*

X

Super Luna la madrugada de este domingo 23 de junio de 2013

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/21/2013

Este domngo 23 de junio tendrá lugar el espectáculo anual de super luna, el momento en que nuestro satélite se encuentra en su punto más cercano con respecto a la Tierra y, en consecuencia, ofrece todo el esplendor de su rostro.
luna_partenon

Luna sobre el Partenón, 20 de marzo de 2011 (Anthony Ayiomamitis/TWAN).

La superluna es uno de esos eventos astronómicos que sin ser raros en el sentido de infrecuentes, no por ello es menos espectacular. En términos generales se trata de una luna llena que por el lugar de la órbita con respecto a la de la Tierra ofrece un acercamiento más allá de lo habitual, de modo tal que desde nuestro planea se observa con un tamaño verdaderamente extraordinario.

Este 2013 la madrugada del domingo 23 de junio es el día señalado para ser partícipes de este espectáculo que por fortuna toca a prácticamente todo el planeta. El momento de máximo esplendor lunar está fijado a las 5:32 am de la Ciudad de México (UTC-5). Si quieres saber a que hora será en tu ciudad, simplemente consulta el huso horario y calcula de acuerdo a esta referencia. 

Y si bien simbólicamente una proximidad semejante ha alentado las más diversas creencias —hay quien asegura que la superluna enloquece a las personas e igualmente que provoca desastres naturales por su influencia gravitacional sobre nuestro planeta—, lo cierto es que lo más probable es que se trata de un suceso que nos revele súbitamente el milagro de la existencia, una de esas cosas que en un instante de lucidez nos revelan el milagro de estar vivos —lo cual, en cierto sentido, parece más que suficiente.

 

[space]

Sistema informático revela obras atribuidas a Bach compuestas en realidad por su alumno y su primo

Ciencia

Por: pijamasurf - 06/21/2013

Antoni Tudurí, violinista, recién se doctoró en informática con un sistema que analiza los patrones en las obras de un compositor, con lo cual es posible determinar la verdadera autoría de determinadas piezas; descubre 8 preludios equivocadamente atribuidos a Bach.

Johann_Sebastian_BachLa noción de autoría y la preocupación en torno a esta,  pueden considerarse un tanto moderna o recientes, pues durante muchos siglos los quehaceres creativos y artísticos se fundamentaron en prácticas como la imitación, la apropiación y otras afines, con la anuencia tácita tanto de los creadores como del público, sin que existiera un prurito mayúsculo (como el que ahora es tan común) en torno a la pretendida originalidad de los contenidos. Asimismo, los “autores” tenían poca preocupación por ver sus obras reunidas bajo el sello de su nombre y más bien dejaban que estas circularan con cierta caprichosa libertad.

Sin embargo, conforme las creaciones culturales comenzaron a personalizarse y se consideró casi imprescindible aparejar a estas con su autor, estas prácticas generaron algunos conflictos, uno de los cuales fue, por ejemplo, encontrar que determinada obra podría ser de un artista pero al mismo tiempo no tener certeza total de ello.

Este ha sido un poco el caso de escritores, músicos, poetas y pintores que tuvieron como característica común una sorprendente fertilidad artística en épocas en las que, en contraste, no se llevaba un registro puntual de esta. Shakespeare, Leonardo da Vinci y Johann Sebastian Bach son tres de los ejemplos más emblemáticos de esta situación.

Al menos para Bach es posible que ahora su catálogo (que supera las mil composiciones conocidas y atribuidas) sufra algunas modificaciones, pues recientemente Antoni Tudurí, violinista y doctor en informática por la Universidad de las Islas Baleares, presentó un sistema que analiza partituras y establece patrones para determinar si determinada pieza pertenece o no al corpus de un músico.

En concreto este programa toma en cuenta el porcentaje de uso de las diferentes notas, los intervalos melódicos empleados y la frecuencia de las figuras, un sofisticado método de comparación pensando para zanjar la duda ahí donde una pieza solo se atribuye a un compositor sin que haya razones contundentes para demostrar su autoría.

Así, de acuerdo con Tudurí, de los ocho preludios catalogados como BWV 553-560, solo tres de ellos ―los BWV 556, 559 y 560― fueron compuestos por Bach, mientras que los otros son obra de Johann Ludwig Krebs, alumno del compositor en Leipzig. Por otro lado, los preludios BWV 692, BWV 693 y BWV 748, al parecer son en realidad obra de Johann Gottfried Walther, primo de Bach.

 

Con información de Vanguardia