*

X

El trazo contingente que da forma al mundo: dibujos que son neuronas y bosques y solo líneas de tinta

Arte

Por: pijamasurf - 03/17/2013

La historia de Greg Dunn podría citarse como un ejemplo acabado de epifanía existencial, ese momento de iluminación súbita en que, se dice, una persona descubre su verdadera esencia, su razón de ser en este mundo y, parafraseando a Camus, el motivo por el cual, incontrovertiblemente, la vida vale la pena ser vivida.

Un par de años atrás, en 2011, Dunn concluyó con su doctorado en neurociencia en la Universidad de Penn y, como regalo para su logro, decidió experimentar la privación sensorial en uno de esos tanques diseñados para tal efecto y que, dicho sea anecdóticamente, también fueron uno de los instrumentos predilectos de gran Tim Leary.

Así, un poco como si se tratase de unos de esos ríos mágicos que abundan en varias mitologías, aquellos que cambian y transforman a quien se baña en sus aguas, Dunn salió del tanque convertido en otro, ya no solamente un neurocientífico recién graduado sino algo más, algo distinto.

“Una de mis frustraciones con la escuela fue la adherencia absoluta a la verdad, los principios, los hechos. Me inspiro en la anatomía, pero no soy un esclavo de ella”, dice Dunn, quien ahora es un artista de tiempo completo que ha encontrado su manera de expresión en líneas de tinta en donde se cruza la belleza intrínseca de la anatomía cerebral, el quietismo de ciertas tradiciones gráficas (especialmente de Oriente) y cierta caótica contingencia propia del curso de la tinta.

Previsiblemente, la obra de Dunn es sumamente apreciada entre médicos y colegas de profesión, pero, sorpresivamente, también entre personas con algún tipo de trastorno neurodegenerativo, acaso porque “les ayuda a pactar o apreciar con esa cosa que tantas molestias les causó”, supone el artista. Y concluye, a propósito de los materiales que usa, que algo tiene de herméticos y de alquímicos:

“Me gusta la idea de dibujar sobre fuerzas similares a las que producen el arte”.

[Wired]

Si las corporaciones multinacionales no pagan impuestos, ¿por qué deberían de hacerlo los ciudadanos?

Por: pijamasurf - 03/17/2013

Nuevo reporte publicado por el Wall Street Journal muestra que en el 2012 las grandes corporaciones evadieron cientos de miles de millones de impuestos estacionando ingresos en paraísos fiscales offshore

Businessman-with-money-via-Shutterstock

La semana pasada se dio a conocer un reporte en el que se reveló que  60 de las más grandes compañías estadounidenses colectivamente mantuvieron más de 160 mil millones de dólares en paraísos fiscales, lo cual les permitió ocultar el 40% de sus ingresos y no pagar impuestos sobre ellos.  Cada una de estas compañías por lo menos "estacionó" 5 mil millones de dolares fuera de su país, en una estrategia fiscal que se aprovecha de las lagunas legales.

La farmacéutica Abbot Laboratories incluso guardó más fuera del país de lo que ingreso dentro --8.1 mil millones en paraísos fiscales y 6 mil millones de ingresos totales. Microsoft logró argumentar que sólo el 7% de sus ganancias antes de impuestos fueron generados en Estados Unidos --teniendo 60 mil millones de dólares en el extranjero. Algunas compañías son tan buenas para la alquimia fiscal que simplemente llegan a no pagar impuestos en todo el año.

Estas cifras son apenas la punta del iceberg de una socorrida práctica de evasión fiscal que suele favorecer a las grandes empresas por sobre los ciudadanos comunes y corriente y que está difundida en numerosos países, no sólo Estados Unidos, que es solamente en cuestiones corporativa el ejemplo principal. Y aunque no pagan impuestos, las megacorporaciones tienen la influencia suficiente para exigir y casi obligar al gobierno de Estados Unidos a que las protega militarmente en sus desarrollos en el extranjero y a castigar a aquellos países que no les abren las fronteras con intervenciones militares  o embargos. Y por supuesto, cuando están al borde de la quiebra, y ya que lagunas legales y leyes a la medida les han permitido enriquecerse de sobremanera, pueden contar con que el gobierno las rescatará, ya que son demasiado grandes y su caída pone en riesgo a toda la economía.

Lo anterior lleva al analista Robert Scheer, del sitio Truth Dig, a preguntarse si ante una desigualdad tal es valido no pagar impuestos Calcula que los impuestos que no están pagando 19 de estas compañías serían suficientes para evitar los enormes recortes del presupuesto que serán efectuados en Estados Unidos. "El gobierno de Estados Unidos existe primordialmente para hacer más seguro el mundo para las corporaciones multinacionales, pero estas compañías no sienten la obligación de pagar de regreso esa protección", escribe Scheer, a lo que podemos agregar que consideran más inteligente sobornar e infiltrar a sus ejecutivos en puestos de influencia que pagar impuestos, ciertamente es más barato.

Este artículo no es un llamado necesariamente a burlar impuestos --puesto que surge la disyuntiva de si predicar con el ejemplo o valerse por sí mismo--, sino a reflexionar sobre la desigualdad que impera en la corporatocracia mundial. Tal vez a poner el dedo sobre el renglón y tratar de modficar la legislación de tu país, aunque esto en un principio suene utópico.

Lectura adicional: ¿Son las corporaciones más poderosas que las naciones? ¿Es el gobierno solamente el sirviente de la élite empresarial?