*

X
Nuevos estudios de UCLA revelan que una región del cerebro detecta las ideas que tienen potencial de viralizarse y las que no.

130705212232-largeEstamos programados a querer compartir información con otras personas. De eso no cabe ninguna duda. Pero lo que no está claro es cómo es que algunas ideas se filtran para legar a millones de personas, y otras no. Pareciera que algunas personas le “dan al clavo” en cuestiones de información, como si tuvieran una fórmula infalible… Sin embargo, recientes investigaciones han demostrado que, mientras que la estrategia mercadóloga es muy importante a la hora de publicar una idea, digamos, en redes sociales, los impulsos cerebrales de quien la recibe participan a igual medida.

Psicólogos de UCLA se han avocado durante algún tiempo a identificar precisamente esto. Qué regiones del cerebro están asociadas con el esparcimiento exitoso de las ideas. Y han tomado, sobretodo, un paso significativo hacia responder las siguientes preguntas: “¿Cómo se esparcen las ideas?, ¿qué mensajes se volverán virales en las redes sociales? y ¿cómo predecir esto?

Dicha investigación podría llevar a crear campañas de salud pública más exitosas, comerciales más persuasivos y mejores técnicas de comunicación de los maestros hacia los alumnos, apuntaron los investigadores. “Antes de este estudio, no sabíamos cuáles regiones del cerebro estaban asociadas con las ideas que se vuelven contagiosas, y no sabíamos qué regiones estaban asociadas con ser un comunicador eficiente de ideas. Ahora hemos mapeado las regiones cerebrales asociadas con ideas que tienen potencial de ser contagiosas y están asociadas con ser un buen “vendedor de ideas”.

Los resultados de los estudios están publicados en la revista en línea Psychological Science, pero a grandes rasgos, los hallazgos fueron los siguientes:

Después de someter a diecinueve alumnos de UCLA a resonancia magnética mientras les proyectaban cinco (ficticios) pilotos de televisión, se les pidió que se visualizaran como potenciales productores de alguno de estos, o que “vendieran” alguna de las ideas a productores potenciales. Aquí, los investigadores se dieron cuenta de que una buena idea detona regiones del cerebro durante los primeros segundos (la mayoría estuvieron de acuerdo en “comercializar” el mismo piloto), y una idea sin potencial de comercio no detonaba ninguna región.

La activación cerebral se daba en la región llamada “intersección temporoparietal”, y se encendía con mayor rapidez en aquellas personas que tienen el talento de recomendar o “vender” ideas, que en las que no están interesadas en ello.

Lo innovador de este estudio, además de las obvias implicaciones de marketing, es que puede llevar a los usuarios de Internet a ser DJs de la información; escogiendo qué ideas les podrían gustar a unos y cuáles no tienen mucho potencial de interesar a nadie. Detectar una idea viral en cuanto la pensamos (o la vemos) podría ser de beneficio para todos.

[ScienceDaily]

Te podría interesar:
¿Preocupado por tus pecados y adónde te llevarán estos en la vida después de la muerte? El Vaticano ofrece indulgencias a cambio de seguir la cuenta en Twitter del "Día Mundial de la Juventud", una celebración organizada por la Iglesia Católica.

papa

Como sabemos, uno de los motivos que impulsó a Lutero a emprender la llamada reforma protestante fue la situación que privaba en la Iglesia Católica con respecto a las indulgencias y el perdón de los pecados, gracias que la curia convirtió en mercancías que se compraban con dinero, bienes suntuosos, concesiones políticas y más. Como respuesta la Iglesia a su vez condenó el hecho, pero solo veladamente, pues aun ahora la práctica persiste, si bien disimulada.

Un ejemplo de esto fue la oferta reciente que hizo el papa Francisco sobre la posibilidad de ganar “indulgencias plenarias” a cambio de seguir en Twitter las actividades del “Día Mundial de la Juventud", una celebración que este año se llevará a cabo en Rio de Janeiro a partir del 22 de julio y sobre la cual el propio pontífice tuiteará.

La medida forma parte de la licencia que otorga El Vaticano a aquellas personas que no puedan asistir a la ciudad brasileña pero sigan los “ritos y ejercicios piadosos” a través de medios como la televisión, la radio o, en este caso, las redes sociales.

 “Solo que los eventos se deben seguir en vivo. No es como si una indulgencia se pueda obtener chateando en Internet”, aclaró al respecto un miembro de la Penitenciaría apostólica, el tribunal católico encargado de dirimir estos asuntos.

Sorpresivamente, el anuncio causó cierto revuelo, lo mismo dentro que fuera de la Iglesia Católica, pues, como declaró el arzobispo Claudio Maria Celli al periódico italiano Corriere della Sera, parece que “puedes obtener indulgencias como se obtiene café de una máquina expededora”.

[The Guardian]