*

X

"Frankensteins" de la entomología: el caso de los transplantes de cabeza entre insectos

Por: pijamasurf - 03/25/2013

La ciencia suele tener algunas ideas descabelladas, que sin embargo, pueden enseñarnos mucho de las maravillas del cerebro y el comportamiento del cuerpo en ausencia de este.

ku-xlarge Aunque la idea pueda parecer descabellada (o literalmente descabezada), los biólogos llevan intercambiando cabezas de insectos como si se tratara de juguetes de acción desde hace unos 90 años. Pero el transplante no se realiza para producir involuntarios "frankensteins", sino que durante el proceso ambos insectos permanecen vivos --y aceptan la nueva cabeza.

En 1923, un biólogo llamado Walter Finkler escribió que había logrado transplantar exitosamente las cabezas de varios insectos, entre ellos mariposas comúnes, chinches y lombrices. Finkler halló que tanto en estado adulto como larvario era posible realizar el intercambio de cabezas en un proceso bastante sencillo: cortar las cabezas con unas tijeras y colocarlas en el cuerpo del otro. El líquido que sale de ambas cabezas sirve como sellador y después de un rato el insecto volvía a la vida, no sin algunos cambios dignos de notarse.

Las cabezas de insectos femeninos transplantadas en cuerpos masculinos seguían comportándose como femeninos; los intercambios entre diferentes especies dieron un resultado similar: las cabezas de mariposa seguían comportándose como sus especies de origen, a pesar de que sus cuerpos fueran de otra especie.

En el caso de las lombrices, J.T. Cunningham afirmó que sólo los cuerpos sobrevivían al proceso: las cabezas muertas no parecían tener injerencia alguna en el movimiento "autónomo" de los cuerpos. Las conclusiones de Cunningham fueron que los cuerpos de insectos podían seguir vivos sin la guía de sus cabezas, las cuales no reaccionaban a los nuevos cerebros.

Hoy en día este procedimiento forma parte de las investigaciones entomológicas, por más extraño que parezca al sentido común. Las funciones corporales en la mayoría de las especies requieren, según los mismos, información tanto de los cuerpos como de los cerebros; esto no parece ser verificable en mamíferos, naturalmente, concretamente en humanos, pero los insectos no padecen nuestro apego a un cuerpo unitario.

Uno de los más extraños experimentos ha demostrado que los cerebros de los insectos no necesariamente tienen que estar unidos a la cabeza. Al estudiar los hábitos de crecimiento de cierta especie de polilla (el cómo se vuelven adultas), los investigadores han encontrado que su cuerpo sólo le indica que debe "crecer" cuando siente un cambio en la temperatura, esto durante el primer invierno de vida. Para comprobar esto, sometieron los cerebros de algunas polillas a temperaturas muy frías, y posteriormente los reinjertaron en los abdómenes de los cuerpos. Los cerebros secretaron las hormonas necesarias para que los cuerpos de las polillas se desarrollaran al estado adulto, aunque el estudio no añade si las polillas podían seguir "su vida normal" con el cerebro pegado en el abdomen. 

Aunque la perspectiva ética respecto a la realización de estos experimentos en mamíferos (incluyendo humano) implica consideraciones distintas a las de los insectos, lo cierto es que estos experimentos nos muestran que no toda la información necesaria para el crecimiento y desarrollo de los cuerpos se encuentra en la cabeza. Y, más extraño, que la ciencia en ocasiones realiza experimentos que nos vuelan la cabeza --eso sí, al amparo de la razón.

[io9]

Medicina tibetana: la enfermedad o la sanación como destino compartido de la mente y el cuerpo

Salud

Por: pijamasurf - 03/25/2013

La medicina tibetana profundiza sobre la relación entre mente y cuerpo y su destino compartido de enfermedad o sanación. Los doctores Dot Malcolm Smith y Osa Manell del Shang Shung Institute imparten en México una serie de cursos y conferencias alrededor de esta milenaria práctica que concibe holísticamente el proceso de sanación.Por otra parte, el 25 de abril se presentará el maestro Namkhai Norbu Rinpoche en la Ciudad de México.

medicina

La medicina tibetana es una expresión de las ideas espirituales del budismo y la voluntad siempre presente de preservar el bienestar del cuerpo, sanarlo en el caso de enfermedad ―uno de los estados que inevitablemente tendremos que experimentar en este mundo― y hacer ver que mente y cuerpo pueden, unidos, liberarse de los sufrimientos de esta realidad.

Como el budismo en sí, la medicina tibetana es sumamente antigua, heredera de miles de años de conocimiento en torno al cuerpo, la mente, el espíritu y las vicisitudes de cada uno. Según la tradición, la medicina tibetana fue fundada por Bhaishajyaguru, quien escribió los Cuatro Tantras Médicos en el Palacio de las Dakinis de Uddiyana, la base de este conocimiento y los cuales fueron después revisados, aproximadamente en el siglo XII.

En términos generales, la medicina tibetana parte de la premisa de que la enfermedad siempre está ahí, aunque parezcamos sanos, pues su origen se encuentra en la ignorancia y la codicia, las que cuales tienen que erradicarse para liberarse de la enfermedad.

Se trata un poco de un sistema que profundiza en la relación indisoluble entre mente y cuerpo y la enfermedad o la sanación como un destino compartido.

Si deseas conocer más sobre medicina tibetana, te recomendamos seguir el ciclo de cursos y conferencias que impartirán en la Ciudad de México y en Tepoztlán Dot Malcom Smith y Osa Manell, quienes cuentan con una amplia trayectoria en el campo. Ambos médicos son graduados del Shang Shung Instute of Tibetan Medicina, el primer centro de medicina tibetana en Occidente.  Estas conferencias son presentadas por la Comunidad  Dzogchen Chogyal  Namkhay Norbu, quienes también presentan un retiro y  una conferencia magistra impartida por el maestro Namkhai Norbu Rinpoche en el mes de abril (ver programa al final de la nota).

A continuación compartimos el programa de los cursos de medicina tibetana, para quienes se interesen en asistir o incluso recibir una consulta privada:

medicina tibetana web

 

 

chogyal nmkhai

Evento del maestro Nmkhai Norbu Rinpoche

*Esta nota es un contenido publicitario