*

X

Ballenas y delfines son personas por el alto nivel de conciencia de sí mismos que poseen

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/25/2012

Científicos coinciden en que ballenas y delfines posee suficiente conciencia de sí mismos como para considerarse personas; el reconocimiento de esto podría contribuir a reconocer sus derechos.

Las capacidades intelectuales de los cetáceos han llevado a numerosos miembros de la comunidad científica a buscar el reconocimiento de “personas no humanas” para animales como las ballenas y los delfines.

Si dicha cualidad se origina, sobre todo, en la conciencia de sí mismo que tiene un ser vivo, entonces dichos animales merecen una categorización un tanto más compleja que la que poseen actualmente.

Por poner un ejemplo, hace unos años científicos de la universidad escocesa de Saint Andrews descubrieron que, entre individuos, los delfines utilizan distintos tonos para llamarse entre sí, lo cual sugiere que se otorgan nombres propios con los cuales se distinguen.

Más recientemente, Lori Marino, neurocientífica de la Universidad de Emory, publicó una investigación en la que mostró que el neocórtex de los delfines es de mayor tamaño que el de los chimpancés pero más pequeño que el de los seres humanos, pero muestra una sofisticación similar al de estas especies. Lo importante del neocórtex es que es la parte del cerebro donde se gestan el pensamiento complejo y la inteligencia.

"Los delfines poseen características como la autoconciencia, que antes se consideraba exclusiva de los humanos", dijo Marino cuando presentó sus descubrimientos

Habilidades cognitivas como el lenguaje, el aprendizaje y la transmisión de conocimiento entre generaciones distintas han sido comprobadas en los últimos años por Diane Reiss, quien forma parte de la Universidad de Nueva York y ha realizado varios experimentos al respecto.

Esta caracterización cada vez más precisa sobre la capacidad intelectual de estos animales hace pensar que quizá pronto puedan ser reconocidos como sujetos merecedores de ciertos derechos, por lo menos el de la libertad y la protección de su vida.

Con información de La Tercera

Te podría interesar:
Cineastas se trasladan al remoto Lago de Medusas en la nación insular de Palau, donde estos y otros exóticos especímenes de la biodiversidad florecen con radiante triunfalismo.

 

Las medusas son sin duda animales fascinantes que evocan las ideas de lo inmortal y lo etéreo, un estado ambiguo oscilante entre la materialidad y la inmaterialidad, una suerte de inquietas nubaciones marinas que deambulan juguetonamente en esa otra forma del cielo que son los cuerpos de agua.

En la pequeña nación de Palau, un país insular situado en pleno océano Pacífico cerca de las Filipinas y de Tokio, existe una de las reservas más impresionantes de estos organismos, en un lugar conocido precisamente como el Lago Medusa por la abundante población que se mueve en sus aguas.

Hace poco un equipo de cineastas y exploradores se trasladaron a la isla Eil Malk, donde se encuentra el lago, para filmar una rara especie de medusa carente de aguijón. Pero si bien este fue el objetivo primero, alcanzarlo tuvo como resultado un documental que deja constancia de un “mundo perdido”, un mundo paralelo al nuestro donde las condiciones parecen ser totalmente diferentes, donde la biodiversidad persiste en sus ritmos y su destino último sin nada más que la perturbe.

El video que acompaña esta nota es un detrás de cámaras de The Last Reef, el documental que explora el Lago Medusa y otras zonas aledañas donde la vida germina con radiante triunfalismo.

[io9]