*

X

Millonario ruso promete la inmortalidad a través de la conciencia holográfica para el 2045

Por: pijamasurf - 04/27/2013

Aunque pueda parecer un relato de ciencia ficción, un millonario ruso tiene un ambicioso plan para superar la forma física y alcanzar la inmortalidad. No asumas nada hasta leer la nota.

cyborg

Como salido de una película de ciencia ficción, el millonario ruso Dmitry Itskov busca la inmortalidad a través de la unión de la conciencia humana con las máquinas, proyecto que ha financiado al menos desde el 2011: 2045 Initiative. La meta final del proyecto sería poder transferir la mente de una persona de un cerebro vivo hacia una máquina, conservando la personalidad y la memoria intactas, como si se tratara de una transferencia via Nube.

Según sus entusiastas promotores, si la mente se librara de su forma física, la persona podría existir en una red similar al Internet y ser capaz de viajar a la velocidad de la luz por todo el planeta, e incluso hacia el espacio exterior. Pero no se trata solamente de la excentricidad de un viejo millonario con miedo a la muerte: Itskov tiene un plan muy concreto y una línea de tiempo qué seguir para los próximos años.

La primera meta de 2045 Initiative es Avatar A, la etapa donde una persona puede controlar una réplica humana robot a través de una interface orgánica (brain-machine interface o BMI, por sus siglas en inglés). Dicha tecnología ya existe, por lo que su desarrollo y perfeccionamiento deberá completarse aproximadamente en el año 2025, cuando entrarán en la etapa Avatar B. Aquí es donde las cosas se ponen realmente interesantes, pues implica transplantar un cerebro humano a un cuerpo artificial "al final de la vida de la persona."

El cómo será posible hacer esto aún queda en suspenso, pero para el momento en que llegue la tercera etapa en el 2035, Avatar C, la memoria y personalidad de la persona debería quedar intacta en el mecanismo robótico, produciendo el anhelado cyborg. Para llegar a este punto, afirman, será necesario crear un modelo computarizado de la conciencia humana.

La última etapa, Avatar D, proyectada para el año 2045, es la más ambiciosa de todas, pues se espera que para este punto la interfaz física sea irrelevante, por lo que las personalidades humanas salvadas de la muerte y la carne podrían manifestarse en forma de hologramas y "vivir" en forma de información en un espacio similar al Internet de hoy.

Probablemente Itskov ha estado leyendo muchas novelas de Isaac Asimov o La posibilidad de una isla de Michel Houellebecq --sin embargo, debemos recordar que lo que en el pasado sonaba como una tontería (llámese viajes en avión, satélites artificiales, incluso transplantes de órganos o el Internet mismo) hoy son parte de nuestra vida cotidiana. Quién sabe, tal vez el próximo paso de la evolución del hombre sobre el planeta en serio sea hacia la superación de la forma física.

[SMH y 2045]

Prótesis ópticas, lentes inteligentes y el futuro (no tan lejano) de los sistemas de vigilancia

Por: pijamasurf - 04/27/2013

Toda tecnología implica un cambio en la sociedad que la produce. ¿Cómo será una sociedad donde cada usuario vigile los movimientos de los demás con un dispositivo que será tan común como los smartphones actuales?


eyecam3

Todos han oído de la futura computadora "portable" (en el sentido de wearable), Google Eye, una especie de lente con tecnología de realidad aumentada que llevará los smartphones a un nuevo grado de acoplamiento ergonómico con el cuerpo. Pero desde 1978 había alguien más que trabajaba en tecnología de este tipo, y que mientras todos estaban ocupados "procesando texto" con la primera Macintosh, él estaba tratando de llevar la computadora en su propio cuerpo, como un ciborg. Se trata del inventor Steve Mann, quien recientemente hizo algunas predicciones sobre las implicaciones de utilizar prótesis ópticas con realidad aumentada en el curso del mundo actual.

Al igual que tenemos teléfonos "inteligentes", casas, ciudades e incluso autos "inteligentes", Mann cree que este tipo de tecnología podría representar un salto de evolución social como pocas veces hemos visto en la historia: el humano visto como hardware o como base para la mediación tecnológica de la realidad (¿hasta qué punto vivimos ya en ese mundo?)

En principio, Mann considera la tecnología óptica como una amenaza para el sistema de vigilancia actual. En una ocasión Mann fue agredido físicamente por el personal de un Mc'Donalds, debido a que llevaba consigo un prototipo del Digital Eye Glass, la cual, pensaba la gente del restaurante, podía servir para tomar fotografías del menú. Esto, dice Mann, será sólo una vuelta de tuerca en el Estado de vigilancia virtual en el cual vivimos.

eyecam2

Más que orientarnos con Google Maps o Street View sin tener que sacar un smartphone, lo que la tecnología óptica implica es un nuevo paradigma para pensar la privacidad. Todas las tiendas y supermercados cuentan con sistemas de circuito cerrado de vigilancia; entrar en un banco a realizar un movimiento en caja implica atravesar un perimetro de observación. Las grandes avenidas están siendo monitoreadas 24 horas por las autoridades en busca de conductores imprudentes o accidentes de tránsito, y las cámaras en las calles han superado por mucho las fantasías distópicas de 1984 de Orwell. Tenemos imágenes a nivel de piso así como satelitales de virtualmente cualquier ciudad de la Tierra, y en los próximos años se espera que miles de drones (vehículos de vigilancia no tripulados) pasen sobre nuestras cabezas, registrando, si no todos nuestros movimientos, al menos con la posibilidad de hacerlo.

Si las agencias de seguridad y los gobiernos tienen acceso a lo que es visible en la superficie de la Tierra, ¿por qué la gente no podría? Es lo que pasó con el Internet a fin de cuentas: una red privada del gobierno de EU se vuelve un espacio público virtual. Con la democratización de la tecnología que hemos vivido desde el siglo pasado, la tecnología óptica no debería ser una excepción.

Mann predice que cuando las prótesis ópticas sean tan comunes como los anteojos, la gente comenzará a considerar su entorno en términos de vigilancia, así como a cuestionar la cantidad de cámaras de seguridad que están observando silenciosamente todos nuestros movimientos. Decirle a alguien que no recuerde algo (la escena de un crimen, por ejemplo), según Mann, será el equivalente a la actual destrucción de evidencias.

Los carteles de "no fotografiar" en museos, bancos y oficinas de gobierno será irrelevante, a menos que el establishment adopte nuevas medidas coercitivas expresadas en regulaciones simples, como prohibir el uso de tales aparatos. Sin embargo, ¿qué pasaría si la nanotecnología permitiera una computadora que pudiera colocarse directamente en la retina, como los actuales lentes de contacto? ¿Cómo podrían identificar a los usuarios si no hay un "hardware", sino que el hardware está completamente integrado al cuerpo?

Big Brother efectivamente te estará observando: ¿qué pasaría si el gobierno tuviera acceso incluso a tus sitios más íntimos gracias a tus propios ojos? El videojuego WATCH_DOGS retrata un mundo distópico no demasiado lejano donde un programa central del gobierno puede utilizar la información cruzada de nuestros dispositivos electrónicos para mapear lugares y trayectos, para identificar personas, para espiar y sobre todo para "vigilar" en aras de nuestra propia seguridad. Los héroes del juego son hackers que entran en esta red para anticiparse a una mafia o algo así. Sea cual sea el desarrollo de la historia, WATCH_DOGS muestra cómo sería un mundo donde el hecho de poseer un dispositivo portátil te pusiera en el mapa de los sistemas de vigilancia (y nos deja preguntándonos hasta qué punto esta es una realidad ya en nuestros días.)

[Techland]