*

X
Se encontró en Timbuktú un documento de al-Qaeda con 22 tácticas para evadir drones, de las cuales algunas podrían estar ligadas con Osama bin Laden.

La Prensa Asociada en Timbuktú, ciudad ocupada por islamistas el año pasado, encontró un documento de al-Qaeda con 22 tácticas para evitar el ataque de drones (aviones de espionaje aéreo). La autoría de las tácticas es de un extremista yemení y ha sido publicado en algunos foros yihadistas.

Se cree que el documento fue abandonado por extremistas que huyeron de la intervención militar francesa el mes pasado.

“Este documento es una muestra de que no estamos lidiando con un problema local aislado sino con un enemigo cuyas tácticas están cruzando fronteras” dijo Bruce Riedel,  veterano de 30 años de la CIA, ahora director del proyecto de inteligencia del Brookings Institute.

El escrito también muestra la coordinación entre las ramas de al-Qaeda y los expertos en seguridad lo catalogan como motivo de preocupación. Fue publicado por primera vez, en árabe, el 2 de junio de 2011, un mes después de la captura de  Osama bin Laden.

“Este documento fundamenta el hecho de que sabían que existían bases secretas de drones y se estaban preparando.” dijo el Profesor Mathieu Gudiere de la Universidad de Toulouse.”

“No se trata de técnicas tontas. Muestra que están actuando astutamente “ dijo Cedric Leighton, un veterano de 26 años de la Fuerza aérea de EU, que ayudó a crear el programa Predator Drone, con el que se encontró a Osama bin Laden en Afganistán. “Lo que hace este documento es darles más tiempo para escapar del área de bombardeo.”

Los drones son usados por los franceses en Mali para capturar a la inteligencia de al-Qaeda. Oficiales de US dicen que hay planes para establecer una nueva base de estos aviones en el noroeste de África. Estados Unidos recientemente firmó un acuerdo de "status de las fuerzas” con Nigeria, una de las naciones que conlindan con Mali, lo que sugiere que en aquel país podría ser puesta una base de drones.

La técnica número 10 del documento es esconderse bajo árboles para evadir a los drones, idea que se liga a los más altos niveles de terrorismo ya que Osama bin Laden, describió esa misma táctica en una carta para Abdelmalek Droukdel, la cabeza de Al-Qaeda en el Magreb Islámico, cuyos combatientes han estado activos en Mali más de una década:

“Quiero que sepan los hermanos del Magreb Islámico que plantar árboles ayuda a los muyahidín, dándoles la libertad de moverse especialmente si el enemigo manda espías aéreos”.

Esta técnica para evitar la captura fue puesta en práctica por los combatientes de al-Qaeda en Mali cuando los franceses fueron tras ellos el mes pasado. Lo mismo ocurrió en Timbuktú. Otra de las estrategias para esquivar drones ha sido “disfrazar” los autos con lodo o con tapetes de pasto. 

El primer ataque de drones a al-Qaeda fue en 2002, en el que capturaron a una de las cabezas de la rama de esta organización terrorista en Yemen, grupo de donde provenía el documento encontrado en Mali.

Según Bruce Riedel, los drones comenzaron a usarse en Irak en 2006 y en Pakistán en 2007 pero no fue hasta 2009 cuando se convirtieron en un medio tan importante en la guerra contra el terrorismo.

“Ya que no queremos pisar el suelo de lugares como Mali, los drones son el futuro” dijo Riedel.

[The Telegraph]

Impresionismo erótico: parejas hacen el amor con pintura y lienzos

Arte

Por: pijamasurf - 03/01/2013

Alex Esguerra sacude el mundo de los retratos al producir pinturas que celebran el amor y el arte al presentar a parejas teniendo sexo sobre un lienzo.

El proyecto "Love and Painting" de Alex Esguerra

El proyecto “Amor y Pintura” de Alex Esguerra es una celebración del amor y el arte. La idea nació porque el artista quería capturar el acto físico de hacer el amor sin recurrir a tecnologías como la fotografía o grabaciones, explica: “Después de la experiencia que tuve una noche me pregunté: ¿Sería hermoso? ¿Qué pasaría si esto se hiciera con pintura? ¿Contaría una historia? ¿Sería abstracto? ¿Sería una gran experiencia?” La experiencia fue un encuentro casual con una mujer que conoció en una noche de fiesta. A la mañana siguiente, cuando ella se había marchado el artista vio el desorden creado por ambos. Intentó recordar que había sucedido, en dónde habían estado sus cuerpo y como habían interactuado, fue así que quiso entender la relación entre el cuerpo humano haciendo el amor y el espacio que nos rodea.

Fue con esa idea que comenzó a incluir a otras parejas en su arte, al inicio eran principalmente amigos, o amigos de sus amigos, compañeros y vecinos.  El artista los llevaba a su estudio donde les explicaba el proceso, les mostraba las pinturas (que no son dañinas o nocivas) y los dejaba a lo suyo –el resultado era hermoso–.

Antes de empezar el artista les da algunas indicaciones a las parejas, les hace algunas preguntas sobre su relación y deja que la experiencia sea un poco como terapia. Les explica que no deben de usar mucha pintura desde el comienzo porque se seca y les hace recomendaciones en cuanto a posiciones. Tampoco deja que se preocupen por lo que están haciendo, se trata de que sea un acto natural, por lo que los deja en la oscuridad con la posibilidad de usar algunas velas, de manera que no deben sentir que están pintando sino sentir que hacen el amor de una forma nueva, disfrutando las texturas y sensaciones para que sea una experiencia sensual, amorosa, divertida y hasta tonta.

El artista siente que después de tantos años de trabajar en el proyecto, al fin puede descifrar algunas cosas de las parejas. Las parejas que llevan mucho tiempo juntos recurren a las posiciones que funcionan mejor para ellos, mientras que las parejas nuevas brincan de una posición a otra. El proyecto tiene pinturas por parejas de todas las edades, desde jóvenes de 18 años hasta un hombre  de 70 años y su pareja de 57.

Alex Esguerra recuerda que uno de los momentos más memorables fue cuando recibió un correo de una mujer: “había sido violada y las pinturas fueron la primera vez en años que había podido ver el sexo como algo hermoso otra vez, porque su experiencia había sido tan traumática. Esa historia me llego al corazón, aún no he podido lograr esa pintura pero espero que algún día pueda hacerlo.”

Por el momento el pintor está trabajando en el documental que ha estado filmando desde el principio del proceso. Lo ve cómo una oportunidad de fomentar la creación en otras personas “mostrarles que si tienen una idea, pueden documentarla, seguirla y simplemente hacerla”.  También trabaja en un kit que pueda enviar por correo a parejas en todo el mundo, ya que muchas veces no es posible que aquellos que quieran participar vayan a su estudio y en un libro de mesa. Otros proyectos incluyen usar plastilina en vez de pintura, pero su prioridad es sacar el documental y exhibir su trabajo en Londres. 

[Reality Sandwich]