*

X

Esculturas anamórficas de Jonty Hurwitz: un desafío a nuestra percepción sensorial (FOTOS)

Arte

Por: pijamasurf - 01/22/2013

El anamorfismo es uno de los fenómenos ópticos más sorprendentes que existen, en el cual nuestra percepción se ve desafiada por la precisa manipulación de la perspectiva, célebre en las artes visuales tanto por el famoso cuadro Los embajadores, de Holbein, como por algunos de los dibujos y grabados del popular M. C. Escher.

Sirviéndose de esta técnica pero trasladándola a las tres dimensiones, el escultor Jonty Hurwitz, nacido en Johannesburgo pero residente en Londres, elaboró estas piezas que, a primera vista, no parecen nada más que objetos informes y carentes de significado visual o espacial, pero a las cuales basta poner frente a un cilindro metálico perfectamente pulido para que, en el reflejo, se revele el sentido de la escultura, o situarse en la perspectiva correcta para descubrir la cuidadosa labor del artista, que tiene como antecedente, como en todo trabajo anamórfico, exhaustivos cálculos matemáticos en los que el número irracional π tiene un papel protagonista.

Se trata, en suma, de un proceso que combina el desciframiento y la duda, el cuestionamiento de nuestra percepción sensorial como mecanismo de aprehensión del mundo y, al mismo tiempo, la pregunta por la realidad o la veracidad de eso que nuestro sentidos nos hacen percibir.

Las piezas de Hurwitz se exhibirán próximamente en Londres como parte de las actividades de la Kinetica Art Fair (28 de febrero a 3 de marzo; Ambika P3, 35 Marylebone Road, NW1 5LS).

[My Modern Met]

Ilustraciones de Matisse para el Ulysses: inesperada sensualidad del intelecto absoluto

Arte

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Al Ulysses se le asocia habitualmente con a dificultad y la complejidad tanto de la escritura como de la lectura e incluso, en países que no son anglófonos, con la dificultad de traducción. Se habla de sus múltiples referencias literarias, musicales y culturales en general, de la reinvención del idioma inglés operada por Joyce, del rebuscado sistema intelectual del cual pende, similar al juego de engranes y ruedas de una caja fuerte.

En este sentido, probablemente muy pocas personas pensarían en el Ulysses como una obra sensual, erótica, que fue, inesperadamente, el código bajo el cual el pintor francés Henri Matisse leyó la famosa novela.

¿Con qué propósito? Ilustrarla, según el encargo recibido en 1935 por el editor estadounidense George Macey.

El resultado destaca no solo por el propio talento de Matisse, sino porque pocas veces el intelecto adquiere tal nivel de corporalidad y sensualidad. El trazo descubre por vías ignoradas e imprevistas la secreta voluptuosidad del intelecto absoluto.

[Brain Pickings]