*

X

Por qué hacer estudios de doctorado podría arruinar tu vida

Por: pijamasurf - 04/12/2013

La educación universitaria tiene enormes satisfacciones intelectuales --pero el costo por leer (algo que puedes hacer sin ir a la Universidad) puede costarte años de sufrimiento existencial.

acad

El mito de la universidad como escalera para subir el escalafón social y adquirir prestigio en las fiestas, en las actuales condiciones del capitalismo globalizado, parece ser sólo eso: un mito. Más gente que nunca asiste a la Universidad --pero de igual modo, hay más gente sobre el planeta que nunca antes en la historia de la humanidad. En el caso de los doctorados en humanidades, ¿qué porcentaje del planeta aspira a un puesto que sin duda parece atractivo?

En teoría, un puesto profesoral en una universidad de Estados Unidos implica sólo unas pocas horas de clase a la semana, vacaciones pagadas, año sabático y es muy difícil que te despidan. Sin embargo Rebecca Schuman, doctora en Literatura, ha escrito una amarga crónica acerca de las supuestas ventajas del mítico Ph.D --y por qué no deberías aspirar a ello.

"No lo hagas. Simplemente no. Lamento profundamente haber hecho estudios doctorales... no porque mi doctorado arruinara los libros y me hiciera insoportable. No, ahora me doy cuenta de que asistir fue una terrible idea porque el trabajo profesoral de tiempo completo está extinto. Después de cuatro años de intentarlo, finalmente entendí en mi dura cabeza que no conseguiré un trabajo --y si tú haces estudios doctorales, tampoco."

A pesar de todas las satisfacciones personales e intelectuales que se obtienen de vivir enseñando e investigando en el área de humanidades, según Schuman, nunca obtendrás un puesto estable en una universidad decente. Los doctores en humanidades no obtienen trabajo no porque no sean buenos en lo que hacen y no porque su trabajo no sea relevante socialmente (un tema para discutir largamente), sino porque la academia es un mercado, y como cualquier mercado, eventualmente llegan a su punto de saturación.

Es lo que ocurre en nuestros días, al parecer. "En lugar de un trabajo real existen posiciones adjuntas: servilismo académico sin beneficios y sin oficina donde ganarás $18 mil dólares al año por el resto de tu vida."

A diferencia de profesiones liberales (administración, contabilidad, medicina, ingenierías, etc.), no todas las pequeñas comunidades humanas necesitan alguien que sepa utilizar una jerga hiper especializada para hablar de un ignoto libro que nadie ha leído. El mercado académico, al igual que su lenguaje, es una cuerda floja donde, paradójicamente, miles de estudiantes deciden caminar.

Pero pongamos por caso que el dinero no sea un problema o tus intereses sean simplemente de mejoramiento intelectual: ¿por qué entrar en un mundo donde serás evaluado por tus alumnos, tus compañeros y por el Estado según parámetros que nada tienen que ver con tus capacidades, sino por la cantidad de papers que entregues a revistas especializadas que pueblan estantes polvosos en las bibliotecas? ¿Por qué necesitamos seguir siendo evaluados para sentir que somos alguien? Sencillo: porque de niños nos enseñan que hacer la tarea es lo correcto; al creerlo, seguimos haciendo la tarea toda la vida.

[Slate]

Te podría interesar:

"Da Vinci's Demons" y el futuro que Leonardo inventó

Por: pijamasurf - 04/12/2013

La fascinación ejercida por los hombres de genio conoce una nueva expresión en esta serie televisiva que explora la juventud de Leonardo da Vinci, esos años en que su talento era todavía una potencia indómita.

old-men-leonardo-da-vinciLos grandes hombres, los hombres de genio, han ejercido desde siempre una fascinación especial, un poco con el propósito secreto de desentrañar el misterio que los rodea, dónde se origina esa cualidad que, por momentos, los hace brillar y sobresalir, destacar y resaltar de entre todos quienes los rodean. De Aristóteles a Harold Bloom, los genios han sido son objeto de curiosidad, de disección, de close reading.

Un ejemplo actual de esto es la serie Da Vinci's Demons, que se estrenará la cadena FOX este martes a las 22:00 en México, una exploración ficticia ―pero no por ello menos estimulante― a la vida de Leonardo, en particular a su juventud, esos años en que el genio se manifiesta como una fuerza todavía indomable.

Con guión de David S. Goyer (que colaboró en el guión de la trilogía de Batman dirigida por Christopher Nolan), la serie navega por esos años inciertos siguiendo el faro de una premisa: que a los 25 años da Vinci inventó el futuro. ¿De qué manera? Sí con su talento pero quizás también gracias a su participación en un culto secreto todavía popular en la época conocido como los “Hijos de Mitra”, el mitraísmo que se encuentra presente en la antigua India y también entre las legiones del Imperio Romano. 

La serie explora también las relaciones entre Leonardo y la poderosa y por momentos enigmática dinastía de los Médici, los mecenas por antonomasia del Renacimiento. Da Vinci recibe el tratamiento de un superhéroe, con toda su complejidad psicológica oscilando entre la luz y la oscuridad, antes de que existiera esta referencia en la cultura pop.

Picture 85

*Contenido publicitario cortesía de FOX