*

X

Ríete: 8 consejos de Neil Gaiman para escritores

Por: pijamasurf - 04/08/2013

El narrador Neil Gaiman comparte sus reglas para el trabajo literario. La base, dice el autor, es la honestidad y, de cierto modo, el gozo.

cthulhugaimanCuando se trata de dar consejos sobre escritura, nunca faltan opciones. ¿Por qué deberíamos leer un decálogo más, en esta ocasión del narrador Neil Gaiman? Porque él mismo no se desentiende de lo espinoso que es asumir consejos de alguien: "Cuando se trata de consejos sólo tengo una regla: tómalos de alguien cuyos resultados finales te gustaría emular."

A partir de esta premisa compartimos 10 consejos del escritor:

1. Escribe.

2. Pon una palabra después de otra. Encuentra la palabra correcta, colócala.

3. Termina lo que estás escribiendo. No importa qué debas hacer para terminarlo, termínalo.

4. Déjalo a un lado. Léelo pretendiendo que nunca lo has leído antes. Muéstralo a amigos cuya opinión respetes y a los que les guste el tipo de cosa que esto es.

5. Recuerda: cuando la gente te diga que algo está mal o que no funciona para ellos, casi siempre están en lo correcto. Cuando te digan exactamente lo que piensan que está mal y cómo arreglarlo, casi siempre están en un error.

6. Arréglalo. Recuerda que, antes o después, antes de que alcance la perfección, tendrás que dejarlo ir y pasar a lo siguiente y comenzar a escribir la próxima cosa. La perfección es como perseguir el horizonte. Sigue moviéndote.

7. Ríete de tus propias bromas.

8. La regla principal de la escritura es que, si lo haces con suficiente seguridad y confianza, te está permitido hacer lo que tú quieras. (Esta podría ser una regla para la vida además de serlo para la escritura. Pero definitivamente es cierta para la escritura.) Así que escribe tu historia como necesite ser escrita. Escribe honestamente y cuéntala lo mejor que puedas. No estoy seguro de que existan otras reglas. Al menos no otras que importen.

[Guardian]

Hongos alucinógenos podrían ayudar a tratar la depresión crónica (si se rebasan las barreras legales)

Por: pijamasurf - 04/08/2013

La psilocibina, sustancia activa de los hongos alucinógenos, podría ayudar a tratar la depresión severa --pero las regulaciones en materia de drogas detienen las investigaciones.

hongos

La primera prueba clínica para probar los posibles efectos benéficos de los hongos alucinógenos se ha topado con un candado legal según la regulación británica y de la Unión Europea con respecto al uso de drogas en investigaciones científicas. A pesar de contar con luz verde y financiamiento para el proyecto, David Nutt (neuropsicofarmacólogo del Imperial College London y presidente de la Asociación Británica de Neurociencias) se encuentra atado de manos.

"Vivimos en un mundo de locura en términos de regulación de drogas", afirmó. Y es que aunque ha realizado experimentos previos con psilocibina (ingrediente activo en los hongos), la sustancia es ilegal en Inglaterra, además de estar clasificada como poseedora de alto potencial de abuso y no reconocida por tanto para fines médicos (esto bajo la Convención de Sustancias Psicotrópicas de las Naciones Unidas, regulación que data de 1971, tiempo en que la cultura popular se enteró de la existencia de los hongos en la era psicodélica y la promoción de la imagen de la chamana mazateca María Sabina, quien afirmaba curar a través de estos hongos.)

Nutt planea investigar los efectos de la psilocibina en el tratamiento de formas severas de depresión. Con este fin obtuvo un financiamiento de casi un millón de dólares para llevar a cabo su investigación, pero no contaba con que los científicos necesitan un permiso especial para utilizar psicoactivos en investigación, y las formas sintéticas de psilocibina están duramente controladas por las regulaciones de la Unión Europea.

"Encontrar compañías que puedan producir la sustancia y que estén preparadas para ir a través de los baches regulatorios para obtener el permiso, lo que puede tomar hasta un año y triplicar el precio, está siendo muy difícil", afirma Nutt. El científico dijo que las autoridades tienen un "actitud primitiva y conservadora" respecto al potencial de las sustancias catalogadas como peligrosas hace más de 30 años, dejando de lado el potencial médico que sólo una correcta investigación podría poner a disposición del público.

El experimento, de realizarse, consistiría en probar los efectos de una forma sintética de psilocibina en 60 pacientes con depresión crónica que no han visto resultados en al menos dos tratamientos previos. Los efectos de la psilocibina serán medidos contra un grupo de control de 30 personas a los que se les dará un placebo. En experimentos previos, Nutt encontró que la psilocibina atenuaba el funcionamiento de una zona del cerebro conocida como corteza cingular anterior, la cuál suele presentar alta actividad en gente con depresión. 

[Huffington Post]