*

X
La modelo ucraniana Valeria Lukyanova, quien ha modificado su cuerpo para parecerse a Barbie, es también una maestra espiritual que dice comunicarse con extraterrestres: lo mismo enseña tips de dieta y maquillaje que a viajar a las estrellas.

valeria lukyanova

Valeria Lukyanova es una modelo ucraniana que se sometió a numerosos procedimientos de cirugía plástica para parecerse a Barbie, la icónica muñeca con la que juegan millones de niñas en el mundo y que se ha convertido en el paradigma de la belleza occidental. La belleza plástica, sello Mattel, de esta joven de 23 años ha hecho que sea objeto del morbo mediático. Pero si de por sí la historia era llamativa --una chica que decidió, según controversial información, pagar 800 mil dólares para parecerse a una muñeca que todos conocen y así lanzarse a la fama--, ahora nos enteramos que Lukyanova además de tener una belleza casi extratererstre también sostiene tener conversaciones con seres de las estrellas y cotidianamente realizar viajes astrales.

La también conocida como "Barbie de la Vida Real", protagoniza un nuevo documentar de Vice, llamado Space Barbie, en el que la modelo ucraniana habla sobre su labor como maestra espiritual y el choque que a veces genera la frivolización de la apariencia con sus enseñanzas en la mente de algunas personas.

El sitio The Daily Beast publica una entrevista con esta Barbie Telepática. Ahí Lukyanova revela que tiene extensa experiencia viajando por las dimensiones sutiles de la realidad, en su cuerpo astral."Puedo viajar por todo el mundo, pasado y futuro. Y compartó mis ideas sobre la dieta con las personas".  Su doctrina mezcla consejos cosméticos con sabiduría cósmica, magia y maquillaje. Por ejemplo comer pequeñas porciones de vegetales y hierbas permite tener mejor energía y emociones más puras.

valeria2

Sobre su comunicación con extraterrestres, la cual aparece en su próximo libro: "Es todo el tiempo. Pero no me comunico verbalmente --hablamos en el lenguaje de la luz. He aprendido de ellos. Ahora sé que mi espíritu es muy viejo. Y también que los humanos son la civilización menos sofisticada --estamos en el nivel más bajo de la evolución. Los extraterrestres me han ayudado ha entender todo sobre la creación de nuestro mundo. Y sucede que la verdad no tiene mucho que ver con cómo las religiones la han interpretado.

Esta falta de evolución la motiva a no quere tener un hijo en este planeta --ya que su espíritu sabe que no es "humana" y pertenece a las estrellas.  Información que abre otro misterio, la negativa de Lukyanova a revelar el nombre de su esposo, quien podría ser según se especula en la entrevista, de otro planeta.

El caso de Valeria Lukyanova es sin duda estrambótico, una de esas joyas que disfruta alguien con un paladar informativo amplio y sensible a lo bizarro.  Pero la intención no es ridiculizar o burarlse de su forma de ver el mundo.  Si bien es innegable que puede generar ciertas sonrisas --y a otros les generará también un raro atractivo sexual (el cual podría explorarse en el diván), el caso es relevante dentro de la pluralidad y la visión acrisolada de la realidad. ¿Se trata de una farsa en búsqueda de fama, como aquel filipino que se sometió a cirugía acelerada para parecerse a Superman? ¿Se trata de una manera peculiar de entender la realidad donde la luz de la celebridad son también las estrellas y las voces de las conciencias siderales? ¿Se trata de una manipulación por conciencias astrales hambrientas? Me hace pensar en el trabajo de Jason Horsley investigando el fenómeno OVNI, las abducciones, el autismo y su relación con el trauma. Horsley sugiere que existe una relación entre personas que han padecido experiencias traumáticas y los supuestos contactos extraterrestres --una hipótesis que resuena con la película Mysterious Skin, de Greg Araki. La fragmentación de la psique, su exabrupto, su depuración o confusión transferida en nuestra narrativa habitada por visitantes cósmicos, los llama, se refugia en ellos --pero descartar estos fenómenos y decir simplemente que no son reales sería una reducción igualmente pueril.

Twitter del autor: @alepholo

 

Cómo leer el firmamento: guía de constelaciones

Por: pijamasurf - 08/06/2013

Una vez que sabes leer las estrellas, puedes saber dónde estas parado y hacer una brújula del cielo. Aquí te ofrecemos algunos sencillos tips para ubicar las constelaciones más importantes.

 starchart

Por milenios los exploradores han utilizado el firmamento como compás, práctica que se ha perdido debido a la tecnología. Pero nunca está de más saber leer los cielos para ubicar tu posición en el mundo. Quizá esta práctica  sirva también para que más personas dediquen tiempo a observar el cosmos y entender las formas de las constelaciones. A continuación algunos consejos para hacer del cielo nocturno tu brújula y compás.

 

1)  Conoce las grandes tres

De acuerdo con la Real Academia Naval, hay 58 estrellas que sirven para la navegación y para encontrarlas necesitas conocer 38 constelaciones distintas. Pero existe un atajo: aprende a localizar tres constelaciones: Cassiopea, Crux y Orión. También trata de tener ubicadas a la Osa Mayor y Osa Menor.

 

2)  Encuentra la Estrella del Norte

Siempre está a menos de un grado del Norte verdadero (o Norte real), así que utiliza a Cassiopea y a la Osa Mayor como tus guías. Busca la parte romboide de la Osa Mayor y pretende que es un cuenco de donde fluye un líquido. El flujo de ese líquido espacial apuntará directamente hacia la Estrella del Norte. Si te topas con una constelación en forma de “W” has ido demasiado lejos. Esa es Cassiopea. Recalcula tu GPS cósmico y sube de nuevo. La Estrella del Norte se encuentra justo entre Cassiopea y la Osa Mayor.

 

3)  Apunta hacia la luna

Si puedes encontrar el garrote o espada de Orión, siguiendo su punta encontrarás el Sur. Alternativamente, si hay luna creciente, dibuja una línea imaginaria entre sus puntas y síguela hacia el horizonte. Eso te guiará hacia el hemisferio sur.

 

4)  ¿Estás debajo del Ecuador? No importa

La Estrella del Norte no es visible debajo del Ecuador, pero en cambio puedes buscar la constelación Crux, que se parece a un papalote. Si dibujas una línea desde arriba hacia abajo del papalote, esta te apuntará al Sur.

 

5)  Muévete como una estrella

Como el Sol, las estrellas se mueves de Este a Oeste. Al rastrear su trayecto por el cielo podrás saber hacia qué lado estas mirando. Para algo más preciso, mira el cinturón de Orión. La estrella del lado derecho del cinturón –Mintaka— sale cerca del Este verdadero y se pone (o se mete) cerca del Oeste verdadero.

 

6)  Haz una prueba

¿Olvidaste memorizar las constelaciones? Hay una manera sencilla  de arreglarlo. Coloca dos palos con nueve metros de distancia entre ellos. Ahora escoge una estrella; la estrella que quieras. Alíneala con la parte de arriba de ambos palos, como si estuvieras viendo a través de una mirilla de rifle. La rotación de la tierra hará que la estrella “se mueva”. Si se mueve a la izquierda, estas mirando al Norte. Si se mueve a la derecha, estás mirando al Sur. Si sube, estás viendo al Este. Si se hunde, al oeste.

 

 

[MentalFloss]