*

X
La batalla por la libertad de la información altera las reglas de juego entre los gobiernos y la insurgencia, encabezada hoy por los hackers y los "whistleblowers". Al mismo tiempo surge una nueva ética descentralizada, que sirve como uno de los pocos contrapesos ante el Estado vigilante que lo abarca todo.

Picture 184

En apenas quince años de avances tecnológicos el mundo ha cambiado radicalmente. Porque somos contemporáneos de esta mutación es difícil darse cuenta, pero sus ramificaciones son cada vez más visibles. Ha sido un proceso exponencial. Cada año trae nuevas sorpresas.

En 1999 se lanzó Napster. Duró apenas dos años antes de que lo cerraran, como era inevitable, pero en ese tiempo creó una revolución tecnológica a un nivel internacional. Popularizó las posibilidades de la nueva herramienta de comunicación: la red, y así nació la hidra multicéfala. En la mitología griega, la Hidra de Lerna tiene de tres a diez mil cabezas, depende la fuente, con la facultad de que al cortarle una de ellas salen dos más. Desapareció Napster pero con su muerte surgió la posibilidad de muchas versiones de esa misma idea. Aunque en teoría Napster todavía existe, ligado a Rhapsody, funciona como tienda y no como libre intercambio de información. El verdadero espíritu de Napster se trasladó de sitio.

El filo de la tecnología no conoce ética. Si algo es posible, se hará. Lo que quiero decir es que no importa tanto la pregunta de si bajar películas, series, música o video juegos por internet es bueno o es malo. La pregunta no importa porque, cualquiera que sea la respuesta, es una realidad que no se puede ignorar y mucho menos detener. Además es una respuesta que varía de persona a persona. Depende a quién le preguntes. Es una cuestión subjetiva, por más que quienes hacen las leyes pretendan que sus resoluciones se vuelvan universales e inviolables. La arbitrariedad de la ley, a través de estos avances tecnológicos, queda en evidencia y se ve cuestionada cada vez con más fuerza.

Escribe McKenzie Wark en A Hacker Manifesto:

 Los hackers crean la posibilidad de que nuevas cosas entren al mundo. No siempre grandes cosas, o siquiera buenas cosas, pero nuevas cosas. En el arte, en la ciencia, en la filosofía y en la cultura, en cualquier producción de conocimiento en la que se pueda recopilar data, de la que se pueda extraer información que a su vez pueda abrir nuevas posibilidades en el mundo, habrá hackers hackeando lo nuevo a partir de lo viejo. Si bien creamos estos nuevos mundos, no los poseemos. Aquello que se crea es hipotecado para los demás y para los intereses de los demás, para Estados y corporaciones que monopolizan los medios de hacer mundos que solo nosotros descubrimos. No somos dueños de lo que producimos: lo que producimos se adueña de nosotros.

Los casos de Megaupload y The Pirate Bay son los más recientes. El proceso legal de Megaupload sigue. El pasado 19 de enero, justo a un año de haber sido interrumpido por las autoridades, el nuevo sitio mega.co.nz inició operaciones, bajo el cobijo de las leyes neozelandesas. Lanzado en 2005 en Hong Kong, la bestia cambió de piel para adaptarse, y sigue viva. Algo similar sucedió con The Pirate Bay, con la diferencia de que nunca dejó de operar. El juicio a los tres fundadores los encontró culpables: si la corte de apelaciones no revoca el caso tendrán que cumplir condenas menores a un año de cárcel, y pagar un total de 6.5 millones de dólares entre los tres. Grandes corporaciones del entretenimiento estadounidense lograron romper la tradición liberal existente en las leyes suecas por medio de abogados y cabilderos. El sitio fue fundado en 2003, y el juicio fue ganado por las corporaciones en 2009, pero fue una victoria pírrica: las pérdidas son irrecuperables y el curso de la historia irreversible.

Hay triunfos en ambos bandos. En 2010 WikiLeaks también tuvo que irse de Suecia. Estuvo de paria por el mundo, primero en los servidores de Amazon, después en Francia, y ahora se esconde en programas encriptados que garantizan el anonimato, como Tor o Pretty Good Privacy. Julian Assange está acorralado en la embajada de Ecuador y Edward Snowden en Rusia, ambos con un futuro incierto. Su libertad está en juego, y quien pide su cabeza es el mismo monstruo: Estados Unidos. A partir de estos dos casos Sudamérica adquiere de pronto una posición en el tablero geopolítico. Al avión de Evo Morales, presidente de uno de los países más pobres del continente, le prohíben bajar a cargar gasolina en varios territorios europeos por la posibilidad de que Snowden vaya con él, y junto a Nicaragua y Venezuela le ofrece asilo al perseguido político, mientras que Estados Unidos hace todo por amedrentar al país que le dé albergue, en contra de las normas internacionales. Es irónico que el presidente Obama denuncie a los hackers como terroristas, cuando es evidente que, como dice Chomsky, es su gobierno el que más se comporta como terrorista. Así, as debilidades del imperio quedan al descubierto. Es un hecho que ya no tiene el poder que tenía antes, y que la unión fuera de sus fronteras y el anonimato son sus peores enemigos. 

Pero en realidad tampoco tiene tanta importancia si capturan a estos dos personajes, héroes para unos y villanos para otros. Sería trágico desde una perspectiva humanitaria pero no acabaría con WikiLeaks, una criatura con vida propia, ni con soplones e informantes que denuncien prácticas que van en contra de la armonía mundial. Snowden, con ayuda de la tecnología, dejó entrever los ojos del titiritero que lo quiere observar todo.

Los Estados y las leyes pretenden que el mundo se adapte a ellos. No saben o no quieren saber que son ellos los que deben adaptarse a un mundo siempre cambiante. En vez de que disqueras y estudios cinematográficos persigan a quienes rompen las reglas impuestas desde arriba, sería mejor que busquen la manera de sobrevivir en este nuevo mundo.

Nada de esto era posible antes. Estamos inmersos en un proceso histórico que apenas comienza. El campo de batalla ya no está limitado a un lugar, sino que existe en dos planos: el físico y el virtual. Hombres y mujeres pueden estar apresados en Guantánamo o ser ejecutados, pero los instrumentos nuevos que crearon no solo permanecen, sino que además evolucionan. Wark:

Los hackers no tienden a unirse. Por lo general no estamos dispuestos a sumergir nuestra singularidad. Lo que claman estos tiempos es un hack colectivo que materialice un interés de clase basado en una alineación de diferencias en vez de una unidad coercitiva. Los hackers son una clase, pero una clase abstracta. Una clase que hace abstracciones, y una clase hecha abstracta. Abstraer a los hackers como clase es abstraer el concepto mismo de clase. El eslogan de la clase de los hackers no es: trabajadores del mundo unidos, sino: los trabajos sueltos del mundo. (Not the workers of the world united, but the workings of the world untied.)

Twitter del autor: @jpriveroll

La idea de la revolución sigue viva --pese a que parecía adormilada-- y su nueva cabeza mediática es Russell Brand, el comediante que se iluminó en un programa de televisión.

brand1

Russel Brand se acaba de erigir como una de las voces más relevantes en el escenario de la política global. El popular actor y comediante ya había estado explorando de manera muy elocuente nociones como la espiritualidad, la ecología y la conciencia psicodélica pero recientemente Brand ha tomado una fuerza superlativa, trayendo la necesaria fuerza de un "rockstar" a una anquilosada mesa de discusión sobre los sistemas políticos actuales, los cuales ofrecen un sistema cerrado y monolítico, mayormente ilusorio (bajo la gran supersitición de la democracia). Brand ha sido invitado a editar una edición de la revista política New Statesman, en un golpe de genio editorial, invitando a una serie de teóricos, celebridades y artistas a hablar sobre la revolución. Hace unos días Brand, también, copó los medios con una fascinante entrevista--por divertida y llena de ideas-- con la BBC, dando una sacudida al famoso periodista Jeremy Paxman. Y aunque las ideas de Brand, como el mismo sabe, tienen cierta aura utópica, dentro de un sistema que ha probado ser en en sustancia invulnerable --en tanto a que las élites en el poder apenas se han imutado por una creciente crítica embanderada por movimientos como el Occupy o filtraciones como las de WikiLeaks-- no cabe duda que su posición y su energía refrescan el escenario y motivan secuelas.

Brand señaló en la entrevista, cuestionado sobre su autoridad para hablar de política ya que no vota, que "ciertamente no tomó mi autoridad de un estrecho paradigma preexistente que sólo sirve a pocas personas, buscó alternativas en otro lado que puedan servir a la humanidad". Y aunque no ha inventado aún esa alternativa considera que ésta debe regirse por "no destruir al planeta" y "no debe crear masiva disparidad económica ni ignorar la necesidad del pueblo". Brand suscribe a la idea de que la democracia es una especie de fachada o representación teatral manipulada y manipuladora que "gobierna para las corporaciones" y por lo tanto "el voto es una complicidad tácita con el sistema  dominante" que ha creado ya una subclase desencantada. El poder en realidad no se transfiere a través del voto sino a través de un sistema jerarquico que por siglos se ha mantenido administrando la percepción, manufacturando guerras y desestabilizando mercados. Brand claramente favorece la idea de Buckminister Fuller: "Nunca cambias las cosas luchando contra la realidad existente. Para cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto el modelo existente". Brand añade: "¿Para qué contribuir a esta fachada?"... "Votar no sirve de nada". Recordemos a Celine:

Que no vengan a alabarnos el mérito de Egipto y de los tiranos tártaros! Estos aficionados antiguos no eran sino unos maletas petulantes en el supremo arte de hacer rendir al animal vertical su mayor esfuerzo en el currelo. No sabían, aquellos primitivos, llamar “señor” al esclavo, ni hacerle votar de vez en cuando, ni pagarle el jornal, ni, sobre todo, llevarlo a la guerra para liberarlo de sus pasiones.

Casi con un eco de aquella legendaria sesión de prensa en la cama de John Lennon y Yoko Ono (con Tim Leary como productor ejecutivo), Brand arrebata el derecho de hablar de la revolución, buscando primero el cambio de la conciencia individual para detonar una avalancha de mechas y es que "no importa si un una cueva ha estado en la oscuridad por milenios o por media hora, se enciende con un sólo fósforo". También en la entrevista con Paxman: "Existen personas con ideas alternativas mucho más calificados que yo y sobre todo mucho más calificadas que las personas en el poder... yo sólo estoy aquí para llamar la atención hacia la posibilidad de un cambio, una transformación, una revolución".  Russel Brand 3.0, es lo que pasa cuando le das a leer a Terence Mckenna, a Robert Anton Wilson, a Noami Klein, a Marshall McLuhan (y tal vez de fumar un poco de DMT, aunque Brand es famosamente un ex adicto a las drogas completamente rehabilitado) a un hombre de una inteligencia formidable, seguramente una de las mente más veloces que puedan ser apreciadas en los intertubes, y con el inigualable don de saber reírse de sí mismo y de toda la sacralidad secular de lo institucional. La estrella que se rebela del "star-system", con todo el carisma de la máquina de sueños y con un vigor incontenible, que se sale de la pantalla, en un gag, y te guiñe el ojo y te dice: "todo esto que vez no es real, es una mierda, hecha para que te guste, pero hay otras cosas... sólo intenta salir de la caja... brinca al abismo y descubre que es una cama de plumas"... y dentro del bullshit de las creencias a él si le creemos porque ha estado ahí adentro, donde supuestamente pasan las cosas, y se ha salido y porque tiene un cierto brillo en la cara --que es la fama.

russel-consciousness

Brand ha compilado una notable edición para la publicación británica New Statesmen, recogemos aquí algo del verbatim que ha dispuesto para las masas límpidas.

 Sobre la apatía:

"La apatía es una reacción racional a un sistema que ya no representa, escucha o responde a la mayoría de las personas. Un sistema que, en realidad, es apático a las necesidades de las personas para las que fue diseñado. Para mi un movimiento de izquierda potente y triunfal, sin contar el glorioso enfrentamiento de Occupy, es un pálido e idealista murmuro de rebeldía sepia".

Sobre el humor:

Las causas serias pueden y deben de ser abordadas con buen humor, de otra forma no pueden competir con la Liga Premier y Grand Theft Auto. Los movimientos sociales no deben de carecer de razzmatazz. La derecha tiene todas las ventajas, de la misma manera que el diablo tiene las mejores canciones.

 Sobre la revolución espiritual:

Con espiritual me refiero al conocimiento de que nuestra conexión con el otro y con el planeta debe de tener prioridad. Buckminister Fuller delínea sucintamente nuestros objetivos colectivos: "hacer que el mundo trabaje el 100% a favor de la humanidad en el menor tiempo posible a través de la cooperación espontánea sin ofender al planeta y sin desaventajar a nadie". Esta máxima es la esencia pura de "más fácil de decir que de hacer" ya que implica desmantelar toda nuestra maquinaria socioeconómica. Antes de la hora del té.

Sobre las "ganancias":

El precio del privilegio es la pobreza. David Cameron dijo en una conferencia que la ganancia "no es una palabra sucia". La ganacia es la palabra más profana que tenemos. En su búsqueda hemos olvidado que mientras que se logran los intereses individuales, nosotros como un todo estamos siendo aniquilados. La realidad, cuando no está fragmentada por el lente corrupto del elitismo, es que somos un solo planeta.  

Tener tal sufrimiento adyacente, a tal exceso, es como maravillarnos ante una belleza incomparable, cuyo rostro es la imagen radiante de la simetría celeste, e ignorar, medio metro abajo, su abdomen canceroso, sollozante y masacrado. "Sigan viendo ese rostro, coloquen una bolsa sobre los tumores. Posa. Anda, Vogue".

Sobre la construcción de lo real:

El capitalismo no es real; es una idea. Estados Unidos no es real; es una idea que alguien tuvo hace muchos años. Gran Bretaña, el cristianismo, el karate, el islam, los miércoles son sólo ideas que elegimos creer y son unas ideas muy lindas, cuando sirven un propósito. Estos conceptos, sin embrago, no deben de ser usado en detrimento de la realidad actual.

La realidad es que tenemos un ecosistem esférico, suspendido, hasta lo que sabemos, en el espacio infinito, en el que yacen miles de millones de formas biológicas basadas en el carbón, de las cuales presumimos ser la más importante, y una cantidad limitada de recursos.

Necesitamos nuevos mitos, una nueva narrativa:

Si, como los celtas, reverenciaramos los ríos, priorizaríamos este conocimiento sagrado y nos opondríamos a cualquier intento de contaminarlos. Si, como los nórdicos, creyeramos que las almas de nuestros ancestros viven en los árboles, esta conexión haría la deforestación anatema. ¿Si, como los indios nativo americanos, creyeramos que Dios está en la tierra que pisamos, cual sería nuestra respuesta intuitiva a la implementación de la fracturación hidráulica?

Poco debe de sorprendernos entonces que estos códigos ideados para nuestra protección y sobrevivencia hayan sido abortados y substituidos por narrativas nihilistas y narcisistas, pobladas por vacuos héroes vestidos de lentejuelas. Ahora sólo nos amotinamos en contra del marcador de un partido de futbol o cuando nuestros muertos son desacrados por las viles publicaciones que comunican esta corrosiva y engañosa narrativa

messih

Tal vez estamos comprando una nueva ilusión, del sistema que crea sus propia falsabilidad (para comprobar su propia validez), que crea sus propios enemigos para controlar desde dentro y anticiparse a la debilidad futura, que construye geniales bufones para llenar el necesario vacío de la crítica ... y la conspiranoia sigue. ¿Cómo distinguir en la actualidad la política del entretenimiento, la revolución de la faramalla, la filantropía del marketing? ¿El Che Guévara trabajaba para la CIA?  ¿Su imagen fue fraguada en la misma línea que Mickey Mouse?  Pero al menos en el encantamiento mediático de lo nuevo y prometedor, la diatriba de Brand y su flamante propuesta de un sistema alternativo --cualquiera que fuese-- que no admite el menor andamiaje del actual, resulta uno de los momentos más inspiradores en lo que va de este año seudo post-apocalíptico. El branding de la revolución recibe un nuevo empujón, cuando para muchos había dejado de brillar --aunque sea empujado por la farsa, por la rauda parodia del mesianismo (véase la imagen superior) y del fastidio político, la reflexión y la provocación ya circula  y de la mejor forma: con ligereza. Resulta apropiado también, para la situación de las cosas, en la era de la simulación, después de que la realidad muriera aquella mañana en Disneylandia y en Irak, que el caudillo sea un popstar, un comediante que se iluminó en la televisión.

Recomendamos que chequen la nueva edición de The New Satesman, con columnas de David Lynch, Graham Hancock, Alec Baldwin, Ai Weiwei, Naomi Klein, Diablo Cody, Oliver Stone y más.

Twitter del autor: @alepholo