*

X

Delfines asesinos abandonan el ejército en búsqueda de hembras

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/14/2013

Delfines entrenados para el combate por fuerzas ucranianas abandonaron su regimiento, al parecer en búsqueda de un poco de sexo.

dolphins13n-1-web

Las dos grandes épicas que mueven al espíritu son la guerra y el amor --pero casi cualquiera con cierta sensibilidad se decide por el amor (y marcha a la batalla sólo cuando la guerra se interpone con el amor, como ocurrió con el rapto de Helena de Troya). Los delfines, que para algunos pueden considerarse "personas" y que suelen ser admirados por su sensibilidad, han vuelto a demostrar su predilección por el amor (en su manifestación más instintiva), dejando las cuitas de la  guerra al hombre --y de paso cumpliendo el sueño de todo soldado.

Tres delfines entrenados por las fuerzas navales de Ucrania para el combate han sido reportados como desaparecidos, después de un ejercicio en el que no regresaron a su base en Crimea. Se cree que los delfines abandonaron el regimiento persiguiendo hembras.

Ucrania anunció el año pasado su plan de utilizar delfines armados con cuchillos y pistolas y portando cámaras con el fin de buscar minas y eliminar distintos objetivos. 

La Unión Soviética ya había empleado cetáceos en su estrategia militar, por lo cual esta reciente fuga no ocurre sin antecedentes. "El control sobre los delfines era muy común en los 80", dijo el oficial naval retirado Yuri Plyachenko. "Si un delfín macho veía una hembra durante temporada de apareamiento, entonces inmediatamente iba detrás de ella. Pero regresaba en una semana más o o menos". Veremos si estos tres delfines regresan después de su excursión romántica, o la misma doctrina de la miel los hace valorar demasiado la libertad y se escapan para siempre (teniendo todo el mar como su tálamo). 

[NY DAILY NEWS]

 

Entre un pez con esta temible dentadura y otro que provoca efectos alucinógenos, ¿cuál elegirías? (FOTOS)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 03/14/2013

Dos especies emparentadas en la sorpresa que regularmente nos deparan la evolución y la naturaleza: por un lado, uno con una veintena de dientes que guardan enorme semejanza con la dentadura humana; por otro, una especie que al comerla provoca reacciones alucinógenas.

Archosargus probatocephalus

En ocasiones la naturaleza y la evolución, como fuerzas indómitas que, a pesar de todo, siguen su curso, crean especímenes que superan por mucho todo lo que la estrecha mente humana pudiera imaginar. A veces no hay bestiario que, por fantástico que sea, por terrible y desmesurado, alcance los niveles de admiración y sorpresa de animales, insectos, plantas e incluso microorganismos que existen realmente y que son consecuencia de ese impulso por sobrevivir y preservarse.

Este es un poco el caso del Archosargus probatocephalus, el “sargo chopa” que se encuentra usualmente en las aguas del mar Caribe, el golfo de México y la costa oeste del Atlántico. Por lo regular vive a un promedio de 15 metros de profundidad, preferentemente en arrecifes, bahías y estuarios, y su dieta, más o menos omnívora, se compone de moluscos, crustáceos y algas. Asimismo, destaca su hermafroditismo: su capacidad para intercambiar sexos (de hembra a macho y viceversa e incluso hacerse asexual) sin alterar su genitalidad.

Pero lo verdaderamente sorprendente es su dentadura: una multitud de pequeñas piezas que, al menos en el caso de los frontales, tienen cierto parecido con la dentadura de un ser humano.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

tooth3

Ahora bien, según se reporta en Scientific American, esto es nada en comparación con la cualidad de un pariente cercano del probatocephalus, el Sarpa salpa (conocido como salema) que tiene la singular característica de provocar reacciones piscodélicas y por lo cual fue utilizado ya entre los romanos y ciertas culturas polinesias tanto con fines recreativos como ceremoniales.

La razón por la cual la salema suscita alucinaciones se encuentra en su alimentación, basada sobre todo en Gambierdiscus toxicus, una especie de plancton tóxico (como su nomenclatura lo indica) cuyos químicos se filtran a la carne del pez y, en el caso del ser humano, resultan venenosos cuando se consumen de esta manera. Se dice que el efecto alucinatorio de la salema, además de ser especialmente negativo, puede durar varios días.

salpa_6

Dos especies con merecimiento de sobra para figurar en un hipotético bestiario de criaturas reales pero a nada de entrar en el ámbito de lo imaginado.

También en Pijama Surf: ¿En realidad beben orina de reno los chamanes para intoxicarse de hongos alucinógenos?

[Scientific American]