*

X

El nuevo ciber activismo: cómo derrocar gobiernos totalitarios desde el sillón de casa

Por: Emiliano Rodriguez Nuesch - 08/19/2013

Ante sucesos como la Primavera Árabe cabe la pregunta por las nuevas formas de activismo social que Internet permite, si ha surgido una nueva forma de participación política en la que los hackers son los protagonistas

En el último año la suma de países árabes con convulsiones sociales ha ascendido a 15. Y la fuerza de estas protestas fue tal que desencadenó el derrocamiento de los gobiernos de Egipto, Túnez, Yemen y Libia. 

Internet desempeñó un rol fundamental en estas revueltas como canal de comunicación entre países, generando un efecto dominó, además de ser una plataforma de organización y convocatoria entre los rebeldes. Pero la operación digital de los disidentes extralimitó las fronteras locales y, por primera vez en la historia, los derrocamientos de gobiernos totalitarios tuvieron asistencia global y en tiempo real de civiles sentados en sus casas.

LOS “DIPLO LEAKS” 

Todo comenzó con la filtración de cientos de cables diplomáticos publicados por Wikileaks, que evidenciaban la vida lujosa de los dictadores árabes. Esta información, sumada a décadas de opresión, hicieron que los rebeldes en Túnez y Egipto salieran a manifestarse. La autoinmolación del vendedor callejero de Túnez Mohamed Bouazizi dio la vuelta al mundo.  

1_

Una de las primeras medidas digitales de los gobiernos de Túnez y Egipto fue bloquear el site de Wikileaks donde aparecían publicados los cables, lo que desató una fiebre digital por compartir con más fuerza la información censurada. 

ANONYMOUS SE SUMA A LA PROTESTA ÁRABE 

La red de activistas digitales Anonymous lanzó una campaña espontánea para apoyar a los rebeldes de Túnez, ofreciéndoles herramientas, apoyo logístico y conectividad.

“OPERATION TUNISIA” fue la respuesta inmediata al bloqueo del site de Wikileaks en Túnez, donde se podían leer los cables filtrados. 

Con este afiche Anonymous convocó a sus propios miembros a apoyar la causa y difundir el mensaje en redes sociales. 

2

Unos días después la misma comunidad ANONYMOUS le declara la guerra en una carta dirigida al gobierno de Túnez, defendiendo los valores democráticos y culpando al gobierno de maltratar a sus ciudadanos. 

3

Gracias a las redes sociales los efectos de la protesta en Túnez se extendieron a los demás países árabes, principalmente Egipto. 

4

Fuente: Wikipedia

EN EGIPTO SE REPRODUCE LA MISMA COLABORACION DIGITAL 

Al ver que los rebeldes se organizan a través de redes sociales, el gobierno corta internet en todo Egipto. Esto generó más enojo y la gente salió a las calles. 

5

ONGs de todo el mundo comenzaron a organizarse con el objetivo heroico de devolver la conectividad arrebatada a los rebeldes. La operación comenzó con el hackeo de los servidores de Toshiba en El Cairo y su conexión satelital. 

Por primera vez en la historia, una persona desde su casa pudo usar sus conocimientos tecnológicos para ayudar a un rebelde incomunicado en la otra punta del planeta, con incidencia concreta sobre las movilizaciones y protestas. 

Los hackers de Telecomix, una ONG que defiende la transmisión de datos libremente por Internet, ayudaron a los rebeldes a eludir la censura de contenidos publicados en la web (como el día y hora de convocatoria de las protestas organizadas) y twittearon desde las cuentas de los rebeldes, comunicándose con ellos por teléfono. 

Al lograr hackear los servidores, desde la ONG Telecomix publican las conexiones dial up para que usen los rebeldes para conectarse. 

6

Tras el éxito de Operation Tunisia, Anonymous lanza: “OPERATION EGYPT”, una campaña de comunicación y acción. Así convocó a sus propios medios en las redes sociales:

7

En este histórico tweet, Anonynous anuncia que le restituye la conectividad al país pero que deja al gobierno sin Internet, incomunicado.  

8

Las protestas en Egipto comenzaron el 25 de Enero de 2011 y se prolongaron durante 18 días. A partir de medianoche del 28 de enero el gobierno egipcio decidió cortar completamente el acceso a Internet para impedir que los manifestantes se organizaran a través de las redes sociales.  

Al día siguiente, decenas de miles de personas protestaban por las calles de las principales ciudades de Egipto. El presidente Mubarak cesó formalmente al gobierno y declaró que crearía uno nuevo. 

En esta foto de celebración subida por uno de los activistas, los rebeldes no solo agradecen a Anonymous enarbolando la máscara que representa a la organización, sino que se declaran ya parte de la organización.

9

Una generación de hackers que aprendió y construyó sus valores en Internet, hoy está dispuesta a defender esos valores apoyando las luchas por la democracia alrededor del mundo.

10

¿Es el comienzo de una nueva forma de actuar sobre el mundo real a través de Internet? ¿Es una nueva forma de participación política en la que los hackers son protagonistas? 

11

Twitter del autor: @emilianorn

 

Tres increíbles hoaxes periodísticos que los lectores creyeron

Por: pijamasurf - 08/19/2013

En los siglos XIX y XX la mayoría de la gente creía las cosas que leía, sobretodo si estas eran divulgadas por medio de un periódico o la radio. Escritores de ciencia ficción y bromistas en general se aprovecharon de esto para lanzar algunas de las estafas intelectuales más divertidas de la historia.
[caption id="attachment_63156" align="aligncenter" width="679"] Litografía del "Gran hoax de la luna"[/caption]

La historia de los hoxes es tan antigua como el periodismo, la ciencia o la ciencia ficción. Ha habido decenas de robots falsos, descubrimientos científicos fabricados, taxidermias criptozoológicas y producciones de cine de ciencia ficción que fueron una estafa. Todo eso antes del increíble episodio en que Orson Welles leyó la Guerra de los mundos en la radio, y antes de que Facebook sacara al menos un par de hoaxes cada día. Las siguientes son tres de las más divertidas estafas impresas:

 

El gran hoax de la luna de 1835: este fue uno de los engaños más famosos de la ciencia ficción. Viene de una serie de seis artículos publicados en el New York Sun durante la última semana de agosto de 1835. El primer título leía: “Grandes descubrimientos astronómicos realizados por John Herscell, L.L.D. F.R.S. &c. En el Cape of Good Hope” acompañado de una declaración que decía que artículo venía del Edinburgh Journal of Science. Los artículos aseguraban que, por medio de un poderoso telescopio, astrónomos habían descubierto vida en la luna. Y no sólo vida, sino increíble vida. Bisontes lunares, cabras azules y humanoides alados con su propia civilización.

Los artículos generaron un estruendo en la circulación del Sun y otros periódicos de Nueva York reimprimieron la noticia hasta que fundador del Heraldo de Nueva York publicó que el Edinburgh Journal of Science había dejado de existir en 1833, por lo tanto era un engaño.

 

“El caso de Summerfield” de W.H.Rhodes: en mayo de 1871 apareció una nota en el Sacramento Daily Union titulada “El caso de Summerfield”. Iniciaba con lo siguiente:

Estamos en deuda con el corresponsal de San Francisco por los particulares del caso más interesante que jamás haya llegado a nuestras manos como periodistas públicos: el caso de Gregory Summerfield, o, cómo era llamado en ese momento, “El hombre con un secreto”.

Lo que siguió fue un cuento bizarro, reforzado por una referencia a un artículo falso del Auburn Messenger que afirmaba que un hombre llamado Leonidas Parker había asesinado a un tal Gregory Summerfield al tirarlo a las vías del tren, sólo para que un juez descartara su caso. El reporte continuaba explicando por qué el juez descartó el caso: Summerfield, declaraba el reporte, había inventado una substancia que podía incendiar el agua. Había chantajeado  la los líderes de San Francisco con la amenaza de prenderle fuego al Océano Pacífico y así destruir el mundo si no recibía sus demandas financieras.

Algunas semanas después varios diarios de California recogieron la historia y los lectores se preguntaban qué tanto de ello era cierto. Pero no pasó mucho tiempo antes de que los periodistas del Sacramento Reporter identificaran al autor de la pieza por sus iniciales W.H.R., mejor conocido como William Henry Rhodes. Pero incluso después de que lo cacharon, Rhodes continúo su hoax. Algunas semanas después el Sacramento publicó otro artículo en el cual se decía que un bandido conocido como Black Bart estaba en posesión de la substancia letal de Summerfield. Muchas personas pensaron que la historia era demasiado plausible para ser solamente ficción y fue detonadora de mucho nerviosismo en el público.

 

El árbol de Madagascar que comía humanos: el artículo de Edmund Spencer sobre el Crinoida Dajeeana, el árbol que comía hombres, apareció en 1874 en el New York World. Afirmaba contener una carta de Karl Leche, un botánico que viajaba por Madagascar. Leche decía que había presenciado un sacrificio hecho a un árbol carnívoro que de pronto cobraba vida y envolvía a su presa humana en tentáculos poderosos, apretándolo hasta su muerte.

Al momento de su publicación, la historia atrajo mucho interés y siguió apareciendo en revistas años después de su publicación en el New York World. La historia fue tan famosa que se extendió hasta el siglo XX y e1950, el divulgador dela ciencia Willy Ley se sumergió en el misterio y al fin probó que Leche nunca existió y que ese artículo era sólo un hoax que se salió de las manos. 

[io9]