*

X

MyMagic+, el brazalete digital con datos personales que Disneyland impondrá a sus visitantes

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2013

Como si se tratara de un reducido estado policial, un territorio hiperreal con visos de prisión, los parques de diversiones Disneyland impondrán a sus visitantes el uso de un brazalete digital con información personal que, supuestamente, hará su experiencia más interactiva.

Como alguna vez lo advirtió Jean Baudrillard, Disneyland es una especie de reflejo hiperreal de la de por sí singular realidad estadounidense, una operación exponencial sobre el simulacro que propicia el modo de vida capitalista en el cual una minoría vive gracias al trabajo de las mayorías.

En este sentido, no es de extrañar que esta síntesis fantasiosa del american way of life adopte algunas de las prácticas que caracterizan ya a la sociedad a la que pertenece, especialmente las que fortalecen el llamado estado policial y de vigilancia sostenida.

MyMagic+ será una banda o brazalete que los visitantes de este popular centro de diversión estarán obligados a portar y que, gracias a la tecnología digital, dará al personal de Disneyland datos sobre el niño o adulto que lo lleve consigo. El pretexto, claro, es el entretenimiento, pues se dice así que si, por ejemplo, un pequeño se acerca a una botarga de Cenicienta, gracias al brazalete esta sabrá el nombre del niño y otros datos personales e interactuará con él de acuerdo con estos.

“Queremos tomar las experiencias pasivas y hacerlas tan interactivas como sea posible”, declaró al respecto Bruce Vaughn, director ejecutivo de Disney Imagineering.

[Animal New York]

El dinero que 100 magnates ganaron en 2012 bastaría para acabar con 4 veces la pobreza del mundo

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/16/2013

De acuerdo con la organización no gubernamnetal Intermón Oxfam, la inequidad económica que caracteriza nuestra época hace que la pobreza extrema en que viven millones de personas en todo el mundo pudiera ser erradica hasta 4 veces utilizando los ingresos anuales de tan solo 100 personas.

Nuestra época, que, vista en perspectiva, es heredera y practicante  de más de cuatro siglos de un sistema económico específico, se caracteriza en buena medida por la inequidad de sus mecanismos cotidianos, el desequilibrio que, aunque suene increíble a algunos, hace posible la precaria subsistencia de la mayoría. Un sistema que además, ideológicamente, hace creer a los más que esforzándose mucho, trabajando incansablemente, dando de sí hasta los límites de sus fuerzas, podrían ser parte de los menos, ocultando taimadamente todos esos hilos más o menos invisibles, estructurales, que hacen que, paradójicamente, la riqueza y la pobreza sean situaciones casi autónomas, ajenas a lo que una persona haga o deje de hacer en su limitado ámbito individual.

Ahora, sin embargo, la brecha entre los privilegiados y los desprotegidos se ha ampliado a tal grado que, de acuerdo con la organización no gubernamental Intermón Oxfam, la fortuna personal de 100 multimillonarios bastaría para erradicar la pobreza extrema del mundo hasta por 4 veces.

La ONG, que tiene su sede en Barcelona, España, preparó un informe al respecto de la desiguladad económica titulado El costo de la inequidad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos dañan a todos, el cual será presentado en la próxima edición del Foro Económico que se celebra anualmente en la ciudad suiza de Davos.

De acuerdo con Intermón Oxfam, “el 1% de las personas más ricas del planeta han incrementado sus ingresos en un 60% en los últimos 20 años y la crisis financiera no ha hecho más que acelerar esta tendencia, en lugar de ralentizarla”, por lo cual “los 240 mil millones de dólares de ingresos netos de las 100 personas más ricas del planeta bastarían para acabar cuatro veces con la pobreza extrema”.

Asimismo, como alternativa de solución, Jeremy Hobbs, director ejecutivo de Oxfam, apela al poder que tienen líderes mundial para revertir dicha situación, atacando problemas que la fomentan como los paraísos fiscales o leyes laborales que privilegian la acumulación financiera a costa de los derechos de los trabajadores.

“Los más ricos se benefician de un sistema económico global que está amañado a su favor”, declaró Hobbs.

Consulta en este link el resumen, en inglés, de The cost of inequality: how wealth and income extremes hurt us all (PDF).

[Oxfam]