*

X
El extravagante mogul de la compartición de archivos, Kim Dotcom, está de regreso con un sitio que supuestamente garanitiza la privacidad de la información, en lo que algunos califican como un desafío al gobierno de Estados Unidos

dotcom

Kim Dotcom, el fundador del popular sitio de file sharing MegaUpload, está de vuelta con un nuevo sitio que simplemente se llama Mega. Dotcom fue arrestado en enero del año pasado en su mansión de Nueva Zelanda, acusado de haberle costado a propietarios de derechos de autor más de 500 millones de dólares en ingresos perdidos. La detención de Dotcom  y el cierra de MegaUpload fue una clara señal del gobierno de Estados Unidos en contra de la piratería, sentido por millones de usuarios que tuvieron que trabajar un poco más para encontrar los archivos que querían de manera gratuita los meses subsecuentes.

Un año después de la clausura de MegaUpload y de la incautación de gran parte de sus bienes, Dotcom lanzó Mega, un sitio que hace alarde de ser la "Compañia de la Privacidad" y que ofrece a sus usarios 50 GB de almacenamiento encriptado --al contenido de los cuales supuestamente ni siquiera ellos (y tampoco el FBI) tienen acceso.

Dos meses después el sitio ya ha alcanzado 3 millones de usuarios registrados y transfiere casi la mitad de la banda ancha de toda Nueva Zelanda (MegaUpload  y sus sitios hermanos en su apogeo llegaron a transferir la misma data que Facebook). El siempre megalomaniaco y desafiante Kim Dotcom dice  que Mega no es sólo una compañía: "Es una misión para encriptar el Internet. Queremos regresar el poder al usuario". 

Pese a la fanfarronería que canta victoria de Dotcom, algunas voces críticas señalan que los archivos pueden ser desencriptados y algunos están en otros sitios donde se pueden descargar.  También, que la estrategia jurídica de asumir que no se sabe el contenido de los archivos --y si tienen o no copyright-- no será suficiente como argumento en un proceso legal, ya que se puede acusar a los creadores de Mega de negligencia. Otro más barajan la hipótesis de que el sitio es una gigantesca fachada para que el FBI investigue encubiertamente a los grandes piratas informáticos del orbe --Kim Dotcom Schmitz estaría trabajando para ellos, sería ya el snitch.

La personalidad desbordante de Dotcom ha hecho que Mega sea un éxito instantáneo, navegando en su enorme cresta, pero habrá que ver cuánto dura y que tan redituable es su plataforma. La historia de este polémico personaje ---heroico para algunos--, que por momentos vivió el sueño boyante del raudo éxito que puede proveer Internet (con autos, modelos, arma, orgías de data y fantasías multimedia) todavía no tiene su desenlace: habrá que esperar si el "Kimperio" renace de las cenizas o perece definitavemente.  

[Forbes]

Con su ambicioso proyecto Loon, Google busca la cobertura global de Internet, conseguir que tantas personas como sea posible tengan acceso a este recurso decisivo de la evolución contemporánea.

 

Internet es uno de los desarrollos tecnológicos más importantes de la historia reciente, un recurso que ha moldeado nuestro presente, lo mismo en términos amplios que en lo cotidiano, fomentando muchas prácticas nuevas, modificando otras y quizá contribuyendo a desaparecer algunas más.

Sin embargo, no menos cierto es que esta es una realidad parcial, que si bien parece general por el alcance global de la Red, dista mucho de ser total. Según estadísticas recientes, actualmente son casi 5 mil millones de personas quienes no tienen acceso a Internet y poco más de 2 mil millones de personas que sí cuentan con este servicio, en otras palabras, la razón es casi de 2 a 1.

Para favorecer las condiciones para acabar con esta desigualdad, la empresa Google puso en marcha este fin de semana su proyecto Loon, “Lunático”, el cual consiste en el lanzamiento de miles de globos capaces de retransmitir una señal de Internet.

En términos técnicos los globos funcionar a partir de paneles solares que llevan consigo. Reciben una señal que se emite en estaciones distribuidas en tierra más o menos cada 100 km y a su vez la retransmiten a otros globos cercanos. Su área de cobertura es de 1250 km cuadrados y los accidentes del terreno no son obstáculo para esta. No poseen algún tipo de motor propio, por lo que se mueven con la fuerza y la dirección del viento.

projectloon00

 

projectloon032

 

projectloon08

Asimismo, cabe mencionar que los globos se encuentran en la estratósfera, a 20 km de altura, en el llamado “espectro radioeléctrico no regulado”, por lo cual Google no requiere de permisos de gobiernos nacionales o de otro tipo para que estos circulen ni para la transmisión de la señal de Internet.

El primer ejemplar del proyecto Loon fue lanzado en Nueva Zelanda, país que se eligió tanto por sus aislamiento como por sus características geográfica y demográficas, pero se espera pronto poner más en el espacio áereo para cubrir regiones de Australia y Sudamérica (en particular Chile, Uruguay, Paraguay y Argentina).

Con información de The Verge y Open Culture

Imágenes vía My Modern Met