*

X
La tercera producción de este músico estadounidense difícilmente dejará de transportarte a un delicioso entorno de emociones sonoras.

El simple hecho de identificar las distintas influencias musicales que danzan alrededor de este músico y productor, representaría en si un extenso recorrido a través de una buena porción de la música contemporánea. Y tal vez por esto es que Jasun Chung (a.k.a. Nosaj Thing) goza de una envidiable versatilidad que, para nuestra fortuna, combina con una consistente propuesta sonora.

El nuevo álbum de Nosaj Thong, Home, denota una genuina búsqueda del artista por entablar un diálogo con un territorio ciertamente etéreo. Atrás quedó la audaz experimentación que demostró en Drift (2009), su primera producción. Ahora no se trata ya de vórtices texturizados sobre calmos fondos. Esta vez parece que Chung procuró llegar más allá, concentrándose en las atmósferas y dejando a un lado los complejos recovecos. Algo así como estados de ánimo tornasol, tendiendo al cristal, desterrando esas memorables pinceladas de glitch hop que incluía en tracks anteriores. 

Una pieza de sutil personalidad, que lleva el mismo nombre del álbum, introduce la sesión. Posteriormente viene Glue, el cuarto track, es un especie de microcosmos clickeable, con sintetizadores acupuntúricamente ordenados para generar un entorno evanescente pero a la vez puntual. Continúa con Distance, un efímero retorno al tributo atmosférico y luego pasamos a Tell, uno de los momentos que para mi gusto alcanzan lo delicioso, y que por cierto alude ligeramente a Knee 1, el remix con el que Chung participó en el disco REWORK de Philip Glass. El gourmet sonoro continúa con Snap, que incluye un cierto jugeteo que bien podría recordar a algunos momentos del disco Hei (2000), del noruego Kim Hiorthoy, con un sabor a ensueño low-fi. La aventura termina con Light 3, durante el cual encontramos reminiscencias de un aristocrático drum n bass, el cual es catalizado con aún mayor elegancia por el fugaz sonido de un teclado.     

Vale la pena dedicar unas líneas en especial al segundo track del disco, Eclipse/Blue. Y esto no solo por que incluye la voz de Kazu Makino, vocalista de la banda Blonde Redheads, sino por que fue ilustrado con un video de Manabe, artista audiovisual japonés que creó la pieza como un tributo a los eclipses solares, videoclip que encarna una especie de ritual destilación de luz.

Nosaj Thing me parece en esencia un artista enigmático, impredecible. En un momento está construyendo piezas de glitch experimental, al siguiente está produciendo obras de notables hip hoperos californiano y, si te reencuentras con él tras unos meses, entonces será el autor de un álbum como Home,  producción que destaca por su lúcida elegancia y la cual seguramente hará de este 2013 un periodo aún más grato para aquellos que disfrutamos de su propuesta. 

Twitter del autor: @paradoxeparadis / Javier Barros del Villar 

 

Tortuga es encontrada viva en habitación que llevaba 30 años clausurada

Por: pijamasurf - 01/24/2013

Familia en Brasil se reencuentra con su mascota que creeían perdida: una tortuga que pasó 30 años en una habitación del hogar donde se almacenaban aparatos electrónicos y otros objetos.

Sucede con las mascotas que a veces, lamentablemente, se extravían, y otras, muy pocas y por fortuna, regresan, pero quizá ningún caso como el ocurrido hace unos días en Brasil, donde una familia encontró a su tortuga que creían perdida, esto luego de 30 años de haberla visto por última vez.

En la década los 80, los Almeida iniciaron obras de remodelación de su casa situada en Rio de Janeiro, la emblemática ciudad brasileña. En medio de esta situación, un día dejaron de notar la presencia de Manuela, su querida tortuga, y a pesar de la intensa búsqueda realizada al interior del hogar, concluyeron que se había fugado, culpando de inmediato al contratista de obras que siempre dejaba abierta la puerta del frente.

El asunto, no sin pesar, fue olvidado, al menos hasta hace unas semanas, cuando a principio de año falleció el patriarca de la familia, Leonel Almeida. Este deceso hizo que una de las habitaciones que Leonel había utilizado para acumular aparatos electrónicos y otros objetos fuera reabierta y limpiada, sin saber ni esperar que ahí dentro, entre trebejos, Manuela había pasado las últimas tres décadas.

"¿La tortuga también va para la basura?", preguntó un vecino a Leandro, hijo de Leonel, quien no se había dado cuenta que entre las bolsas de desechos se encontraba el animal. "En ese momento me quedé pálido y no lo creí”, declaró a medios locales.

Es un misterio, sin embargo, saber cómo sobrevivió el quelonio, pues hasta donde se sabe las tortugas resisten bien las condiciones adversas, e incluso pueden vivir dos o tres años sin comer, pero 30 parece a todas luces excesivo. Algunos sugieren que el animal pudo alimentarse de polillas de madera y otros insectos caseros.

[Jornal do Brasil]