*

X
Los dos grandes cineastas compartieron además de una amistad un momento de magia metafísica que describe la unidad indivisible.

 

deserto
A Sandro le gustaban los barcos. Su papá siempre estaba de viaje, pero cuando regresaba a casa siempre le traía modelos de barcos, galeones, bergantines, catamaranes, cruceros, barcos industriales, y otras naves. Sandro quería ser ingeniero y diseñar barcos que cruzaran el desierto azul. Pero Sandro sabía un secreto y él no iba a hacer barcos para sumar petróleo. Un día Sandro estaba haciendo la tarea y a la vez ensoñando.

Sandro le dice a su mamá, la hermosa Monica Vitti:

-Mamá, mamá, ¿cuánto es 1+1?

-Ecco Sandro, son 2…

Sandro tenía un frasco de pintura azul en la mano. Coloca una gota de pintura acuosa en una lengüeta de cristal:

-Pero Mamá aaa, mira...

Sandro coloca otra gota encima de la gota azul que ya estaba en el cristal y se hace un único charco translúcido, sólo que más grande.

-Ya viste, mamá, 1+1 es 1…

("Desierto Rojo", Michelangelo Antonioni, 1964)

--------------------------
En "Nostalgia" (1983), la penúltima película de Tarkovsky, filmada en Italia, el nostálgico e impenetrable protagonista deambula por una casa derruida, como la mente llena de recuerdos y fantasmas. En una de las piezas de ese laberinto de barro hay un pizarrón abandonado, donde, con un gis blanco, desvaído, de hace mil años, está escrito 1+1=1.

Como si fuera la conclusión al final del curso. Es sólo un momento en que la cámara atraviesa esa habitación, pero podría ser la eternidad.

Es difícil encontrar un solo momento que signifique la totalidad de una vida o una obra, pero tal vez en eso dos guiños --de dos grandes amigos-- en la inocente suma de Sandro y en el recuerdo onírico de Tarkovsky, están unidas las razones por las cuales ambos directores hicieron cine , inclinándose siempre a la poesía -espíritu del silencio.

Twitter del autor:@alepholo

Los hombres sin olfato tienen menos sexo

Por: pijamasurf - 04/06/2013

La nariz es un órgano que pocos asocian con lo sexual --sin embargo, el olfato podría ser determinante en la confianza que hombres y mujeres tienen respecto a sus relaciones.

nariz

El olfato es uno de los sentidos a los que prestamos menos atención hoy en día. Hay cierta razón en eso: las ciudades son grandes tiraderos de basura y respirar un poco de aire fresco es cada vez más difícil. Sin embargo, si no puedes oler es probable que tampoco puedas tener relaciones sexuales.

En Estados Unidos se estima que dos millones de personas no pueden oler.  Un equipo de biólogos de la Universidad de Dresden estimó que los hombres con problemas para oler tienen hasta cinco veces menos encuentros sexuales. Una teoría al respecto se basa en que los olores nos otorgan una sensación de seguridad, además de muchos datos relativos al humor y estado anímico de nuestra pareja potencial. Si somos incapaces de acceder a esta información cifrada en el olfato, es probable que vayamos a dormir solos.

El estudio comparó los hábitos de frecuencia sexual en un grupo de 32 personas, 22 mujeres y 10 hombres, contra un grupo de control. Los hombres sin olfato tuvieron hasta 5 veces menos relaciones sexuales que aquellos hombres "promedio" en el grupo de control; curiosamente, las mujeres que no pueden oler y las mujeres del grupo de control tenían aproximadamente el mismo número de encuentros en un marco temporal dado. Sin embargo, las mujeres que no podían oler expresaron sentirse mucho más inseguras en sus relaciones románticas.

Algunas teorías devenidas de estos resultados sugieren que mientras las mujeres sin olfato se sienten inseguras consigo mismas, los hombres sin olfato resienten la pérdida de este sentido en su confianza social. La evidencia sugiere incluso que existen olores específicos que las mujeres asocian con "estar en una relación", por lo que esto explicaría que las mujeres sin olfato se sientan desconfiadas de la situación en general, al carecer de un "ancla mnemotécnica" que las haga sentir en una relación.

Es importante recalcar que en este estudio los investigadores afirman que se trata de un grupo muy pequeño, el cual difícilmente podría reflejar una proporción estadística de situaciones, además tratándose de algo tan subjetivo como el olor, para el que los occidentales tienen tan pocas referencias. Sin embargo es interesante ponerse a pensar en todo lo que el olfato determina respecto a nuestra experiencia --y cuánto, potencialmente, puede impedirnos.

Con ello se entiende que cierto personaje que No Puede Ser Nombrado sea un psicópata que nunca tiene "acción" debido a su falta de nariz...

[SciVerse