*

X
Nuevos estudios de UCLA revelan que una región del cerebro detecta las ideas que tienen potencial de viralizarse y las que no.

130705212232-largeEstamos programados a querer compartir información con otras personas. De eso no cabe ninguna duda. Pero lo que no está claro es cómo es que algunas ideas se filtran para legar a millones de personas, y otras no. Pareciera que algunas personas le “dan al clavo” en cuestiones de información, como si tuvieran una fórmula infalible… Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que, mientras que la estrategia mercadóloga es muy importante a la hora de publicar una idea, digamos, en redes sociales, los impulsos cerebrales de quien la recibe participan a igual medida.

Psicólogos de UCLA se han avocado durante algún tiempo a identificar precisamente esto. Qué regiones del cerebro están asociadas con el esparcimiento exitoso de las ideas. Y han tomado, sobretodo, un paso significativo hacia responder las siguientes preguntas: “¿Cómo se esparcen las ideas?, ¿qué mensajes se volverán virales en las redes sociales? y ¿cómo predecir esto?

Dicha investigación podría llevar a crear campañas de salud pública más exitosas, comerciales más persuasivos y mejores técnicas de comunicación de los maestros hacia los alumnos, apuntaron los investigadores. “Antes de este estudio, no sabíamos cuáles regiones del cerebro estaban asociadas con las ideas que se vuelven contagiosas, y no sabíamos qué regiones estaban asociadas con ser un comunicador eficiente de ideas. Ahora hemos mapeado las regiones cerebrales asociadas con ideas que tienen potencial de ser contagiosas y están asociadas con ser un buen “vendedor de ideas”.

Los resultados de los estudios están publicados en la revista en línea Psychological Science, pero a grandes rasgos, los hallazgos fueron los siguientes:

Después de someter a diecinueve alumnos de UCLA a resonancia magnética mientras les proyectaban cinco (ficticios) pilotos de televisión, se les pidió que se visualizaran como potenciales productores de alguno de estos, o que “vendieran” alguna de las ideas a productores potenciales. Aquí, los investigadores se dieron cuenta de que una buena idea detona regiones del cerebro durante los primeros segundos (la mayoría estuvieron de acuerdo en “comercializar” el mismo piloto), y una idea sin potencial de comercio no detonaba ninguna región.

La activación cerebral se daba en la región llamada “intersección temporoparietal”, y se encendía con mayor rapidez en aquellas personas que tienen el talento de recomendar o “vender” ideas, que en las que no están interesadas en ello.

Lo innovador de este estudio, además de las obvias implicaciones de marketing, es que puede llevar a los usuarios de Internet a ser DJs de la información; escogiendo qué ideas les podrían gustar a unos y cuáles no tienen mucho potencial de interesar a nadie. Detectar una idea viral en cuanto la pensamos (o la vemos) podría ser de beneficio para todos.

[ScienceDaily]

Jeffrey P. Bezos, fundador de Amazon, adquirió ayer el emblemático diario The Washington Post por la suma de 250 millones de dólares, una compra que tal vez confirma el inevitable tránsito de los medios impresos al mundo digital.

bezos_washington_post

El día de ayer se dio a conocer que el fundador de Amazon, Jeffrey P. Bezos, compró uno de los periódicos más emblemáticos de Estados Unidos, The Washington Post, por la suma de 250 millones de dólares.

El anuncio provocó cierto revuelo no solo por la importancia histórica del diario (entre otros momentos significativos, en el Washington Post comenzó la caída de Richard Nixon, al publicarse en sus páginas las filtraciones que después se conocerían como el “Watergate”), sino por el estado mismo de la prensa escrita, que según parece ya se encuentra más que encaminada hacia el terreno de lo digital.

En este sentido destaca que una de las causas por la cual la familia Graham decidió vender el diario, después de tres generaciones que lo han dirigido, es la crisis económica que no pudo superar desde que en los últimos años los anunciantes se volcaron a Internet, entre otras circunstancias de nuestra época que han convertido la red en la fuente principal de acceso a la información, relegando a segundo plano medios como los periódicos y las revistas.

La revista The Atlantic, una de las de mayor linaje en Estados Unidos, reflexiona sobre si la adquisición de Bezos marca el fin de una era; no sólo del periodismo tradicional cediendo a lo digital, sino del periodismo de investigación, de largo aliento, como caracterizó en su momento al Post (pero que no era ya rentable), éste cediendo a la dinámica de los snippets, propia de la atención fragmentada de nuestra era.

[NYT]