*

X

El dinero que 100 magnates ganaron en 2012 bastaría para acabar con 4 veces la pobreza del mundo

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/22/2013

De acuerdo con la organización no gubernamnetal Intermón Oxfam, la inequidad económica que caracteriza nuestra época hace que la pobreza extrema en que viven millones de personas en todo el mundo pudiera ser erradica hasta 4 veces utilizando los ingresos anuales de tan solo 100 personas.

Nuestra época, que, vista en perspectiva, es heredera y practicante  de más de cuatro siglos de un sistema económico específico, se caracteriza en buena medida por la inequidad de sus mecanismos cotidianos, el desequilibrio que, aunque suene increíble a algunos, hace posible la precaria subsistencia de la mayoría. Un sistema que además, ideológicamente, hace creer a los más que esforzándose mucho, trabajando incansablemente, dando de sí hasta los límites de sus fuerzas, podrían ser parte de los menos, ocultando taimadamente todos esos hilos más o menos invisibles, estructurales, que hacen que, paradójicamente, la riqueza y la pobreza sean situaciones casi autónomas, ajenas a lo que una persona haga o deje de hacer en su limitado ámbito individual.

Ahora, sin embargo, la brecha entre los privilegiados y los desprotegidos se ha ampliado a tal grado que, de acuerdo con la organización no gubernamental Intermón Oxfam, la fortuna personal de 100 multimillonarios bastaría para erradicar la pobreza extrema del mundo hasta por 4 veces.

La ONG, que tiene su sede en Barcelona, España, preparó un informe al respecto de la desiguladad económica titulado El costo de la inequidad: cómo la riqueza y los ingresos extremos nos dañan a todos, el cual será presentado en la próxima edición del Foro Económico que se celebra anualmente en la ciudad suiza de Davos.

De acuerdo con Intermón Oxfam, “el 1% de las personas más ricas del planeta han incrementado sus ingresos en un 60% en los últimos 20 años y la crisis financiera no ha hecho más que acelerar esta tendencia, en lugar de ralentizarla”, por lo cual “los 240 mil millones de dólares de ingresos netos de las 100 personas más ricas del planeta bastarían para acabar cuatro veces con la pobreza extrema”.

Asimismo, como alternativa de solución, Jeremy Hobbs, director ejecutivo de Oxfam, apela al poder que tienen líderes mundial para revertir dicha situación, atacando problemas que la fomentan como los paraísos fiscales o leyes laborales que privilegian la acumulación financiera a costa de los derechos de los trabajadores.

“Los más ricos se benefician de un sistema económico global que está amañado a su favor”, declaró Hobbs.

Consulta en este link el resumen, en inglés, de The cost of inequality: how wealth and income extremes hurt us all (PDF).

[Oxfam]

En México tener tatuajes todavía es motivo de discriminación laboral

Sociedad

Por: pijamasurf - 01/22/2013

Los tatuajes, asociados durante mucho tiempo con valores negativos para la moralidad burguesa, son en México motivo de discriminación laboral y segregación entre las personas que los portan; al menos esa es la opinión de un grupo de encuestados por la firma OCC Mundial.

Por mucho tiempo los tatuajes se han asociado a valores negativos en el marco de una sociedad que privilegia la higiene —en cualquiera de sus expresiones— como reflejo de la “honorabilidad” de una persona. Prejuiciosamente, tener tatuajes se remite a un comportamiento propio de clases bajas y marginadas, de delincuentes y miembros de sectas secretas que poco o nada aportan al progreso de la humanidad, un pensamiento que sin duda suena anacrónico y caduco pero que, en países como México, tiene una sorprendente vigencia.

Al menos esa es la realidad que refleja una encuesta realizada recientemente por OCC Mundial, firma que por medio de Internet se aboca a contactar empleadores y posibles empleados.

Según OCC, 7 de cada 10 personas consideran que tener tatuajes es motivo de discriminación social, mientras que 6 de cada 10 piensan que esta encuentra una expresión particular en el ámbito laboral.

La muestra constó de 2500 personas asiduas a la página, de las cuales un 77% asegura que la marginación a la que aluden se relaciona, por ejemplo, con tener menos oportunidad de conseguir el mismo trabajo que una persona sin tatuajes. Como explicación a este comportamiento, solo 3 de cada 10 suponen que este se debe al vínculo —imaginario o real— que existe entre el tatuaje y ciertas enfermedades que se transmiten por una mala práctica.

Curiosamente, entre estos mismos encuestados pocos se definieron francamente a favor de las personas tatuadas, pues a pesar de aceptar la marginación o segregación, una vez que se les planteaba la posibilidad de encontrarse del otro lado y ser ellos quienes tuvieran la oportunidad de contratar a alguien con tatuajes, entonces tan solo el 29% aceptó que lo haría si los tatuajes estuvieran en un área visible del cuerpo, 32% si lo tatuajes se encontraban en áreas no visibles y 36% condicionó la hipotética contratación al tipo de trabajo que desempeñaría el individuo.

Relacionada con esta variable un apartado final exploró las razones por las cuales el encuestado no contraría a una persona tatuada: 68% no lo haría por cuestiones de imagen, 39% por asociar los tatuajes con falta de profesionalismo y 30% por considerarlo un signo de rebeldía.

[CNN]