*

X

¿Es posible trabajar menos, ganar más y de paso contribuir a salvar el planeta?

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/04/2013

Trabajar menos, producir más y de paso no contribuir en el perjuicio del planeta parece posible, o al menos eso según cifras de un estudio reciente que relaciona estas tres variables.

Aunque el trabajo significa, por definición e inevitablemente, la transformación del mundo, no es menos cierto que este no puede entenderse ahora de la misma manera en que se entendía en el siglo XIX o incluso en la primera mitad del siglo pasado. Los recursos —técnicos, naturales y otros— con que se cuenta actualmente no son los mismos que en épocas pasadas, circunstancia que por sí misma obliga a replantear la concepción contemporánea del trabajo.

Recientemente el Centro Investigación Política y Económica (CEPR, por sus siglas en inglés), con sede en Londres y enfocado en el desarrollo político y económico de Europa, dio a conocer un estudio en el que su autor, David Rosnick, relaciona las horas de trabajo y el cambio climático, concluyendo que reducir paulatinamente el tiempo dedicado a la actividad laboral contribuiría significativamente a reducir los efecto de dicho fenómeno natural, un intercambio en el que además los trabajadores pueden resultar beneficiados, pues según el análisis del CEPR, estas modificaciones también aumentarían la productividad y, por consiguiente, la riqueza generada.

En Europa, griegos y polacos  son, en promedio, quienes más trabajan en Europa (2038 horas al año y 2045 horas en 2012, respectivamente; contra, por ejemplo, 1709 horas anules por trabajador en Estados Unidos, o 1715 en Japón), según cifras de The Conference Board; paradójicamente, no son los países donde, al menos en el Viejo Continente, dicho trabajo se traduzca en bonanza económica. En el caso de América Latina, un trabajador mexicano dedicó en promedio 2075 horas del 2012 a laborar, un colombiano 1956 y un brasileño 1841.

Según este y otros estudios, actualmente en Estados Unidos se produce 3.2 veces lo que se producía en 1950, esto a pesar de que entonces el promedio anual de horas trabajadas era de 1909. En Francia, igualmente se trabajan 684 horas menos que hace 12 años y se produce 4.7 veces más.

Y si bien estas cifras son promedios —en los cuales la medición no siempre es la más precisa—, parece evidente que no puede sostenerse más la relación entre horas dedicadas al trabajo, productividad y generación de riqueza.

Asimismo, valdría la pena inevstigar si la reducción de horas laborales en los países desarrollados no equivale al aumento de estas en los subdesarrollados, si esta es posible solo gracias a la explotación de la mano de obra barata que tanto allende las fronteras como en el propio país (sobre todo con la población inmigrante) y que por fenómenos como la globalización termina beneficiando.a unos a costa del perjuicio de otros.

También en Pijama Surf: Por qué no deberíamos trabajar más de seis horas.

[Alternet]

Leonardo Boff, el emblemático teólogo de la liberación, defiende al papa Francisco I

Sociedad

Por: pijamasurf - 03/04/2013

Leonardo Boff, una de las voces de izquierda más respetadas, teólogo de la liberación comprometido desde hace décadas en la lucha por los desfavorecidos, aseguró en entrevista que nada se ha probado en las acusaciones hechas a Jorge Bergoglio, ahora el papa Francisco I, de haber estado relacionado con la dictadura de Videla en Argentina.

leonardo-boffLeonardo Boff es un conocido teólogo brasileño, sacerdote hasta el inicio de los 90 y, desde la década de los 80, el principal autor de la Teología de la Liberación, una corriente de pensamiento y de praxis que, fundamentada en el cristianismo, en sus valores más señalados, busca revertir la situación de desigualdad, injusticia y miseria en que viven millones de personas en América Latina como consecuencia del modelo económico que impera en la región. Por esto, así como Boff ha sido censurado y aun perseguido, también ha merecido el reconocimiento público, pues su labor de rescatar el mensaje auténtico de Cristo ha sido más admirable e imitable.

Recientemente, en el contexto de la polémica desatada por la elección del cardenal Jorge Bergoglio como papa, Boff defendió al argentino, expresando su escepticismo ante información que relaciona al ahora papa Francisco I con la dictadura argentina (en especial la de Jorge Videla), con casos específicos de tortura y desaparición de personas, además de colaboración con el régimen.

Boff, sin embargo, dijo guiar sus opiniones por la de Adolfo Pérez Esquivel, activista compatriota de Bergoglio que, además de habérsele otorgado el Premio Nobel de la Paz, fue torturado durante los gobiernos dictatoriales y, asegura Boff, conoce desde entonces al pontífice.

“Hasta ahora no se investigó nada concreto”, dijo Boff en alusión a las supuestas acusaciones lanzadas contra Bergoglio de sus relación con estos hechos. Asimismo, el teólogo brasileño se alegró de la decisión de cónclave, pues desde su perspectiva el pontificado de Francisco I se pronostica como uno distinto, para bien, a lo que ha sucedido en las últimas décadas en El Vaticano.

“Él no aclaró a cual Francisco se refiere, pero es el Francisco al que todos conocemos, san Francisco de Asis… Y esto tiene mucha importancia, en el sentido de revelar un nuevo comienzo en la Iglesia, no se trata sólo de hacer una reforma aquí y allí, sino de hacer una reconstrucción, con otros valores que no son los del poder, son los de la cercanía con el pueblo”, dijo Boff.

La entrevista completa a Leonardo Boff en Folha de Sao Paulo (en portugués).