*

X

Murciélagos también practican cunnilingus

Por: pijamasurf - 04/03/2013

Si bien ya se sabía que estos mamíferos practicaban la felación, investigadores descubren ahora que una especie de murciélagos practica cunnilingus.

zorrovolador

El sexo oral es un comportamiento que pocas especies del reino animal practican, entre ellas los humanos, bonobos, orangutanes y lémures de cola anillada.

Se ha reportado antes que las hembras de murciélago frugívoro lamen el pene de los machos en 70% de los encuentros sexuales. Pero hasta hace poco se descubrió que hay una especia de murciélagos practicante del cunnilingus.

Jayabalan Maruthupandian y Ganapathy Marimuthu, de PLoS ONE, hicieron una investigación sobre la especie de murciélagos gran zorro volador y observaron que en un lapso de 1, 170 horas su apareamiento ocurre 57 veces. La penetración dura muy poco tiempo y a ésta se alternan periodos de cunnilingus.

En el caso del sexo oral de hembra a macho, se cree que al alargar el encuentro sexual la hembra asegura mantener fuera a su competencia y desinfecta el pene del macho.

Una de las hipótesis del cunnilingus es que lamer la vagina puede eliminar esperma de otro macho, pero esto no explicaría porqué aún después de penetrar, el murciélago lame el órgano reproductor de la hembra. También podría deberse a una cuestión de higiene para eliminar infecciones y hongos.

Se observó que los murciélagos que practican sexo oral extienden su cópula un par de segundos, esto podría ser ventajoso para lograr la fecundación; puede no parecer mucho tiempo pero, si se considera que el apareamiento dura entre 10 y 20 segundos, aumentarla un par más representa una diferencia sustancial.

 [iO9]

Yoga al desnudo con la playmate Sara Jean Underwood (VIDEO NSFW)

Por: pijamasurf - 04/03/2013

El video de Playboy de Yoga sirve como la cereza en el pastel ante una creciente controversia entre la relación entre el yoga y el sexo. Video no apto para la oficina después del brinco.

sara jean underwood

Muchas de las personas que practican yoga, quizás desvirtuando esl verdadero espíritu de esta disciplina ancestral, pasan muchas de las asanas contemplando el cuerpo de sus compañeras (o compañeros, quizás en menor medida) superando los límites de la flexibilidad para obtener una salud hipertónica.  Esta fascinación erótica por la armonía gimnástica del yoga ha sido irreverentemente parodiada en numerosas ocasiones, incluyendo el video Yoga Boner, que hace referencia a ese momento incómodo que asedia a muchos hombres en algunas clases de yoga, ya sea porque la belleza de sus compañeras es desbordante, ya sea porque no logran concentrarse en su propia práctica (aunque claro que la causa podría ser la misma).

Hace algunas semanas se generó en Internet una controversia ante la revlación --como si fuera un gran descubrimiento-- de que los leggings usados para el yoga en los años recientes transparentaban la zona genital de las mujeres. Esta controversia un tanto ridícula (aunque quizás una de las causas secretas del boom del yoga comercial) ha hecho que la marca Lululemon incluso remueva de las tienas algunos de sus modelos. Esta faux vergüenza erótica, algunos críticos señalan, ha traido dividendos a la industria e incluso a la marca.

Toda esta aura sexual, por momentos voyeurista, fue explotada por uno de los sitios especializados en yoga que más visitas reciben en el mundo, Elephant Journal, que publicó el video de la playmate Sara Jean Undrwood haciendo una rutina básica de yoga --saludos al sol y algunos de las primeras asanas de la primera serie de ashtanga-- completamente desnuda. Aunque el sitio critica lo típico --la objetificación del cuerpo de la mujer, etc.-- se excusa diciendo que al menos este video promueve el yoga entre otro grupo demográfico, que difícilmente estará atraído a sus mieles (algo que puede ser cierto, un grupo que haría yoga para masturbarse luego con mayor poder energético). ¿Seríamos muy cínicos si decimos que publicamos este video con la misma intención que Elephant Journal? ¿O acaso como crítica a toda esta controversia, tan jugosa como absurda?

 También en PS: El origen del yoga: un culto al sexo