*

X

Celebraciones en todo el mundo por el Año de la Serpiente de Agua, el nuevo año chino (FOTOS)

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/11/2013

Por su carácter milenario, por la singlar cosmovisión de sus religiones y paradigmas espirituales, la cultura china es una de las más abundantes en tradiciones y rituales, de entre los cuales destacan las celebraciones por la llegada de un nuevo año, dedicado siempre a un animal y un elemento de su horóscopo.

En este 2013, el año nuevo chino está dedicado a la Serpiente, específicamente a la Serpiente de Agua, que en el sistema de creencias de la cultura se asocia con la energía femenina y la intuición y la sabiduría innatas.

Pero más allá del horóscopo y la previsión del futuro, el acontecimiento es una muestra admirable del ánimo festivo de este pueblo, cuyos habitantes se encuentran en prácticamente todos los países del mundo y, tanto en estos como en el natal, llenan de luz, color y alegría los días y las noches cercanas al día en cuestión (en este caso el 10 de febrero, primer día del nuevo año), adornando calles, casas y aun sus propias personas con motivos alusivos al animal que marcará la ruta del ciclo que se inaugura.

Presentamos aquí una primera selección de imágenes relativas a los festejos por el Nuevo Año Chino. Para ver el resto de las imágenes sigue este enlace.

[The Atlantic]

La priorización de los rituales para lograr más en menos tiempo

Buena Vida

Por: pijamasurf - 02/11/2013

El ritual de hacer intervalos de trabajo a lo largo de nuestro día podría ayudarnos a lograr mucho más en menos tiempo, y hacer todo con la mayor efectividad posible.

aaf92620a8119445_heel_strike_at_sunset.preview

Estudios recientes han demostrado que los rituales pueden traducirse, con notable efectividad, en beneficios concretos. Tony Schwartz, jefe ejecutivo de The Energy Project, nos sugiere programar comportamientos muy específicos en nuestro día a día para mejorar nuestro desempeño físico y laboral, y poder disfrutar la vida con mucho más clama. Lo primero que sugiere es que, en lugar de correr por un periodo de 40 minutos o una hora, corras en pequeños intervalos de 30 a 60 segundos a velocidades mucho mayores, con los mismos 30 o 60 segundos de descanso entre cada uno. Así, tu ejercicio diario no pasará de quince minutos.

La razón por la que recomienda esto, además por el ahorro de tiempo, es la creciente evidencia en que ejercicios cortos e intensos son una mejor manera de entrenar. Cuatro minutos de ejercicio intenso produce la misma salud cardiovascular que los ejercicios aeróbicos más largos. Y usualmente lo que es benéfico para nosotros físicamente tiende a ser benéfico mental y emocionalmente.  

La mayoría de nosotros sentimos el desafío de hacer más cosas más eficientemente, en un mundo que inexorablemente aumenta su demanda sobre nosotros. La respuesta lógica es que necesitamos más tiempo, pero así como eso puede ser contra productivo en el ejercicio, también lo puede ser en el trabajo.  

El poder de trabajar durante el día en periodos de concentración no más largos de 90 minutos cada vez, seguidos de un descanso, es notablemente eficiente. Puedes lograr hacer mucho más en periodos más cortos de tiempo si incrementas tu concentración.

“La dificultad es la siguiente”, apunta Schwartz. “Así como correr intervalos de alta intensidad es demandante, incómodo y casi insoportable cuando llegas al final de cada uno, concentrarte solamente en una tarea en intervalos sucesivos es mentalmente desgastante y a veces agotador”. El punto es que la alta eficiencia requiere mucho más tolerancia con los periodos de incomodidad”.

La respuesta a todo esto puede ser priorizar el ritual como modus vivendi. Programar comportamientos específicos para hacer una y otra vez hasta que se vuelvan casi automáticos y requieran menos atención. (Entre más pensemos en algo, más rápido nos acabaremos nuestra reserva de voluntad y de disciplina). Pueden ser rituales como hacer lo más importante y lo que más trabajo cuesta en el momento en que despiertas, que es cuando más energía tienes; o salir a caminar cada dos horas para tomar aire y poder concentrarte mejor cuando regreses, o lo que se te ocurra que pueda funcionar para que te quede más tiempo libre para disfrutar de la vida.

[NYTimes]