*

X
Gracias a la investigación de la Universidad de Hokkaido, científicos han podido confirmar que los calamares vuelan y han descifrado como estos animales marinos se mantiene en el aire.

Desde hace tiempo ha habido anécdotas de calamares voladores que salen del agua y logran permanecer momentáneamente en el aire, pero fue tan solo recientemente gracias a la investigación Jun Yammamoto de la Universidad de Hokkaido que se pudo confirmar el rumor y descifrar la manera en la cual estos animales marinos logran volar.

En julio del 2011, Yammamoto y su equipo estaban siguiendo un gran grupo de calamares (Todarodes Pacificus) cuando notaron que al acercárseles con el barco, los moluscos se disparaban al aire por una distancia de treinta metros a la impresionante velocidad de 11.2 metros por segundo.

Los investigadores explican que los calamares logran dicha hazaña al disparar un chorro de agua a través de su sistema con forma de embudo, al estar en el aire se deslizan abriendo sus aletas y brazos. La combinación del impulso y la extensión de sus cuerpos les da una forma aerodinámica que permite que los calamares sigan una ruta estable, lo que hace que los científicos confirmen que los calamares vuelan y no solo saltan.

Los científicos creen que el vuelo del calamar se puede explicar como parte de su mecanismo de defensa, para que puedan huir rápidamente de un predador.

El estudio completo de Jun Yammamoto será publicado en Marine Biology.

[i09]

Plaga de langostas proveniente de Egipto invade Israel (¿sigue la lluvia de ranas?)

Ecosistemas

Por: pijamasurf - 02/15/2013

La realidad copiando la ficción: desde hace unos días una devastadora plaga de langostas ha invadido el territorio de Israel, nubes de millones de insectos provenientes de la frontera con Egipto que ya han perjudicado campos de cultivo y otras actividades rurales y urbanas.

En un hecho de inevitables asociaciones catastróficas y bíblicas, en estos último días el territorio de Israel se ha visto asolado por una plaga de langostas que proviene de la frontera con Egipto, justo el país donde, según el Éxodo, ocurrieron las diez plagas con que el Dios de los judíos castigó al faraón por mantener esclavo al pueblo elegido. En el caso del relato religioso, las langostas fueron la octava maldición, precedidas por una lluvia de fuego y hielo y seguida de la oscuridad.

En el caso de la actual, ha sido la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) la que alertó sobre las condiciones que podrían propiciar la invasión de los insectos, en particular el factores relacionados con el viento y el clima.

Por su parte el Ministerio de Agricultura del gobierno de Israel estableció una línea de emergencia para reportar concentraciones alarmantes de langostas e insectos afines. En Kmehin, una población rural al sur del país, en las inmediaciones del desierto de Negev, se reportó la presencia de enormes y ominosas nubes conformadas por millones de especímenes.

Productores locales de papas y transportistas ya han resentido los perjuicios de este fenómeno: los primeros por la pérdida de sus cultivos y los segundos por la obstrucción de la visibilidad para manejar que representa la presencia de los animales.

Según el Ministerio, esta es la peor plaga de langostas desde 2005 e incluso peor que una legendariamente nociva registrada en la década de los 50.

[NYT]