*

X

¿Qué ocurre en tu cerebro cuando experimentas un blackout alcohólico?

Salud

Por: pijamasurf - 02/25/2013

Si has sufrido un black-out y crees que hay probabilidades de que experimentes otro, lo mejor es que sepas qué ocurre en la química cerebral cuando el alcohol borra tu memoria.

Todos sabemos qué es un blackout causado por alcohol y, debido a que muchos tienen la certeza de que les ocurrirá de nuevo, los informamos acerca de cómo se produce este daño cerebral. 

No todos los blackouts son iguales. Hay dos tipos: “bloque” y “fragmentario”. El fragmentario es cuando la persona pierde la memoria de manera intermitente, mientras que el blackout “bloque” se refiere a perder los recuerdos de periodos muy largos de tiempo. Quienes experimentan el primer tipo, generalmente pueden recordar los eventos olvidados cuando alguien les cuenta lo sucedido. Los que experimentan el segundo tipo, no. Pero se cree que ambos son provocados por la misma causa, una interrupción química en el hipocampo cerebral, la región integral de la formación de la memoria.

El alcohol interfiere en los receptores en el hipocampo que transmiten glutamato, un compuesto que a su vez transmite señales entre neuronas. Durante esta interferencia, el alcohol hace que algunos receptores dejen de funcionar mientras que activa otros. Este proceso causa que las neuronas creen esteroides que privan la comunicación adecuada entre las mismas, lo que interrumpe la potenciación a largo término, un proceso que se asocia con el aprendizaje y la memoria.

En términos más simples, el efecto es similar a la amnesia anterógrada en la cual el cerebro pierde la habilidad de crear nuevas memorias.

Tener el estómago lleno ayuda a prevenir esta molesta consecuencia de la embriaguez, ya que no comer provoca que el nivel de alcohol en la sangre se eleve más rápido. También es importante tomar más lento. Estudios muestran que la principal causa de esta pérdida de la memoria es un pico dramático en el nivel de alcohol en la sangre, ocurre cuando se alcanza rápidamente un nivel de alcohol de 0.15% en la sangre.

Para las mujeres puede ser más difícil evitar blackouts porque tienen menos agua en su cuerpo, al igual que deshidrogenasa gástrica, una enzima que disuelve el alcohol. 

El experto en adicciones E.M. Jenillek, quien comenzó una investigación importante acerca de los blackouts en 1940, creía que éstos eran un claro signo de dependencia. Estudios más recientes indican que no siempre es el caso, los bebedores sociales pueden sufrir blackouts tanto como quienes beben cantidades copiosas a diario. Básicamente todo se debe a un incremento abrupto del nivel del alcohol en la sangre, sin embargo también podría tratarse de predisposición genética.

Para quienes sí se preocupan por el cuidado cerebral,  los blackouts deben ser tomados como asunto serio ya que, lejos de hacerte ver ridículo, cada vez que se dañan las funciones básicas cerebrales aumenta la posibilidad de un daño cerebral permanente.

[Gizmodo]

¿Qué tanto afecta la marihuana tu habilidad frente al volante? (VIDEO)

Por: pijamasurf - 02/25/2013

Un experimento nunca antes hecho: voluntarios que fumaron diferentes dosis marihuana para que sus habilidades de manejo fueran analizadas por expertos.

 

KIRO TV realizó en Washington un estudio nunca antes hecho, en el que tres voluntarios fumaron marihuana y manejaron bajo la influencia de esta droga.  KIRO analizó los niveles de marihuana en la sangre de cada voluntario antes de fumar, montó un examen de manejo y buscó a Casey Lee, experta en reconocimiento de drogas, quien identificó la cepa que fumarían los voluntarios como "Blueberry Train Wreck", un nombre irónico y elocuente para las cualidades de la variedad. Por último, el departamento de policía del condado de Thurston contribuyó a examinar las habilidades básicas de manejo.

En el carro, con los voluntarios iba el instructor de una escuela de manejo local, Mike Jackson, quien tenía un freno de su lado para seguridad.

La primera voluntaria, Addy Norton, es una paciente tratada con marihuana medicinal y asidua consumidora de la hierba. El análisis de sangre mostró que Norton acudió a la prueba con 3 veces el límite legal (5 nanogramos) para manejar bajo la influencia de marihuana. En el recorrido, la mujer se detuvo muy cerca de una señal de alto y esquivó una de las cámaras de KIRO, sin embargo, el instructor dijo manejó bien. 

El segundo voluntario fue un hombre de 34 años llamado Dylan Evans, que fuma hierba sólo los fines de semana. Su análisis de sangre no mostró marihuana en su sistema.

El tercer voluntario fue un hombre de 56 años llamado Jeff Underberg, que fuma ocasionalmente. Tampoco mostró marihuana en su sistema.

Después de que los voluntarios fumaron marihuana, cada uno 3 décimos de un gramo, KIRO les preguntó cómo se sentían.  Las respuestas fueron “Estoy muy atontado” (Underberg), “Relajado y atontado” (Evans) y “Todavía no siento el efecto” (Norton).

Norton hizo una segunda vuelta, manejó un poco más lento de lo que debería y en algún punto chocó contra un cono naranja.  Un examen de sangre mostró que Norton estaba 7 veces arriba del nivel legal de intoxicación para manejar bajo influencia de marihuana, pero con 36.7 nanogramos de marihuana en sus sistema, aún manejaba bien.

Después de 3 décimos de un gramo de hierba, Evans manejó bien, pese a que rebasaba 5 veces el nivel permitido.

Underberg manejó lento en su segundo recorrido. Los análisis demostraron que pasaba 4 veces el nivel legal de marihuana en su sistema y aunque manejaba lento, lo hacía bien.

KIRO hizo que los voluntarios fumaran hasta que en total hubieran consumido 9 décimos de gramo de hierba. A este nivel comenzaban a notarse los efectos y los voluntarios dijeron que estaban muy drogados. El instructor tuvo que tomar el volante para que Evans no arrollara a un fotógrafo. Underberg tiró un cono y Norton, aunque se mostró eufórica tras el volante, no cometió faltas. KIRO permitió a Norton fumar más, hasta que su consumo total fue de 1.4 gramos. Ese último recorrido fue en el que Norton manejó peor.

Por último el oficial del condado sometió a los voluntarios a una evaluación de 12 pasos, analizando su equilibrio, su pulso y su presión sanguínea. El oficial afirmó que hubiera podido arrestarlos por encontrarse bajo influencia de marihuana.

Este experimento demuestra que, contrario a lo que piensan muchos,  los conductores bajo influencia del alcohol son mucho más peligrosos que bajo los efectos de la marihuana.

[kirotv.com]