trabajo y su casa, y se sabe que los suicidios aumentaron considerablemente de cualquier forma. Sumado a esto, la incidencia de suicidios en Hungría y los países de la zona es tan alta que los científicos han considerado la existencia de un gen del suicidio que afecta a los habitantes de aquella zona.

Por otra  parte, no es totalmente descabellado asociar productos culturales como libros, canciones o películas a los comportamientos suicidas. El "efecto Werther" fue analizado y descrito con este término por primera vez por el socioólogo David Phillips, tomando como paradigma la novela de Goethe, Las desventuras del joven Werther, un joven que es el prototipo del héroe romántico, el cual se quita la vida por amor. Desde la publicación de la novela en 1774 se reportaron suicidios que copiaban el del joven Werther, lo que deja abierta la posibilidad de que las obras "suicidogénicas" (que inducirían al suicidio) provean una narrativa o un marco que los potenciales suicidas pueden imitar o emular. 

En su estudio, Stack y sus colegas hallaron una correlación (si bien no una causa) entre las tasas de suicidios entre jóvenes entre 1950 y 1990 y un aumento en la aparición de suicidas en el cine. Sin embargo, la hipótesis es arriesgada: ¿la gente que se suicida lo hace imitando personajes o arquetipos de la cultura de masas, o bien la cultura de masas enseña cómo y bajo qué condiciones uno se suicida, en caso de desear hacerlo? Después de todo, las razones por las que la gente "levanta la mano sobre sí mismo", como diría Améry, son particulares y únicas en cada caso --como la muerte misma, que no por ocurrirle a todos los hombres les ocurre de la misma forma.

Como corolario, tal vez el personaje de Robert Frobisher (Ben Whishaw) en la película Cloud Atlas (2012) estuviera inspirado en Seress y su canción de la muerte por mano propia. Sin embargo, de admitir esta posibilidad, veríamos que las relaciones entre música y suicidio no están mediadas solamente a través de la tristeza, el blues o la saudade: incluso la alegría más aguda y la fraternidad más firme es incapaz de detener la mano del suicida cuando este ha tomado su decisión final.

[io9]

 

Inquietante documental de Werner Herzog sobre mandar mensajes de texto mientras manejas

Por: pijamasurf - 08/12/2013

“From One Second to the Next” [“De un segundo a otro”] es el más reciente documental de Werner Herzog que trata sobre mandar mensajes de texto mientras manejas. La idea surgió de la compañía telefónica AT&T, quién buscó a Herzog para hacer una campaña en contra de esto.

“Lo que AT&T me propuso inmediatamente hizo una conexión dentro de mí”, apuntó el cineasta. “Hay una cultura completamente nueva allá afuera. Yo no soy partidario de mandar mensajes de texto mientras manejas –o mandar textos del todo—pero veo que hay algo pasando en la civilización que está llegando con tremenda vehemencia hacia nosotros”.

El documental de treinta y cinco minutos se concentra en cuatro accidentes ocurridos debidos a que personas estaban mandando un mensaje mientras manejaban. Como siempre, la visión de Herzog se centra tanto en las víctimas como en los  perpetradores, que también fueron víctimas de un tremendo descuido (y de una suerte de adicción a los aparatos móviles).

Al examinar un accidente en que una familia de menonitas muere a causa de esto y otro en el que un vaquero herrador se ve involucrado involuntariamente en un accidente de este tipo, Herzog enfatiza en el cambio que él percibe en la civilización. En cómo llegaron a nuestras manos estos dispositivos y no hemos siquiera generado una responsabilidad al utilizarlos.

El documental es fuerte y quizá no es fácil de ver (sobre todo si nos damos cuenta de que la mayoría de las personas que tienen un teléfono móvil han hecho esto alguna vez), pero sin duda genera conciencia acerca de este acto, que de otra manera muy probablemente dejaríamos pasar. El documental se mostrará en 40,000 preparatorias  y miles de organizaciones de seguridad y agencias de gobierno para crear una conciencia colectiva sobre lo increíblemente irresponsable de mandar o leer mensajes de texto mientras estas manejando, y en cómo tu vida puede cambiar (o terminar) de un segundo a otro.

El video tiene la opción de ponerle subtítulos en español.

[Slate]