*

X

Julio Cortázar murió de SIDA, no de leucemia, afirma escritora uruguaya

Por: pijamasurf - 06/30/2013

La escritora uruguaya Cristina Peri Rossi asegura en una biografía sobre Julio Cortázar que el autor de Rayuela murió de SIDA y no de leucemia, como se cree hasta ahora, al parece como consecuencia de una transfusión de sangre recibida en Francia.

CortázarPor estos días, con motivo del aniversario número 50 dela publicación de Rayuela (1963), sin duda uno los títulos fundamentales de las letras hispánicas contemporáneas, el nombre de Julio Cortázar ha vuelto a circular y llamar la atención, circunstancia que en el mundo editorial a veces se aprovecha para publicar libros suplementarios que ayuden a explicar la vida o la obra del celebrado.

Ese parece ser el caso de Cristina Peri Rossi, escritora de nacionalidad uruguaya y ascendencia genovesa que fue amiga de Cortázar y de la última de sus esposas, Carol Dunlop, quien murió un par de años antes que el narrador. Peri Rossi recién ha publicado una biografía en la cual, entre otras revelaciones, ha provocada cierta polémica por afirmar que Cortázar murió de SIDA, y no de leucemia, como se ha dicho hasta ahora.

"Seguro, estoy segura... fue de SIDA", declaró Peri Rossi. "Sus médicos hablaron de un virus desconocido ―y no cáncer― que le restó fuerzas. Luego, ¿cuál es la diferencia entre decir que lo mató un virus desconocido a afirmar que fue SIDA?"

La escritora supone que Cortázar se contagió de VIH en 1984, a causa de una transfusión de sangre recibida en un hospital del sur de Francia, un escándalo médico de la época que afectó a muchísimas personas y que entonces “costó la carrera de un ministro de salud francés”.

“En sí, para los muertos, no cambia nada. Muertos están. Pero lo grave es que murieron antes de tiempo. Los dos eran personas jóvenes, sanas, que podrían haber vivido mucho más tiempo si una negligencia brutal con las transfusiones no hubiera desatado todo”, concluyó Peri Rossi.

[La Nación]

¿Por qué sentimos nostalgia? Algunas teorías al respecto

Por: pijamasurf - 06/30/2013

La nostalgia, que no es lo mismo que la tristeza ni que la melancolía, es una substancia que nos invade a todos. Pero, ¿por qué sentimos nostalgia por algunas cosas y no por otras? ¿Qué dice de nosotros nuestra nostalgia?

morning-sun

 

La nostalgia es un fenómeno dificil de explicar, pero que todos sentimos a lo largo de nuestras vidas. Se podría definir como una manera de recordar el pasado afectivamente, con un poco de dolor. De hecho el término "nostalgia" fue acuñado por Johannes Hofer en 1688 que unió dos palabras griegas: "regreso a casa" y "dolor". En aquella época la nostalgia se consideraba como un sintoma grave. A los soldados los afectaba tanto que la única manera de curarlos era mandándolos de regreso a casa. Y los marineros fueron siempre los portadores máximos de esta sustancia, extrañando perpetuamente su casa.

Psicológicamente se cree que recordar, y formar un vínculo con quien eras antes, tiene muchas ventajas. Te permite conectar todos los eventos (lo que hacías, lo que eras, tus amigos, tu trabajo, tu música...) y hacer las trancisiones de tu vida menos dolorosas. Llevar contigo siempre una suerte de paquete afectivo de la persona que dejas de ser. Algunos estudios indican que en la vejez la nostalgia puede ser más fuerte que nunca. Pero, ¿por qué no sentimos nostalgia por todo nuestro pasado? ¿Por qué "escogemos" algunos momentos y no otros?

Una manera de explicarlo es mediante la curva de recuperación de memoria. Es un esquema que muestra la línea de recuerdos autobiográficos y que revela en qué periodos de la vida tenemos más reminiscencia. Según estos estudios, entre los 15 y los 30 años es cuando más recuerdos se codifican. Estos son los que, normalmente, generan más nostalgia: además de que la juventud es cuando nuestro cuerpo y mente están más frescos, y es el momento en que vamos formando nuestra identidad como personas autónomas y nos suceden toda suerte de acontecimientos. Aunque cabe mencionar que la nostalgia puede también ser una forma de "idealizar" el pasado. A veces pasa que disfrutamos más el recuerdo, la añoranza, que la vivencia misma.

La otra manera de explicar nuestra selección de recuerdos es que estos estan completamente influenciados por nuestras emociones y deseos. Y somos esencialmente narradores de una historia. Nos contamos los sucesos que elegimos no cortar en la edición psíquica (conciente o inconsciente) y así vamos tejiendo la tela de nuestra identidad. Algo así como: dime por qué recuerdos sientes nostalgia y te diré, no quien eres, pero quizá quién quieres ser.

Aquí un video que explica bien las distintas teorías (en inglés).