*

X

¿Por qué nos gustan las películas de terror? ¿Perversidad evolutiva o análisis de riesgos?

Por: pijamasurf - 07/28/2013

El rush de las películas de terror podría recordarle a nuestro cerebro primitivo las ventajas de establecer factores de riesgo en situaciones cotidianas, derivando un enorme placer de la angustia, como premio.

saw_iv

Las películas de terror son uno de los géneros con más tradición y adeptos en el cine. Al año se producen cientos de películas hechas para asustar a los espectadores, y cada temporada trata de ofrecer nuevos sustos (aunque muchas veces son los mismos, presentados de otra manera.) ¿Por qué la gente disfruta ser asustada? Al parecer el goce del miedo va más allá de la mera afición a ir al cine: podría estar ligada a un comportamiento primario de los primates.

Jeffrey Goldstein, profesor de psicología social y organizacional en la Universidad de Utrecht, en Holanda, afirma que "eliges tu entretenimiento porque deseas que te afecte. Eso es ciertamente verdadero en la gente que va por productos de entretenimiento como los filmes de horror, que tienen grandes efectos. Y ellos quieren esos efectos."

¿Y cuáles son los efectos que los fans de las películas de horror buscan? Según Goldstein y otros investigadores, estos van desde el rush de adrenalina, la distracción de la vida mundana y el goce voyeurista de observar una situación horrible desde una distancia segura, como si viéramos desde la playa --asombrados y aterrados a la vez-- un tiburón devorando a un surfista.

Incluso existen algunos factores evolutivos: nuestro cerebro parece recompensarnos cuando evaluamos el peligro de una situación, una función que pudo ser de primera necesidad en los primeros tiempos de la especie. La amigdala, una zona de respuesta "primitiva" según los especialistas sostiene una agitada conversación con el cortex, de reciente adquisición evolutiva, lo que permite a los humanos interpretar los factores ambientales de un evento y responder con emociones, como el miedo.

[Live Science]

 

¿La Fuente de la Eterna Juventud? Fuente de agua radiactiva en Florida parece asegurar la longevidad

Por: pijamasurf - 07/28/2013

Habitantes de una ciudad en Florida han bebido por muchos años el agua radiactiva que mana naturalmente en la zona, al parecer sin ningún otro efecto más que la larga vida, una situación que recuerda inevitablemente el mito de la Fuente de la Eterna Juventud.

florida

La Fuente de la Eterna Juventud fue una de las leyendas que surgió con el llamado descubrimiento del Nuevo Mundo, la súbita aparición en la conciencia europea de un territorio desconocido y por ello mismo enigmático, exuberante, desmedido, en el cual había espacio más que suficiente para estos y otros mitos.

Prestando oídos a historias escuchadas en Cuba y el actual Puerto Rico, el conquistador español Juan Ponce de León emprendió la búsqueda de este manantial milagroso que aseguraba la preservación de la lozanía, partiendo rumbo a la península de Florida, donde se decía que podía encontrársele.

Ahora, varios siglos después de la travesía de Ponce de León, habitantes de Punta Gorda, una ciudad en Charlotte Harbor, Florida, aseguran poseer una fuente de la cual mana agua que asegura la longevidad.

Sin embargo, la particularidad de este líquido es que “excede el nivel máximo de contaminación por radiación”, según reza un anuncio sobre la llave de donde puede beberse. Asimismo, la cantidad de sulfatos que contiene es tan elevada que le otorga un peculiar olor a podrido —características que no evitan que la gente la consuma.

En 1983 un análisis del agua reveló que tenía una concentración de 9.2 picoCuries del isótopo radio-226 por litro, cuando el límite fijado entonces era de 5 picoCuries.

Con todo, hay residentes locales que se beben un buen trago diariamente si aparentemente otro efecto más que la longevidad. Así, por ejemplo, Gussie Baker, quien a sus 78 años no ha abandonado este hábito.

En cuanto a las explicaciones al fenómeno, una posible es que el magnesio presente en el agua, también en una buena concentración, podría ser el responsable de esta consecuencia, sobre todo en vista de que en el cuerpo contribuye a regular la presión alta y el movimiento de los músculos del corazón.

[National Geographic]